Jane Goodall se implica en la polémica de las macrogranjas en España

Llevamos semanas hablando de macrogranjas por los comentarios del ministro de consumo español, Alberto Garzón, en una entrevista en el diario británico The Guardian.

Jane Goodall, la respetable primatóloga, no solo se suma a la polémica, además invita a España a liderar, nada más y nada menos, que la prohibición de este tipo de ganadería. 🙌

No te pierdas su mensaje ⬇️⬇️⬇️

Fuente: eldiario.es

La etóloga pionera en el estudio de los chimpancés salvajes, Jane Goodall, ha entrado en la polémica que hay actualmente en España sobre las macrogranjas tras las diversas interpretaciones de unas palabras del ministro de Consumo, Alberto Garzón, en el diario británico The Guardian. «He leído que hay un debate en España, como de hecho en muchos países del mundo, sobre el impacto de la ganadería intensiva sobre el medio ambiente, la biodiversidad y el cambio climático», dice la Mensajera de la paz de la ONU y Premio Príncipe de Asturias, que asegura que cuando conoció por primera vez algunos datos sobre ganadería industrial se quedó en «shock»: «Yo había crecido en un mundo donde los animales de granja pastaban, retozaban o cacareaban afuera. Entonces miré la carne que había en mi plato y pensé ‘esto representa el Miedo, el Dolor y la Muerte de cada animal’. Así me hice vegetariana y, tras enterarme del cruel confinamiento de las vacas lecheras y las gallinas ponedoras, ahora soy mayoritariamente vegana».

Por eso ahora celebra que cada vez haya más «científicos, asociaciones, ciudadanos y políticos responsables que advierten sobre los peligros de este tipo de ganadería» y lanza un órdago a España: «Quizá España podría asumir un papel de liderazgo en la prohibición de las granjas industriales y crear campañas para educar a toda la ciudadanía para que comprendan su impacto negativo en el medio ambiente, la salud humana, la economía y el bienestar de miles de millones de animales sensibles, cada uno de los cuales es un individuo con una personalidad y sentimientos similares a los de nuestras mascotas, nuestros queridos perros y gatos«.

Jane Goodall con Pola, un pequeño chimpancé de 14 meses al que adoptó simbolicamente en el zoo de Budapest (Hungría) el 20/12/2004
(AP Photo / Bela Szandelszky)

Goodall ha compartido estas reflexiones explicando también qué implica la ganadería industrial. En primer lugar, habla de las amenazas al medio ambiente. «Los miles de millones de animales de las granjas industriales deben ser alimentados. Grandes extensiones se deforestan para cultivar cereales para pienso, una enorme cantidad de combustibles fósiles se utiliza para transportar el grano a los animales, los animales al matadero, y la carne a la mesa, lo que contribuye a mayores emisiones de C02. Se necesita mucha agua para transformar la proteína vegetal en animal. Los animales producen grandes cantidades de metano, un gas de efecto invernadero, durante la digestión. El uso de pesticidas químicos, herbicidas y fertilizantes artificiales en las tierras de cultivo tiene un efecto adverso grave sobre la biodiversidad. Los purines animales almacenados en balsas a cielo abierto emiten gases nocivos, incluido el amoníaco, y hay vertidos que contaminan la tierra y el agua. De hecho, este sigue siendo un problema importante en España, uno de los principales productores de carne de cerdo del mundo».

La experta habla también a las amenazas a la salud humana. «Nuestra falta de respeto hacia los animales ha llevado también al tráfico de fauna salvaje: los animales se venden y confinan a menudo en condiciones antihigiénicas en los mercados de vida silvestre donde un patógeno puede saltar de un animal a un humano; si se une a una célula del cuerpo humano, puede producirse una nueva enfermedad zoonótica. Es casi seguro que la Covid-19 comenzó en un mercado de vida silvestre chino. Pero muchas enfermedades zoonóticas también se originan en granjas industriales donde se hacinan los animales», asegura.

Por otro lado, » las grandes granjas industriales desplazan a las pequeñas granjas que realizan ganadería extensiva, y debido a que gran parte de las empresas están automatizadas y las empresas compiten para producir alimentos baratos utilizando pocos trabajadores mal pagados». Y, por último, se refiere también al bienestar de los animales: «El Parlamento español acaba de aprobar una ley que reconoce que los animales domésticos como perros o gatos son seres sintientes, pero esto es cierto también para otros animales, como cerdos, vacas o aves explotadas, o toros todavía torturados en ciertos “espectáculos” tradicionales. La magnitud de su sufrimiento es casi inimaginable… miles de millones de animales incapaces de expresar su comportamiento natural o de escapar del cruel destino que se les impone».

«El momento de actuar es ahora», concluye Goodall.

Alrededor de 50.000 perros y gatos llegarán estas navidades a los hogares con niños en forma de regalo de Navidad

La pandemia de la Covid-19 ha incrementado el deseo de convivir con una mascota en casa. Y aunque la idea se piense con la mejor de las intenciones, hay que ser muy conscientes de las responsabilidades que adquirimos, con suerte, durante los próximos 10/15 años.

La Fundación Affinity nos traduce la idea en números y nos invita a reflexionar sobre ello. No os perdáis este interesante estudio. ⬇️⬇️⬇️

Fuente: Fundación Affinity

Estas navidades los animales de compañía volverán a ser los protagonistas de miles de cartas para Papá Noel y los Reyes Magos, y muchos niños y adolescentes verán su deseo cumplido. Según los resultados de la encuesta “Yo no soy un juguete” que cada año realiza la Fundación Affinity sobre tenencia responsable en Navidad, alrededor de 50.000 perros y gatos podrían llegar estas fiestas a los hogares con niños en forma de regalo. En total, el informe estima que estas navidades se regalarán cerca de 160.000 perros y gatos en España. El 27% en familias con hijos, el 17% a un amigo, el 15% a la pareja y el 11% a los padres.

#NoSonUnJuguete

El problema de regalar un animal de compañía aparece cuando la persona que recibirá el animal no ha meditado de forma concienzuda esta decisión. El perro o el gato formará parte de su vida durante un largo periodo de tiempo, que suele superar los diez años, e implica una serie de responsabilidades y compromisos que la persona o familia deben adoptar. Según el estudio de la Fundación, el 82% de las personas que pueden recibir un animal de compañía como regalo no lo han pedido expresamente ni han formado parte del proceso de reflexión y elección del animal. Además, para el 28% sería la primera vez que conviviese con un perro o un gato.

Estas cifras nos ponen en alerta. Un animal de compañía no es un juguete, es un compañero de vida.  Muchos son los beneficios de convivir con un perro o un gato, pero también es una gran responsabilidad. Una responsabilidad que, con suerte, nos acompañará durante más de 10 años. Por ello es muy importante que antes de incorporar un animal a la familia todos los miembros lo hayan meditado bien y hayan aceptado este compromiso. De lo contrario, es probable que alguno de estos regalos se convierta el día de mañana en un caso de abandono”, alerta Laura Rodriguez, responsable de comunicación de la Fundación Affinity.  

Un animal no es un juguete

Animales de compañía: compañeros para los más pequeños

El principal motivo de regalar un perro o un gato a niños y adolescentes es la percepción de que su compañía y la responsabilidad que suponen enriquecerán y mejorarán su desarrollo como persona (45%). Además, el 26% también cree que se convertiría en un gran apoyo emocional.

“Hay muchos motivos que pueden llevar a los padres a regalar un animal para sus hijos: los beneficios de esa convivencia son múltiples y se han visto reforzados durante la pandemia donde nuestros perros y gatos han tenido un papel relevante como fuente de apoyo emocional”, asegura Laura Rodriguez.

Entre los motivos que están llevando a estas familias a incorporar un animal de compañía por Navidad también llama la atención que un 16% lo haga también con la esperanza de que sus hijos pasen más tiempo al aire libre y otro 14% para que dejen de jugar o pasar tanto tiempo delante de una pantalla.

El 42% de los encuestados considera que los cuidados del animal serían responsabilidad de sus hijos. Este es un error muy frecuente: considerar que el perro o el gato será responsabilidad de los hijos, aunque efectivamente sean ellos quien lo han pedido. Podemos pedir un cierto grado de compromiso a los niños, dependiendo de su edad y madurez, pero sabiendo que la responsabilidad última con el animal estará siempre a cargo del adulto”, alerta Laura Rodriguez.

El 63% de las personas que tienen previsto regalar un animal de compañía estas fiestas se decantarán por un perro, mientras que el 37% restante escogerá un gato. Además, los datos apuntan a que la población cada vez está más concienciada sobre la importancia de adoptar y dar una segunda oportunidad a los miles de animales que están actualmente en las protectoras. Según indica el estudio de Fundación Affinity, el 56% de los perros y gatos que se pueden llegar a regalar estas navidades serán adoptados en una protectora y el 16% lo adoptaría directamente de un particular. Aunque un 23,5% todavía no lo tiene claro, solo un 5% afirma que lo compraría.

La Covid-19 influye en la decisión de regalar un animal de compañía

Otro de los datos que llaman la atención es que la pandemia originada por la Covid-19 y sus efectos han influido en el 67% de los españoles que tienen la intención de regalar un animal de compañía durante estas fiestas. Especialmente ha influenciado en familias con hijos y en personas que antes ya habían convivido con un animal. La incertidumbre ante los nuevos rebrotes, combatir la soledad y sentirse más acompañado en casa, dar apoyo emocional a los más jóvenes, etc. son algunas de las cuestiones que se intentarían mejorar con la llegada de un animal de compañía.

Tenencia responsable, el mejor antídoto contra el abandono animal

El abandono de perros y gatos sigue siendo el principal problema de bienestar animal de nuestro país. Según el estudio “Él Nunca lo Haría” de Fundación Affinity, en 2020 las protectoras españolas recogieron alrededor de 286.000 perros y gatos.

Los problemas económicos, provocados en muchos casos por la crisis de la Covid-19; el nacimiento de camadas no deseadas y los problemas de comportamiento del animal representan los tres principales motivos de abandono en nuestro país.

Consejos para la tenencia responsable

Fundación Affinity ofrece una serie de consejos para concienciar de la tenencia responsable de animales de compañía, especialmente en estas fechas:

  1. Compromiso. Es importante tener en cuenta que la convivencia con un animal de compañía será duradera. La vida media de un perro es de 12 años y la de un gato de 15.
  • Decisión y reflexión: Ante una decisión tan importante, debe mantenerse una actitud serena y no dejarse llevar por un impulso emocional. Hay que valorar todos los aspectos que comportará incorporar un nuevo miembro a la familia.
  • Aprendizaje e Información: Tomar consciencia de las necesidades que tiene el animal y las expectativas que tenemos nosotros. Hay que informarse de qué necesitará (cuidados, afecto, actividad…) y entender las obligaciones que se van a adquirir.
  • Adopción antes que compra: Todos merecemos una segunda oportunidad. Antes de comprar, valora acudir a un refugio de animales y darle una nueva vida a un perro o gato que lo necesite.

La fauna silvestre de La Palma se resiste a abandonar su hogar amenazado por el volcán

Todos estamos con el corazón encogido estos días (meses ya…) siguiendo la evolución del volcán y la afectación negativa para toda su población. Personas y animales sufren en primera persona la irrupción de la lava en su territorio vital. Los humanos pueden desplazarse a otros lugares pero la fauna silvestre, pese a la precariedad tras la lava, se resiste a abandonar su territorio.

Fuente: eldia.es

Huellas de perro en la ceniza volcánica de La Palma.

El apego de los animales a su territorio es mucho más fuerte que su instinto de supervivencia ante el peligro que representa el volcán.

Por mucho que suba la temperatura, tiemble la tierra, el aire se haga irrespirable, la ceniza cubra la tierra y la vegetación prácticamente desaparezca la fauna silvestre aguanta y se resiste a abandonar su hábitat, su territorio, aunque éste lo haya transformado radicalmente un volcán en erupción, como sucede en La Palma desde el 19 de septiembre.

Esto lo ha podido comprobar sobre el terreno el biólogo del Instituto de Productos Naturales y Agrobiología (IPNA) Manuel Nogales, quien viene realizando un seguimiento del impacto en la biodiversidad de la erupción volcánica en Cumbre Vieja y que «día a día», confiesa a Efe, se lleva «sorpresas de lo más interesantes».

Pero lo que más le sorprende es la «tremenda capacidad de resistencia» de los animales. «Llevamos dos meses de erupción y aún siguen allí. Cuando ves el panorama, con pinos que solo conservan la madera de tea, porque el resto ha quedado arrasado, incluso la corteza… parece un cementerio de pinos, pero los animales siguen allí: cernícalos, cuervos, palomas…»

Huellas de Paloma bravía en las cenizas volcánicas de La Palma

«¿Qué tiene que pasar para que desaparezcan? Solo se me ocurre bomba nuclear», especula Nogales. Hace hincapié en que, sobre todo, las aves no se han movido de su territorio hasta que no les ha quedado más remedio, prácticamente cuando «les estaban cayendo encima las primeras piedras del avance de las coladas».

«Es increíble lo fieles que son a su territorio», abunda Nogales, aunque «si lo piensas fríamente» hay explicación: «tienen localizadas sus fuentes de alimentación, dónde pueden reproducirse, dónde refugiarse, cuáles son sus congéneres, sus vecinos…»

Aún hoy hay aves de gran tamaño que siguen volando muy cerca del cono, o incluso lo sobrevuelan cuando el tiro no es muy fuerte, pese a la gran cantidad de piroclastos y ceniza que les cae encima, y «no sabemos realmente para qué. No hay nada que les alimente ni les pueda interesar», indica Nogales. Quizá lo hagan, añade, para aprovechar las corrientes térmicas y ahorrar energía para subir a cotas altas desde donde divisar el territorio en busca de posibles presas.PUBLICIDAD

Huellas en la ceniza

Además de la observación directa, los biólogos saben de la presencia de animales cerca del volcán por las huellas que dejan sobre la ceniza. Han identificado gracias a un trabajo «un poco detectivesco» huellas de insectos, lagartos, conejos, gatos, cuervos, aves de pequeño tamaño y hasta garzas reales.

El biólogo del IPNA, entidad dependiente del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), señala que la incidencia de la erupción está siendo dispar en función de los diferentes grupos zoológicos. La comunidad de insectos «se ha reducido bastante» porque la vegetación de la que depende también ha sufrido notablemente y eso acaba repercutiendo en los animales que se alimentan de ellos: lagartos, aves insectívoras y también omnívoras. Afecta a toda la red trófica.

Huellas de gato en las cenizas volcánicas.

Entre los animales vertebrados, los lagartos son los peor parados. Sin tener datos cerrados, Nogales indica que si, por ejemplo, en una hectárea antes de la erupción había cien ejemplares, ahora puede haber cinco o seis. Y los que hay están «muy afectados». De hecho, los biólogos que trabajan en el terreno han llegado a coger ejemplares con la mano, lo que en condiciones normales es «dificilísimo». Las aves «han escapado mejor» porque tienen más capacidad de movimiento.

Por ejemplo, los biólogos han constatado que una pareja de currucas tomilleras que vivían cerca de la primera fajana se desplazaron unos 200 metros y luego se tuvieron que volver a mover con la nueva llegada de lava al mar. «Eso es lo que tiene este volcán, que cada día cambia, es muy variable. Te acuestas con un volcán en la cabeza y al día siguiente te encuentras otro: la estructura del cráter, el delta, por donde discurre la lava…», y eso acaba afectando en la biodiversidad, subraya Nogales.

Aunque también entre la comunidad animal hay quien encuentra oportunidades en una situación crisis, como las gaviotas amarillas que grabó días atrás alimentándose a escasos metros de la nueva fajana de los peces y crustáceos muertos por la entrada de la lava al mar y por las cenizas.

La fauna local se adapta a la nueva isla baja creada por el volcán de La Palma sobre la Playa de Los Guirres

Al poco de comenzar la erupción en Cumbre Vieja, un equipo del IPNA estableció 32 estaciones de muestreo en las inmediaciones del volcán. Hoy solo quedan seis, aquellas que no han arrasado las coladas. Los datos de flora y fauna recabados de las estaciones restantes «ya son históricos», y estos permitirán predecir, al contrastarlos con los de las coladas de erupciones anteriores en la misma dorsal de Cumbre Vieja, «cuántos años pueden pasar hasta que las primeras plantas y aves colonicen la zona afectada y la biodiversidad vuelva a ser como antes de la erupción».

Manuel Nogales indica que esta zona del Valle de Aridane no es un lugar «tremendamente biodiverso», pues en general todo el sur de La Palma es un territorio «muy sometido» a erupciones volcánicas. «La biodiversidad que va asentando es reseteada continuamente», en contraste a lo que sucede en el norte de La Palma, en donde «la neocivilización, que lleva cientos, a veces miles de años», está más madura.

¿Qué especies volverán antes a las zonas arrasadas por las coladas?

Manuel Nogales cree que primero serán microorganismos y luego estructuras de líquenes. Tiene la impresión de que en las coladas del lado sur, donde hay una mayor acumulación de cenizas, son a priori zonas que pueden ser colonizadas en un periodo de tiempo «relativamente corto» por vinagreras, verodes o tabaibas. En este punto advierte de que habrá que prestar «especial atención» y «tener a raya» a especies invasoras como el rabo de gato, especialmente «agresiva» en terrenos removidos.

En cuanto a la vegetación que ha sobrevivido al volcán, indica que el pinar es el que más ha sufrido, con un amarillamiento de las acículas (hoja de las coníferas) e incluso algún episodio de lluvia ácida «muy local», en el que las hojas adquieren un color rojizo intenso mientras la base se mantiene verde. Otras especies vegetales también han sufrido, como las tabaibas, cuyas hojas han quedado «taladradas» por piroclastos que caen desde alturas de miles de metros.

La nueva Ley de Protección Animal propone drásticas prohibiciones y obligaciones

Nos sentimos muy esperanzados con el nuevo anteproyecto de Ley, y es que la propuesta es extensa y rotunda, un avance de las PROHIBICIONES: sacrificio no justificado por veterinario, maltrato físico o psicológico, mutilaciones estéticas, utilización en espectáculos, uso de mecanismos de ahorque, participación o adiestramiento para peleas, dejarlos permanentemente en terrazas o garajes, no supervisarlos durante 3 días, etc, etc, etc…      Más detalles >>> FORO mundoAnimalia 

Fuente: lavanguardia.com

La nueva Ley de Protección Animal propone drásticas prohibiciones y obligaciones

La nueva ley propone prohibir el abandono de animales

  • El anteproyecto presentado a exposición pública supone una revolución en diversos apartados de las actuales normativas sobre protección y derechos de los animales
  • La nueva ley de protección animal obligará a realizar cursos de formación antes de tener perro

El anteproyecto de Ley de Protección y Derechos de los Animales abierto a exposición pública el 6 de octubre, para la preceptiva recogida de propuestas y alegaciones, por el ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 supone una importante renovación de la normativa vigente en España sobre la tenencia y atención de animales, con especial atención a los animales domésticos.

En muchos apartados, la propuesta ministerial supone una revolución de conceptos y contenidos respecto a las diversas y dispersa legislación existente hasta el momento en España, como en el apartado (art. 16) en el que se indica que «las personas titulares o responsables de perros», (en el proyecto legislativo se evita la palabra propietario) «deberán haber realizado previamente un curso de formación acreditado para la tenencia de perros», aunque a continuación se detalla que «el contenido» de esta formación se determinará con un reglamento todavía por presentar.
Sea como fuere, debe recordarse que el documento en exposición pública es un anteproyecto y que, por lo tanto, puede sufrir todavía notables cambios, antes de llegar al consejo de ministros y, también, durante su posterior tramitación parlamentaria.

Además, de la lectura del documento se hace evidente que puede provocar serios desacuerdos de competencias con ayuntamientos y comunidades autónomas.

Antes de entrar en la lista de obligaciones y prohibiciones previstas en este proyecto de ley no se puede pasar por alto otros tres detalles:
1.- Los toros -por lo que se refiere a los espectáculos taurinos- no se incluyen en esta ley.

2.- Los animales de experimentación, solo se incluyen en parte. Así, el proyecto establece que en el caso de los animales de experimentación (los utilizados en investigación científica y similares) no serán aplicables la exigencia de «educar y manejar al animal con métodos no agresivos ni violentos que puedan provocar sufrimiento o maltrato al animal, o causarle estados de ansiedad o miedo», ni la de «prestar al animal los cuidados sanitarios necesarios para garantizar su salud y, en todo caso, los estipulados como obligatorios según su normativa específica, así como facilitarles un reconocimiento veterinario de forma periódica, que deberá quedar debidamente documentado en el registro de identificación correspondiente».

La nueva Ley de Protección Animal propone drásticas prohibiciones y obligaciones

Los animales de experimentación quedan excluidos parcialmente de la nueva ley.

3.- El proyecto prevé la creación de, ni más ni menos, diez organismos, planes y registros para mejorar la protección de los animales, a saber: Comité Científico y Técnico para la Protección y Derechos de los Animales, Comisión Territorial de Protección Animal, Consejo Estatal de Protección Animal, Observatorio Estatal Contra el Maltrato Animal, Sistema Estatal de Registros para la Protección Animal, Registro Nacional de Inhabilitaciones para la Tenencia y Actividades relacionadas con Animales, Inventario Nacional de Protección Animal, Fondo para la Protección Animal y Plan Nacional de Protección Animal.

Larga lista de prohibiciones

El apartado general del anteproyecto de ley relaciona 24 prohibiciones, a las que se deben sumar, por ejemplo, otras 10 prohibiciones en el apartado relativo a «animales silvestres en cautividad» (art. 39).
En algunos puntos, las prohibiciones que seguidamente se relacionan incluyen detalles que es necesario leer con detalle en el documento original (que se omiten aquí para no alargar el texto):
a) Su sacrificio; solamente se procederá a la eutanasia justificada bajo criterio y control veterinario con el único fin de evitar su sufrimiento, en casos de enfermedad o heridas incurables, o por motivos de sanidad animal, de seguridad de las personas o animales o de existencia de riesgo para la salud pública o medioambientales debidamente motivados normativa o científicamente.

b) Maltratarlos o agredirlos físicamente, así como someterlos a trato negligente o cualquier práctica que les pueda producir sufrimientos, daños físicos o psicológicos u ocasionar su muerte.
c) Abandonarlos en espacios cerrados o abiertos.

La nueva Ley de Protección Animal propone drásticas prohibiciones y obligaciones

No se permitirán las mutilaciones estéticas como las orejas

d) Practicarles todo tipo de mutilación o modificaciones corporales; se exceptúan las precisas por necesidad terapéutica para garantizar su salud o para limitar o anular su capacidad reproductiva.

e) Utilizarlos en peleas o su adiestramiento en el desarrollo de esta práctica u otras similares, así como instigar la agresión a otros animales o personas.

f) Utilizarlos en espectáculos públicos o actividades artísticas, turísticas o publicitarias, que les causen angustia, dolor o sufrimiento, sin perjuicio de lo dispuesto en el título IV, y, en todo caso, en atracciones mecánicas o carruseles de feria, así como el uso de animales pertenecientes a especies de fauna silvestre en espectáculos circenses.

g) Utilizarlos de forma ambulante como reclamo o ejercer la mendicidad valiéndose de ellos.

h) Someterlos a trabajos inadecuados o excesivos en tiempo o intensidad respecto a las características y estado de salud de los animales.

La nueva Ley de Protección Animal propone drásticas prohibiciones y obligaciones

Prohibición de los collares de ahorque.

i) Usar pinchos, correas, collares y otros similares que ahorquen o aparatos eléctricos que causen daños y sufrimientos a los animales sin perjuicio de las excepciones que se establezcan reglamentariamente.

j) Emplear animales de compañía para el consumo humano o animal.

k) El silvestrismo, especialmente la captura de aves fringílidas.

l) Alimentarlos con vísceras, cadáveres y otros despojos procedentes de animales que no hayan superado los oportunos controles sanitarios.

m) Utilizar animales como objeto de recompensa, premio, rifa o promoción.

n) Mantener de forma permanente a los animales en terrazas, balcones, azoteas, trasteros, sótanos, patios y similares o vehículos.

ñ) Llevar animales atados a vehículos a motor en marcha.

o) La puesta en libertad o introducción en el medio natural de ejemplares de cualquier animal doméstico.

p) La eliminación de cadáveres de animales de compañía sin comprobar su identificación, cuando esta sea obligatoria, y la no comunicación a la administración competente de la retirada del cadáver de un animal de compañía identificado.

q) Utilizar cualquier artilugio, mecanismo o utensilio destinado a limitar o impedir su movilidad salvo por prescripción veterinaria.

r) Dejar sin supervisión a cualquier animal de compañía durante tres días consecutivos y, en el caso de la especie canina, este plazo no podrá ser superior a veinticuatro horas consecutivas.

s) Llevar a cabo actuaciones o prácticas de selección genética de las que se deriven problemas o alteraciones graves en la salud del animal.

t) La cría no autorizada de cualquier especie de animal de compañía.

La nueva Ley de Protección Animal propone drásticas prohibiciones y obligaciones

La nueva ley prohibirá la comercialización de animales en tiendas

u) La comercialización de animales de compañía en tiendas, así como su exhibición y exposición al público con fines comerciales.

v) La comercialización, donación o entrega en adopción de animales no identificados conforme a la normativa vigente.

w) La utilización de animales como reclamo publicitario, excepto para el ejercicio de actividades relacionadas con los mismos, en cuyo caso se deberá obtener autorización administrativa previa.

Obligaciones generales

En el apartado específico de este anteproyecto dedicado a animales de compañía se incluyen 10 obligaciones generales:

1.-Mantenerlos integrados en el núcleo familiar, en buen estado de limpieza e higiene.

2. Los animales que, por razones de bienestar, tamaño o características de su especie, no puedan convivir en el núcleo familiar, deberán disponer de un alojamiento adecuado, con habitáculos acordes a sus dimensiones y que los protejan de las inclemencias del tiempo, en buenas condiciones de esmero y pulcritud, de forma que se facilite un ambiente en el que puedan desarrollar las características propias de su especie y raza; en el caso de animales gregarios en ningún caso podrán mantenerse aislados del ser humano u otros animales, y se les procurará la compañía que precisen.

3. Adoptar las medidas necesarias para evitar la reproducción incontrolada de los animales de compañía. Los animales que se mantengan o tengan acceso al exterior de las viviendas y puedan tener contacto no controlado con otros animales, deberán estar esterilizados. En el caso de que en una misma vivienda o ubicación haya animales de la misma especie y de distintos sexos, al menos todos los miembros de uno de los sexos deben estar esterilizados, salvo en el caso de criadores inscritos en el Registro Nacional de Criadores.

La nueva Ley de Protección Animal propone drásticas prohibiciones y obligaciones

Una de las obligaciones es no dejar al animal solo en el coche con inclemencias meteorológicas.

4. No dejarlos en ningún momento dentro de vehículos cerrados, expuestos a condiciones meteorológicas que puedan poner su vida en peligro.

5. Los animales de compañía no podrán permanecer atados ni podrán deambular por espacios públicos sin la supervisión presencial por parte de la persona responsable de su cuidado y comportamiento.

6. Evitar que los animales depositen sus excrementos y orines en lugares de paso habitual de otras personas, como fachadas, puertas o entradas a establecimientos, procediendo en todo caso a la retirada o limpieza de aquéllos con productos biodegradables.

7. En el caso de la especie canina, responsabilizarse de que los animales superen las validaciones de comportamiento que reglamentariamente se establezcan.

8. Facilitarles los tratamientos veterinarios establecidos como obligatorios por las Administraciones Públicas.

9. En el caso de los animales de compañía que, por sus características y especie, vivan de forma permanente en jaulas, acuarios, terrarios y similares, deberán contar con espacios adecuados en tamaño, naturalización y enriquecimiento ambiental para su tenencia.

10. Evitar la reproducción incontrolada; la cría solo podrá ser llevada a cabo por criadores autorizados.

Los animales tienen sentimientos, así lo reconocerá legalmente el Reino Unido

De nuevo el Reino Unido, pionero en leyes de bienestar animal, nos sorprende con esta noticia. Este super Proyecto de Ley supone que todas las políticas gubernamentales que afecten a animales vertebrados (mascotas, granjas, salvajes…) se supervisarán por un Comité de Sensibilidad Animal.

Los animales tienen sentimientos, así lo reconocerá legalmente el Reino Unido
Los animales son capaces se experimentar sentimientos de alegría, dolor o miedo.

No podíamos estar más felices con la iniciativa, solo esperamos que otros países se «contagien» de esta idea y se empiecen a revisar las políticas de protección animal. Los animales no son cosas, son seres capaces de experimentar sentimientos como dolor, alegría, miedo… ¿No merecen políticas que reconozcan este hecho para evitar su maltrato o sufrimiento? Claro que si.

Fuente: abc.com

Cualquier nueva legislación deberá tener en cuenta el hecho de que los animales pueden experimentar sentimientos como el dolor o la alegría

Reino Unido reconocerá por ley que los animales tienen sentimientos – Ap

Reino Unido reconocerá legalmente por primera vez a los animales vertebrados como seres con sentimientos gracias a la introducción del proyecto de ley de bienestar animal (sensibilidad), presentado esta semana en el Parlamento.

La legislación también garantizará que la sensibilidad animal se tenga en cuenta al desarrollar la política en todo el gobierno a través de la creación de un Comité de Sensibilidad Animal que estará compuesto por expertos en este campo.

Al consagrar la sensibilidad por ley de esta manera, cualquier nueva legislación deberá tener en cuenta el hecho de que los animales pueden experimentar sentimientos como el dolor o la alegría. El proyecto de ley apoyará el Plan de Acción del Gobierno para el Bienestar Animal, que se lanzó esta semana y establece los planes del gobierno para mejorar los estándares y erradicar las prácticas crueles para los animales tanto a nivel nacional como internacional.

La introducción del proyecto de ley busca promover la posición del Reino Unido como líder mundial en bienestar animal. El gobierno británico quiere reformar las leyes y asegurarse de que todos los departamentos gubernamentales tienen en cuenta la sensibilidad animal en el diseño de políticas, cubriendo todos los animales vertebrados desde la granja hasta el bosque.

El proyecto de ley de bienestar animal (sensibilidad) tiene entre sus objetivos reconocer formalmente a los animales como seres sensibles en la legislación nacional; establecer un Comité de Sensibilidad Animal compuesto por expertos para garantizar que la política gubernamental interdepartamental considere la sensibilidad animal; y asegurar que los ministros del gobierno actualicen al Parlamento sobre las recomendaciones hechas por el Comité de Sensibilidad Animal.

«El Reino Unido siempre ha liderado el camino en materia de bienestar animal y, ahora que hemos dejado la UE, somos libres de impulsar los más altos estándares de bienestar animal en cualquier parte del mundo», ha asegurado el ministro de Bienestar Animal, Lord Goldsmith, al lanzar el proyecto de ley.

Por su parte, Claire Bass, directora ejecutiva de Humane Society International / Reino Unido ha señalado que 45 de las organizaciones de protección animal más respetadas del Reino Unido se han unido para pedir este proyecto de ley, que «reconoce que los animales tienen la capacidad de experimentar sentimientos, incluido el dolor, la alegría y el miedo, y que sus emociones y bienestar merecen consideración y protección cuando se promulgan las leyes»

Compassion in World Farming, una organización que hace campaña y ejerce presión sobre el bienestar animal, ha dado una calurosa bienvenida a la publicación de una legislación que reconoce a los animales como seres sensibles, capaces de experimentar alegría, dolor y sufrimiento. «Esperamos que el Comité recién establecido sea eficaz para garantizar que los ministros presten la debida atención a la sensibilidad animal al formular e implementar la política. Como nación de amantes de los animales, no deberíamos esperar nada menos que otorgar a los seres sintientes el reconocimiento legal que merecen inequívocamente», ha apuntado James West, director de Compassion in World Farming.

El Reino Unido fue también el primer país del mundo en aprobar una legislación para proteger a los animales en 1822 con la Ley de Trato Cruel del Ganado y más tarde la histórica Ley de Protección de los Animales en 1911. A lo largo de los años han llevado a cabo reformas para prohibir el uso de jaulas en batería para gallinas ponedoras, la introducción obligatoria de CCTV en los mataderos y, más recientemente, elevar la pena máxima por crueldad animal de seis meses. a cinco años.