Los humanos somos más empáticos con los perros que con los de nuestra propia especie

No nos sorprende lo más mínimo, sin ni siquiera conocer que un estudio científico avala la afirmación. Y es que los sentimientos no entienden de especie 🙂

Fuente: culturainquieta.com

Este comportamiento puede explicarse tomando en consideración que los sujetos visualizan a los perros no como animales, sino como una especie bebés peludos u otros miembros de su propia familia humana, indefensos y necesitados de su protección.

En caso de ser necesario, los perros hacen las veces de herramientas terapéuticas en personas que requieren elaborar un duelo, incrementar herramientas afectivas como la empatía, o simplemente enfrentar el miedo a la soledad. Desgraciadamente poco se sabía sobre los efectos terapéuticos de orden psicoperceptivos que estas mascotas son capaces de brindar a sus dueños, hasta ahora.

De acuerdo un estudio realizado por investigadores de Northeasterns University, en Boston, y publicado en Society & Animal journal, los humanos son capaces de experimentar más empatía por los perros que por otros humanos. Para llegar a esta conclusión, se realizaron análisis en 256 estudiantes en donde se presentaban dos casos: se presentaba el caso tanto de un humano como de un perro siendo golpeados con un bate de baseball por un personaje desconocido. Las víctimas, que podían variar entre un niño de un año, un señor de 30 años, un cachorro o un perro adulto, se encontraban con múltiples daños, una pierna/pata rota y en estado inconsciente.

Como resultado, los estudiantes realizaron un baremo del nivel de empatía en relación de cada una de las víctimas, y mostraron sentirse menos impactados cuando los adultos humanos eran las víctimas y más conmovidos cuando se trataba de bebés, cachorros y perros adultos. Según los investigadores, sólo uno de los estudiantes mostró bajos niveles de empatía cuando las víctimas se trataban de bebés humanos y de perros adultos.

Esta situación puede explicarse tomando en consideración que los sujetos visualizan a los perros no como animales, sino como unos “bebés peludos” u otros miembros de su propia familia humana. Es decir, que el factor de la edad se encuentra presente y de manera significativa en relación a la de la especie: “Encontramos que hay un mayor nivel de empatía por las víctimas que eran niños humanos, cachorros o perros mayores que aquellas víctimas que eran adultos humanos.”

Y este factor es indispensable a la hora de transmitir la empatía hacia otros seres humanos: más allá de tan sólo una cuestión evolutiva, se trata de un método indispensable para la salud mental tanto de un individuo como de una sociedad entera. Pues mientras mayor desarrollo empático y asertivo se genere en sistemas pequeños, como un hogar, una escuela o una colonia, mayor será el funcionamiento a nivel nacional.

 

Un perro salva pájaros en peligro de extinción en Nueva Zelanda

Ajax es un perro muy peculiar, está entrenado para detectar nidos de Loros Kea, una especie autóctona de la isla en grave peligro de extinción.

Fuente: hipertextual.com

Ajax es un border collie especialmente entrenado para “cazar” la posición de los nidos de kea, el único y esquivo loro alpino del mundo y que vive en las escarpadas montañas de Nueva Zelanda.

El morro canoso de Ajax se eleva suavemente hacia el horizonte y mira a Corey, su compañero, con curiosidad. Inmediatamente después comienza a olfatear el suelo y prosigue su camino en busca de un nido de kea. El Nestor notabilis, más conocido en Nueva Zelanda como kea, es un enorme loro endémico del sur de la gigantesca isla. Este pájaro es único por muchísimas razones, pero lo estamos perdiendo, como a muchos otros animales. Por suerte, ahí está Ajax, un border collie especialmente entrenado para detener su desaparición.

Kea, el loro de las montañas

Los kea son especiales en muchos sentidos. Por ejemplo, son el único loro conocido que habita el ambiente alpino. Los loros, incluyendo a la familia Nestoridae, son propios de ambientes más cercanos al bosque o a la selva: cálidos, frondosos y llenos de vida. Pero los kea hacen sus nidos en la roca dura y pelada, entre las verdes muelas montañosas de Nueva Zelanda.

Como otros miembros de los Psittaciformes, son especialmente inteligentes e inquietos. Estos pájaros pueden llegar a medir hasta cuarenta y ocho centímetros y son omnívoros. Aunque normalmente se alimentan de raíces, hojas y frutas. Sin embargo, hubo un tiempo en el que los keas eran cazados por ser un peligro para el ganado. Efectivamente, se han documentado casos en los que estas aves han llegado a matar ovejas. Por esta razón se ofrecía una recompensa por sus cadáveres.

Aunque desde hace tiempo están protegidos, la caza y sus escueto hábitat están llevando a estos animales al borde de la extinción. De los cientos de miles de keas que se estimaban (por las capturas), ahora solo se censan apenas unos pocos miles. Su acercamiento constante a los seres humanos los ha puesto en enorme peligro. El uso de pesticidas, que tenía como objetivo acabar con las plagas de animales que atacan a los keas, está acabando con los loros. El envenenamiento por plomo es una de las principales causas de muerte prematura de los kea, y se produce por el contacto directo con construcciones e instrumentación humana; ya que estos animales, por su natural curiosidad, tienden a comer piezas que les llevarían al envenenamiento.

Los possums de Nueva Zelanda son una especie emblemática. Y también peligrosa. Con setenta millones de individuos, se estima que existen veinte possums por cada habitante del país. Estos animalitos suponen una plaga que pone en peligro, entre otras cosas, la vida de los keas ya que depredan sus huevos y matan a sus polluelos. Por si todo esto fuera poco, las trampas que pretenden proteger sus poblaciones, también suponen un peligro potencial para las aves. Todo esto ha llevado a una situación en la que los keas están desapareciendo rápidamente.

Un border collie al rescate

Pero volvamos con Ajax. Nos contaba su historia National Geographic. Este border collie es un perro especialmente entrenado para “cazar” keas, pero no en el sentido clásico. Ajax no hace daño a ningún ave. Pero sí que usa todos sus sentidos para detectar y conducir a Corey, su instructor y compañero, hasta los nidos de estos animales.

Tal y como cuentan en el hermoso vídeo, Corey entrenó personalmente a Ajax para encontrar los nidos de keas (lo que lo hace el único perro entrenado para tal fin en el mundo, según su dueño). El entrenamiento de Ajax desde que era un cachorro le permite viajar en helicóptero, barcas, cruzar puentes y hacer todo lo que otros perros no se atreverían. Algo de lo que Corey está tremendamente orgulloso.

Y es que hace falta mucho valor para alcanzar los lugares escarpados y esquivos que los keas escogen para vivir. Cuando Ajax encuentra un nido de kea, que puede estar entre los árboles o escondido en un agujero, Ajax avisa a su dueño y se queda apuntando hacia el nido hasta que Corey se acerca a mirar.

El trabajo de Corey Mosen monitorizando los nidos de kea bajo la dirección de la Kea Conservation Trust en los parques nacionales de Kahurangi y Nelson Lakes está siendo crucial para la conservación de esta especie. El perro, acostumbrado al trabajo de Corey, se muestra muy cómodo en compañía de los pájaros. Realizar este trabajo, admite el instructor, sería muchísimo más difícil, casi imposible, si no contara con la nariz y la compañía de Ajax.

#AnimalesNoSonCosas recibe el respaldo del ministro de Justicia Rafael Catalá

Afortunadamente, la propuesta del nuevo estatuto jurídico para los animales se admite a trámite con el respaldo de todos los grupos parlamentarios.

El Congreso de los Diputados ha aprobado hoy la tramitación de la iniciativa   #AnimalesNoSonCosas de la Fundación Affinity y el Observatorio Justicia y Defensa animal
El ministro de Justicia ha recibido a las entidades que han promovido un nuevo estatuto jurídico para los animales en España

El Congreso de los Diputados ha admitido a trámite, con apoyo unánime de todos los grupos parlamentarios, una proposición de ley para cambiar el régimen jurídico de los animales para que dejen de ser considerados como cosas.

Tras el avance que la iniciativa vivió ayer en sesión plenaria, el ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha querido reunirse con las entidades que han promovido este cambio en el régimen jurídico de los animales de compañía en España, la Fundación Affinity y el Observatorio Defensa y Justicia Animal para dar su respaldo a la iniciativa y reconocer el trabajo realizado por ambas entidades que han participado tanto en el proceso como en la elaboración del texto.

“Estamos muy satisfechos de que hoy se haya logrado un consenso entre todos y cada uno de los grupos parlamentarios en favor de los animales, y que la nueva ley aporte más derechos y respeto hacia ellos”, afirma Isabel Buil, directora de Fundación Affinity.

“Una vez se apruebe el cambio del Código Civil, en los litigios con animales involucrados, la justicia deberá tener en cuenta el propio interés del animal” señala Núria Menéndez de Llano, directora del Observatorio Justicia y Defensa Animal.

Ambas entidades llevan trabajando desde inicios de año con el compromiso de conseguir hitos tanto en la vía política como movilizando socialmente a la ciudadanía a través de movilidad social, que cuenta con el respaldo de 347.573 firmas en la petición que actualmente está abierta en la plataforma Change.org.

En 2009 la Unión Europea realizó una modificación en su Tratado de Funcionamiento para reconocer a los animales como seres sintientes. Antes, otros países europeos ya habían dado el paso para adecuar sus leyes a la situación de los animales en la sociedad. Es el caso de Austria, Alemania o Suiza, que especifican en sus leyes que los animales no son cosas. Más  recientemente Francia y Portugal también han modernizado sus legislaciones en esta misma dirección.

Los perros podrían reconocerse a si mismos a través del olor no de la imagen

Interesante estudio que profundiza sobre la importancia del sentido del olfato en los perros, hasta el punto de llegar a identificarse ellos mismos sin necesidad de utilizar la vista.

Fuente:  infobae.com

A pesar de que muchos animales pueden reconocerse en su reflejo, no sucede así con los canes. Un nuevo estudio indica que podrían hacerlo no a través de la vista sino del olfato, pero no todos los expertos están de acuerdo. Cuáles son las dos posturas

A los perros no les llama la atención el olor de su propia orina porque la reconocen

No es muy difícil de comprobar con una simple prueba doméstica que los perros no parecen interesarse en absoluto por los espejos, a diferencia de los humanos. En general los ignoran o, como no los comprenden, les gruñen. Para los humanos, en cambio, los espejos son atrapantes porque esta es prácticamente la única manera de verse en vivo y en directo a través de una reflección que muestra cómo nos ven los otros. Para los perros, sin embargo, parece inútil. ¿Por qué?

Los científicos que estudian el comportamiento animal suelen usar espejos para descubrir si ellos pueden reconocerse a sí mismos, para ver si tienen algún sentido del “yo”. A uno de los mamíferos que mejor les va en esta prueba es a los chimpancés, que pueden notar si tienen alguna marca en su rostro, o aprovechan para examinar partes de su cuerpo que de otra manera no pueden ver, como el interior de la boca. Según apunta el New York Times, delfines, elefantes y urracas también pasan esta pruebas. Sin embargo, los perros no y es por eso que siguen siendo un enigma.

Alexandra Horowitz es una psicóloga del Barnard College, Estados Unidos, que estudió en profundidad el comportamiento de los perros y tiene en su haber varios libros al respecto y concluyó en un estudio reciente que los perros no necesitan de un espejo como los humanos para reconocerse, sino que lo hacen a través del olfato.

Aunque a algunos investigadores el estudio les parece interesante, señaló el New York Times, el primer científico en desarrollar la prueba de la marca en el espejo no cree que haya evidencias para sustentar la conclusión de la psicóloga. Pero la teoría de que los perros pueden verse en un “espejo de olor” llama la atención. “Siempre había jugado con la idea de que debería haber un espejo olfativo”, señaló Horowitz, reconociendo que “podría ser espantoso para los humanos”.

Marc Bekoff, biólogo y especialista en comportamiento animal de la Universidad de Colorado fue el precursor de este tipo de investigaciones hace unos veinte años, con el que hoy se conoce como el estudio de la “nieve amarilla”. A través de ella descubrió que su perro, Jethro, reconocía su propio aroma ya que se interesaba más por la nieve marcada con orina de otro perro que la marcada con la suya, incluso si la habían movido a escondidas.

Horowitz llevó el estudio un poco más allá y colocó platos con distintos olores: la orina del perro, la orina de un perro desconocido y la orina del perro junto con otro aroma. Y, en algunas pruebas de control, no puso orina, solo el aroma añadido que resultaba extraño. De esta manera puso a prueba a 36 perros domésticos para ver cuánto tiempo le dedicaban a cada olor. En otras palabras, cuánto interés ponían en cada uno.

Los resultados del estudio publicado en Behavioral Processes arrojaron que los perros se vieron menos interesados en su propia orina, un poco interesados en la orina de otro perro y muy interesados en su propia orina alternada. La significación de estos datos es, sin embargo, ambigua. Según la autora del estudio esto demuestra que los perros reconocen su propio aroma y que no les parece interesante a menos que esté alterado. “No me parece que es precisamente paralela a la prueba de la marca en el espejo”, explicó Horowitz. En una prueba de olor, no se puede “usar el espejo para componer la imagen de cómo crees que deberías verte”.

Pero el científico que desarrolló la prueba de la marca en el espejo, Gordon Gallup, está en desacuerdo con Horowitz. “No me parece que los resultados sustenten las conclusiones”, dijo. Para él, la conciencia de uno mismo evaluada en la prueba de la marca en el espejo es “la capacidad de convertirse en objeto de nuestra atención”. Si se presenta un olor familiar y una versión modificada de ese mismo olor, explicó, eso aumentará la atención del perro. Para él, una prueba definitiva necesitaría tener un componente en el que el animal identifique la fuente y se remita a ella, tal como los chimpancés señalan la marca en sus propios rostros.

Laurie Santos, directora del Centro de Cognición Canina en Yale, Estados Unidos, opinó que el estudio era “una innovación realmente importante”. Dado que la prueba del espejo depende de la capacidad visual, muchos investigadores, incluido Gallup, se han interesado en extender la prueba a otros sentidos.

Frans de Waal, primatólogo de la Universidad Emory, dijo al NYT que es necesario “ir más allá de la prueba de la marca en el espejo como única fuente de información. Mi opinión es que todos los animales tienen algún nivel de conciencia en sí mismos, que es necesario, y que la prueba de la marca en el espejo es un tipo especial, tal vez extraordinario, de prueba, pero necesitamos más formas de hacer pruebas”.

Según la Fundación Affinity, 1 de cada 4 españoles ha pensado en regalar un perro o un gato en Navidad

Afortunadamente, la misma encuesta refleja que 3 de cada 4 españoles considera que recibir un animal en Navidad no es un regalo apropiado. Nosotros nos encontramos en este ultimo segmento. Pensamos que la decisión de convivir con un animal debe ser personal, además de meditada y consensuada por todos los miembros de la familia.  Tratar a un animal como “regalo sorpresa” es irresponsable y arriesgado. Un gran número de estos animales acaba engrosando las listas de abandonos unos meses después de recibirlos 😦

Fundación Affinity lanza un mensaje de concienciación estas Navidades sobre la tenencia responsable de animales de compañía

Se acerca la Navidad y llega el momento de pensar en regalos para nuestros seres queridos. Fundación Affinity, en su compromiso por garantizar el bienestar de los animales y su objetivo de reducir el abandono, alerta sobre la necesidad de una reflexión previa a la decisión de incorporar un animal de compañía al entorno familiar y de obsequiar con perros y gatos a aquellas personas más cercanas.

Según datos de una encuesta realizada por Fundación Affinity este año, el 25% de los españoles declara haber pensado alguna vez regalar un animal de compañía y el 7% ha llevado a la práctica esta idea. Por otro lado, según datos de la misma encuesta, solo un 22% de los españoles señala que le gustaría recibir un perro o un gato como regalo navideño. El 78% restante considera que un animal de compañía no es un regalo para recibir en navidades, ni en su aniversario o fechas especiales Isabel Buil, directora de Fundación Affinity, señala que “Sabemos que casi miles de animales llegan a los hogares españoles en forma de regalo, convivir con un perro o un gato es una decisión sumamente importante que nadie debería tomar por otra persona. La reflexión antes de decidirse a compartir la vida con un perro o un gato es clave para evitar futuros abandonos”.

El deseo de los niños

También es habitual que los más pequeños insistan en tener un animal, aunque el 98% de los niños asegura tener claro que los animales no son juguetes, un 50% de ellos reconoce haber pedido a Papá Noel o a los Reyes Magos un perro o un gato en algún momento de su vida.

“Que perro o gato estén en la lista de regalos de nuestros hijos para Navidad es perfectamente normal. Pero no quiere decir que debamos comprar o adoptar uno automáticamente. Son decisiones que deben estar meditadas y muy claras antes de dar el paso”, apunta Isabel Buil.

Según el II Análisis Científico de la Fundación Affinity, que analiza el vínculo entre personas y animales de compañía, los niños suelen pedir animales como regalos navideños porque para uno de cada dos niños el animal representa, después de sus padres, la principal fuente de apoyo emocional en situaciones de miedo o tristeza. Además, un 60% de los niños asocian a los perros y gatos como compañeros de actividades, es por esto que el 80% de los niños prefiere jugar con ellos antes que con videojuegos.

La necesidad de tomar una decisión meditada

En estas fechas los impulsos emocionales juegan un papel destacado en nuestra toma de decisiones. De hecho, un 34% de los propietarios españoles confiesa que se dejó llevar por razonamientos emocionales y/o visuales a la hora de decidirse por su perro o gato. Fundación Affinity ofrece una serie de consejos para garantizar que la relación será estable y duradera:

1. Compromiso. La convivencia con un animal de compañía es a largo plazo y nuestro compromiso con él tiene que ser durante toda la vida del animal, esto es entre 12 años y 15 años de media.

2. Decisión y reflexión. Debemos valorar qué supondrá para nosotros incorporar un animal en nuestras vidas y no dejarnos llevar por un mero impulso inicial sino que la decisión debe ser meditada y consensuada entre todos los miembros de la familia.

3. Aprendizaje e Información. Antes de empezar a vivir con un animal tenemos que conocer y asumir las obligaciones y responsabilidades que ello supone. Del mismo modo, debemos saber qué cuidados necesitará y cuáles serán sus rutinas.

Acerca de la Fundación Affinity

La Fundación Affinity es una entidad privada sin ánimo de lucro creada en 1987 por Affinity Petcare, empresa líder en el mercado español en alimentos preparados para perros y gatos que lleva más de 50 años velando por el cuidado de
los animales.

La Fundación tiene como misión investigar y divulgar los beneficios del vínculo entre personas y animales de compañía y llevar a cabo proyectos de acción social, especialmente en temas de abandono, adopción y Terapias Asistidas por
Animales de Compañía.

 

#AnimalesNoSonCosas llega hoy al Congreso para someterse a consideración de los partidos políticos

Por fin se debate en el Congreso de los Diputados el cambio de condición jurídica de los animales para que sean considerados  “seres vivos dotados de sensibilidad” y sujetos de derecho.

Fundación Affinity y el Observatorio Justicia y Defensa Animal celebran este importante avance y animan a todos los partidos a sumar fuerzas para cambiar el Código Civil

Madrid, 12 de diciembre de 2017.- El pleno del Congreso de los Diputados debatirá hoy un nuevo estatuto jurídico para que los animales de compañía no puedan ser embargados y para que se regule su tenencia en
procesos de divorcio. La propuesta de las entidades que promueven este cambio, la Fundación Affinity y el Observatorio Justicia y Defensa Animal, recogida en la iniciativa legislativa presentada por el Partido Popular
(PP), implica modificar la condición jurídica de los animales recogida en el Código Civil y la ley Hipotecaria para considerarlos “seres vivos dotados de sensibilidad” y sujetos de derecho.

Desde que a inicios de este año la Fundación Affinity y el Observatorio Justicia y Defensa Animal acordaron unir fuerzas para conseguir que los animales sean considerados “seres vivos dotados de sensibilidad” en el
Código Civil español, ambas entidades han trabajado con el compromiso de conseguir hitos como el que se alcanzará hoy al someterse a consideración en el Congreso de los Diputados una nueva condición jurídica
para los animales que deje de considerarlos cosas.

“Hoy es un día importante para el cambio en la regulación que estamos impulsando. Nuestro empeño por conseguir una mayor consideración de los animales ante la ley está dando sus frutos y su consideración hoy
en el Pleno del Congreso es un paso más en la buena dirección. España necesita dar un paso adelante en la consideración jurídica que da a los animales. Hoy el Congreso se ha hecho eco de nuestras peticiones y un
nuevo horizonte de mayor respeto y cuidado por nuestros animales está cercano”, apunta Isabel Buil, directora de Fundación Affinity.

“El trabajo para el cambio regulatorio que venimos realizando durante los últimos meses se ve hoy reconocido con la toma en consideración del Congreso de la Propuesta de Ley. Un avance que nos sitúa más cerca de
conseguir que los animales dejen de ser cosas en España”, señala Nuria Menéndez de Llano, directora del Observatorio Justicia y Defensa Animal.

A la labor política realizada por las entidades que promueven el cambio jurídico de los animales se suma el trabajo de movilización social, que cuenta con el respaldo de 347.242 firmas en la petición que actualmente
está abierta en la plataforma Change.org. Además, numerosas personalidades han mostrado su deseo de cambiar el Código Civil participando en la campaña #AnimalesNoSonCosas.

En 2009 la Unión Europea realizó una modificación en su Tratado de Funcionamiento para reconocer a los animales como seres sintientes. Antes, otros países europeos ya habían dado el paso para adecuar sus leyes
a la situación de los animales en la sociedad. Es el caso de Austria, Alemania o Suiza, que especifican en sus leyes que los animales no son cosas. Más recientemente Francia y Portugal también han modernizado sus
legislaciones en esta misma dirección.

Para más información:
www.justiciaydefensaanimal.es

www.fundacion-affinity.org/animalesnosoncosas

LINK A LA PETICIÓN:
bit.ly/animalesnosoncosas

Acerca del Observatorio Justicia y Defensa Animal

El Observatorio Justicia y Defensa Animal es una entidad independiente, sin ánimo de lucro, fundada en 2012. Está formado por profesionales del ámbito jurídico y de la comunicación y sus actuaciones son, entre otras, la promoción del conocimiento del Derecho Animal, la lucha contra el maltrato animal mediante la interposición de denuncias, las campañas públicas de sensibilización o la promoción de cambios legislativos para avanzar en el respeto y la defensa de los animales.

Acerca de la Fundación Affinity

La Fundación Affinity es una entidad privada sin ánimo de lucro creada en 1987 por Affinity Petcare, empresa líder en el mercado español en alimentos preparados para perros y gatos que lleva más de 50 años velando por el cuidado de los animales.
La Fundación tiene como misión investigar y divulgar los beneficios del vínculo entre personas y animales de compañía y llevar a cabo proyectos de acción social, especialmente en temas de abandono, adopción y Terapias Asistidas por Animales de Compañía.

¿Los gatos consideran a los humanos gatos grandotes y tontos?

Esta y otras cuestiones se abordan en el último libro del experto en conducta gatuna, John Bradshaw.  Cat Sense (En la mente de un gato) recoge las conclusiones de varios años de trabajo del autor con gatos domésticos. No os perdáis esta interesante entrevista como avance de sus sorprendentes conclusiones.

Fuente: nationalgeographic.es

Nueve datos curiosos que quizá desconocías de nuestras mascotas felinas

El ser humano vive enamorado de los felinos desde la primera vez que un gato nos tocó con sus garritas, hace unos 9.500 años. Actualmente, más de ochenta millones de gatos viven en hogares estadounidenses, y se calcula que en todo el planeta hay tres gatos por cada perro. Aun así, todavía desconocemos muchas cosas sobre nuestros amigos gatunos, como por ejemplo qué piensan de sus dueños. John Bradshaw es un experto en conducta gatuna de la Universidad de Bristol y autor de un nuevo libro, Cat Sense (En la mente de un gato). Tras observar a gatos domésticos durante varios años, ha llegado a una conclusión interesante: los gatos no nos entienden como los perros.

Recientemente ha compartido algunas de sus ideas con National Geographic.

¿Por qué empezaste a interesarte por el comportamiento de los gatos?

Durante los primeros veinte años de mi carrera estudié el comportamiento olfatorio de los invertebrados. Siempre me ha fascinado ese otro mundo en el que habitan los animales, un mundo sobre todo olfativo, que es el sentido primordial en los perros. De modo que a principios de la década de 1980 empecé a trabajar en conducta canina. Más tarde, no tardé en sentir fascinación por los gatos, y por cuál es su idea del mundo comparada con la nuestra.

¿A qué se dedica en sus investigaciones?

Hago mucha observación: observo grupos de gatos para analizar cómo interactúan y deducir su estructura social. Observo gatos en colonias en las que se mueven libremente, y en refugios para animales en los que muchos de ellos tienen que vivir juntos. Se observan dinámicas interesantes cuando llegan nuevos gatos. También he hecho experimentos algo más manipulativos, como estudiar su manera de jugar con juguetes, o analizar las conductas de los gatos en distintos momentos del día. También observo su relación con sus dueños, los entrevisto y les entrego cuestionarios para averiguar cómo perciben a sus gatos.

¿Por qué llega a la conclusión de que los gatos no nos entienden igual que los perros?

Se han llevado a cabo muchas investigaciones con perros, sobre cómo los perros interactúan con las personas. Ha quedado muy claro que los perros nos perciben como algo distinto a ellos mismos: en cuanto ven un humano, cambian su comportamiento. Un perro juega con un humano de una forma totalmente distinta a la que usa para jugar con otro perro. Todavía está por descubrir algo en la conducta gatuna que sugiera que nos meten en una cajita distinta a la hora de socializar con nosotros. Obviamente saben que somos más grandes que ellos, pero no parece que adapten demasiado su conducta social. Levantar la cola, frotarse contra nuestras piernas, sentarse a nuestro lado, es exactamente lo que hacen los gatos con otros gatos.

He leído artículos en los que usted afirma que los gatos nos consideran gatos grandotes y tontos. ¿Es así?

No. En el libro afirmo que los gatos se comportan con nosotros de un modo idéntico al que emplearían con otros gatos. Sí piensan que somos torpes: no muchos gatos tropezarían con la gente, pero nosotros sí tropezamos con los gatos.

Pero no creo que nos consideren tontos ni estúpidos, ya que los gatos no se frotan contra otro gato que sea inferior a ellos.

¿Podemos llegar a descubrir qué es lo que piensan los gatos sobre nosotros?

Son necesarias más investigaciones. No es un área que haya recibido atención suficiente. No son animales salvajes, por lo cual los ecologistas tal vez piensen, «bueno, en realidad no son animales».

¿Qué es lo que más le ha sorprendido durante sus investigaciones?

Lo estresados que están muchos gatos domésticos sin que sus dueños se den cuenta, y cuánto afecta esto a la calidad de su salud mental y su salud en general. Los gatos no siempre se llevan bien con otros gatos, y la gente no se da cuenta de  lo mucho que eso puede estresarlos. Dejando a un lado las visitas de rutina, la principal causa de visitas de gatos al veterinario son las heridas sufridas en una pelea con otro gato. Misteriosamente, más gatos sufren dermatitis y cistitis [inflamación de la vejiga], y cada vez es más patente que estos problemas médicos empeoran por el estrés psicológico. Por ejemplo, la inflamación de la vejiga está relacionada con las hormonas del estrés presentes en la sangre.

Una solución es analizar el estilo de vida social del gato, en lugar de atiborrarlo de fármacos. Por ejemplo, esto podría implicar asegurarse de que dos gatos que no se lleven bien vivan en zonas opuestas de la casa. A menudo con eso el problema desaparece. Tengo algunas preguntas que han hecho propietarios de gatos a través de Facebook. En primer lugar, ¿por qué aúllan los gatos cuando están solos en una habitación? Los gatos aprenden cómo reaccionan sus dueños cuando hacen un ruido en particular. De modo que si el gato piensa «quiero que mi dueño venga de la otra habitación», intenta vocalizar. Aprenden de modo directo.

¿Por qué algunos gatos tratan de una forma especial a uno de los humanos que forman el hogar?

Son mucho más listos de lo que creemos: aprenden lo que funciona con esa persona. Saben si un miembro de la familia tiene tendencia a levantarse a las cuatro de la mañana y darles una golosina.

¿Por qué los gatos mueven las patas como si amasaran?

Es una conducta que utilizarían con su madre. Todos los comportamientos que muestran hacia nosotros derivan de un modo u otro de la relación entre madre y cría. El gatito tiende a levantar la cola, frotarse con su madre, mover así las patas y ronronear. Y a cambio las madres los lavan y arreglan.

Así que usan conductas que ya tienen en su repertorio para comunicarse con nosotros. No existen tantas conductas distintas, tal vez media docena. ¿Se puede adiestrar a un gato?

Sí. Los gatos pueden aprender lo que no deben hacer. Si tu gato ha desarrollado la costumbre de subirse a la mesa de la cocina, hay unas cuantas formas de evitarlo. Se puede usar un juguete que tenga un muelle, de tal forma que cuando el gato suba a algún sitio, el juguete salte por el aire –al gato eso no le gustará y bajará. Otra estrategia razonable y benigna es usar una pistola de agua. Pero asegúrate de que el gato no sabe que la tienes. Los gatos no perdonan, y cuando se dan cuenta de que una persona les provoca ansiedad o les hace daño, mantienen las distancias.

¿Qué le gustaría que supiesen los dueños sobre sus gatos?

Que reconociesen que los gatos son animales sociables hasta cierto punto, pero no tanto como los perros. Mucha gente que tiene un gato decide que quiere tener otro, pensando que dos gatos serán el doble de divertidos. Pero tal vez los gatos no lo vean así. El mensaje sencillo que me gustaría transmitir es que si quieres tener más de un gato, tengas cuidado, y estés preparado para renunciar a la idea si no sale bien.