El laboratorio Vivotecnia maltrataba deliberadamente a sus animales de experimentación.

Seguimos consternados por las noticias de los últimos días. Es deducible pensar que esos pobres animales, utilizados para la experimentación y testeo de productos, no tuvieran una vida ideal, pero lo que resulta escalofriante es que además, pudieran ser sometidos a un maltrato, continuo y gratuito, por parte de los trabajadores del laboratorio. Gracias a la ONG Cruelty Free Internacional (CFI) se ha destapado la terrible historia de terror que vivían los más de 800 animales residentes en el laboratorio Vivotecnia.

Os animamos a firmar la propuesta de CFI para cerrar este laboratorio << http://chng.it/6XdYB5qTLM >> y para rechazar cualquier experimentación en animales que implique sufrimiento. En la actualidad, existen métodos alternativos que excluyen testar en animales, fíjate en la etiqueta cuando compres productos, elige los CRUELTY FREE.

Por último, si quieres ver los horrores a los que nos referimos, sigue leyendo y no dejes de ver el vídeo publicado por la CFI, te advertimos que es muy cruel, nosotros tuvimos bastante con el primer minuto. 😔

Fuente: elpais.com

Unos de los perros Beagle del laboratorio Vivotecnia

El Seprona y la Fiscalía de Medio Ambiente investigan las imágenes del vídeo publicado por una ONG por un supuesto maltrato, mientras 880 animales continúan en las instalaciones

“Déjale que se rompa la columna”, “aquí está el pito, los huevos deben estar por ahí”, “cerda psicópata”, “como Hitler, pasajeros al tren”… El vídeo publicado el 8 de abril por la ONG Cruelty Free International (CFI) hiela la sangre. Se ve a trabajadores de Vivotecnia, un laboratorio madrileño situado en Tres Cantos, manipulando perros, cerdos, ratones, conejos o monos cruzando todas las líneas fijadas por la ley de bienestar animal. Golpes, movimientos bruscos, insultos, risas y desprecios. Desde el momento en que el vídeo salió a la luz la polémica estaba servida y el debate sobre la experimentación con animales, sobre la mesa. Más de una semana después de que se hicieran públicas aquellas imágenes, grabadas entre 2018 y 2020, la Comunidad de Madrid mantiene la suspensión temporal del laboratorio mientras el Seprona y la Fiscalía de Medio Ambiente investigan los hechos. Todas las miradas apuntan hacia los más de 880 animales que todavía se encuentran en el laboratorio, convertidos en supuestas pruebas de un delito.

Hay cinco actores implicados en esta escabrosa historia. Los normalmente olvidados animales de laboratorio —ahora hay 130 perros de raza beagle, 700 ratas y ratones y 54 conejos, según datos del Ejecutivo madrileño—, las Administraciones —que tratan de evitar que el caso salpique en periodo electoral—, los activistas —que llevan una semana protestando por la liberación de los animales—, el laboratorio de los horrores y CFI —el origen de todo—.

La bomba informativa explotó el jueves día 8. En cuestión de minutos, la mujer que consiguió grabar las imágenes se convirtió en heroína para algunos y enemiga para otros. Las redes empezaron a arder. The Guardian recogió la información y, un día después, eldiario.es. En la puerta de la empresa se empezaron a concentrar desde el pasado fin de semana decenas de activistas que coreaban el supuesto nombre de la mujer que difundió la grabación. Días después, se supo que era falso.

Todas las miradas se centraron en ella. Quién era, cómo lo había hecho y por qué no había denunciado directamente ante un juzgado. CFI, una ONG fundada en 1898 que trabaja contra la experimentación animal, la ha protegido contra viento y marea. Mantiene férreamente su anonimato y desvía la atención hacia una única idea: lo importante son las imágenes publicadas y los animales que todavía se encuentran en el laboratorio, custodiados por un veterinario del Gobierno regional y varios de la propia empresa.

Lo único que el abogado de la asociación, Carlos Contreras, ha revelado es que se trata de una trabajadora de Vivotecnia que formó parte de la plantilla del laboratorio entre 2018 y 2020. Según la versión del letrado, avisó a los directivos de la empresa de las atrocidades que veía cada día. Pero no le hicieron caso. Fue entonces cuando decidió recabar el mayor número de pruebas, para que el exterior viera con sus ojos lo que pasaba dentro. El resultado se resume en “muchas horas de metraje” y un informe de más de 70 páginas que está en manos de la Fiscalía de Medio Ambiente, que ha abierto una investigación. Los agentes del Seprona, que se encargan de las diligencias policiales, están analizando el vídeo para comprobar cuándo y cómo se grabó, el montaje o la coincidencia con los animales que todavía hay en las instalaciones.

Si la exempleada trabajó asesorada por CFI todavía no se sabe. También es un secreto. Y puede que no se desvele nunca. La organización interpuso el lunes pasado una denuncia penal en el Juzgado número 6 de Colmenar Viejo e incluyó una petición: que ella estuviera amparada bajo la figura del whistleblower, un concepto legal recogido en el Parlamento Europeo desde 2019 para personas que informan sobre presuntas actividades deshonestas o ilegales a las que se les asegura la confidencialidad total en los tribunales. Todavía no saben si el juez lo aceptará.

El otro gran foco de esta historia apunta a la propia empresa, que se mantiene en silencio. El máximo responsable de Vivotecnia, Andrés König, emitió un comunicado cuando trascendieron las imágenes admitiendo sentirse “consternado” ante el vídeo. Poco más se sabe. Este periódico ha intentado contactar con él por varias vías, pero no ha tenido éxito. Lo que sí se conoce, según apunta la Consejería de Medio Ambiente, es que la Administración está obligada a inspeccionar una vez al año laboratorios de este tipo y, en este caso, no hubo ninguna incidencia reseñable.

Uno de los conejos que aparece en el vídeo de Cruelty Free International.
Uno de los conejos que aparece en el vídeo de Cruelty Free International.

Algo falló entonces. Además de la lupa administrativa, en este tipo de laboratorios debe existir siempre un comité ético que vigile e inspeccione el trabajo de los técnicos y veterinarios, que son los que manipulan a los animales. Por eso, diferentes asociaciones animalistas critican que la Comunidad de Madrid no incaute a los animales y sigan dentro del laboratorio. “¿Cómo puede ser que los propios maltratadores estén cuidando a las víctimas?”, se queja Arantza Sanz, abogada de la Sociedad Protectora de Animales y Plantas de Madrid. El Gobierno regional asegura que está atado de pies y manos. “La legislación dice que solo podemos incautar si hay un caso muy grave de riesgo de vida para los animales”, explica. Y tranquiliza: “Están todos bien. Nada que ver con las imágenes”.

Que eso sea una treta para ocultar pruebas ya es otro tema, dicen los animalistas, que no se fían de los mensajes enviados por la Administración. De hecho, las asociaciones AnimaNaturalis y Fundación para el Asesoramiento y Acción en Defensa de los Animales (FAADA) han anunciado que se personarán en la causa. El partido Pacma lo hizo el domingo pasado.

Contra los trabajadores

Mientras en redes sociales se ensalza (o critica) a la mujer que grabó las imágenes, también se ha buscado a los villanos, encarnados en trabajadores y extrabajadores de la empresa. Uno de ellos, contratado como cuidador del animalario hasta 2017 pide mantener el anonimato y enseña mensajes recibidos en su cuenta de Linkedln: “No hiciste nada por los animales, maldito asesino repulsivo”. Dice que lo ha denunciado ante la Guardia Civil porque le han llegado a decir que cuide a su familia “y no puedo ni dormir”, afirma. La empresa, asegura, ha aconsejado a todos los trabajadores que dejen las redes sociales o se desvinculen de Vivotecnia. Pero el acoso va más allá. “Me llaman por teléfono a mi casa y me acusan de ser cómplice”.

Esta persona asegura que, en los años previos a las grabaciones, nunca vio algo como lo que aparece en el vídeo porque “lo habría denunciado inmediatamente”. También apunta que algunos procedimientos pueden ser cuestionables. Los perros nunca salen a pasear, “se les saca dos veces al día para limpiar las jaulas, pero pasan de un lugar cerrado a otro”, y se les rotula en la frente cuando se les distingue perfectamente. “Había dos, un macho y una hembra. No era necesario”.

Imagen del vídeo de Cruelty Free Internacional que muestra las condiciones de la experimentación con animales en el laboratorio de Vivotecnia en Madrid.
Imagen del vídeo de Cruelty Free Internacional que muestra las condiciones de la experimentación con animales en el laboratorio de Vivotecnia en Madrid.

Vivotecnia nació en 2007 y se trasladó dos años después a las instalaciones en el Parque Científico de Tres Cantos. Es una organización dedicada a la investigación por contrato para farmacéuticas y biotecnológicas. La empresa realiza pruebas de toxicidad para la industria cosmética, química, agroquímica, biocidas y productos sanitarios y cuenta con alrededor de 170 trabajadores distribuidos entre los encargados de cuidar el animalario, los técnicos de laboratorio y los veterinarios.

Mientras este sábado se multiplicaban las manifestaciones que piden el cierre de la empresa en distintas ciudades españolas (Madrid, Almería, Zaragoza, Girona…) y hay más convocadas este domingo (Bilbao, Barcelona, Valencia…), el caso ha salpicado al Gobierno central. El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) o el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) han contratado los servicios de Vivotecnia, y el propio ministro de Ciencia e Innovación, Pedro Duque, se vio obligado a atajar el tema el viernes. Duque sostuvo que para cambiar la legislación nacional tendría que haber un “problema generalizado”, algo que, en su opinión, no ocurre actualmente. El director general de Derechos de los Animales del Ministerio de Asuntos Sociales, Sergio García, piensa que sería necesario instalar sistemas de videovigilancia en estos espacios

La página web de Vivotecnia —cerrada tras el escándalo— se mostraba como una empresa modélica con instalaciones de vanguardia para primates “que exceden los estándares exigidos de bienestar animal”. Presumía de contar con mecanismos de captura adyacentes para permitir la observación de los animales y el enriquecimiento ambiental, “incluyendo forraje, juguetes, piscina, televisión, columpios o empleo del refuerzo positivo”. Esa descripción idílica contrasta con la imagen del beagle que aparece en el vídeo tumbado en el suelo de una sala, sin camas ni juguetes, y rodeado de sangre.

El gobierno prepara una ley de Bienestar Animal que pone fin a la lista de perros peligrosos PPP

Por fin la noticia más esperada, el Gobierno pone en marcha una ley que, además de acabar con el injusto listado de PPP (perros potencialmente peligrosos), prevé más protección a los animales, endurecer penas a los maltratadores y un sistema educativo para potenciar valores de respeto y empatía hacia los animales.

Fuente: as.com

El Gobierno tiene previsto modificar la Ley 50/99 para evaluar el comportamiento de cada animal “sin tener en cuenta la raza concreta con la que ha nacido”.

Pit Bull Terrier
American Pit Bull Terrier

La Ley 50/99 es la encargada de regular en España la tenencia de perros potencialmente peligrosos, pero el Gobierno tiene previsto modificarla. Así, el anteproyecto desarrollado por el Ejecutivo pretende evaluar el comportamiento de cada animal “sin tener en cuenta la raza concreta con la que ha nacido” y evitar así prejuicios “injustos”.

Homogeneizar las 17 normativas

Sergio García Torres, director general de Derechos Animales del Gobierno, lo desveló durante unas jornadas organizadas por la Real Sociedad Canina Española. Precisamente, esta organización ha solicitado una nueva ley que universalice la identificación canina, la educación con niños y jóvenes en valores que fomenten el respeto y la empatía animal, la protección y fomento de razas autóctonas y el reconocimiento al trabajo de los criadores éticos.

Aunque todavía se trata de un borrador, se intentará homogeneizar las 17 normativas autonómicas existentes para crear un marco de actuación común. También está previsto que se incluya un Sistema de Registro de Protección Animal, con el que se establecerán diferentes métodos de identificación.

Otra de las novedades anunciadas por García Torres está relacionada con la creación de un Registro Nacional de Criadores de Compañía. En él, se incorporarán tanto a profesionales como aficionados, pero solamente los que estén incluidos en esa lista podrán ser calificados como criadores oficiales.

Más dureza con los maltratadores

Las personas condenadas por maltrato tampoco podrán inscribir a ningún animal a su nombre, ya que estarán anotados en el Registro Nacional de Inhabilitación para la Tenencia de Animales de Compañía. Igualmente, se pretende aumentar las penas por estos delitos, que en la actualidad tienen un máximo de 18 meses de cárcel.

Por último, está previsto también que el proyecto de ley modifique el Código Civil para que se reconozca a los animales como ‘seres sintientes’ y seguir la línea marcada por el Tratado de Lisboa.

¿Cuáles son los perros potencialmente peligrosos (PPP)?

Staffordshire Terrier
Staffordshire Terrier

En la actualidad, las razas consideradas como PPP están recogidas en la Ley 50/99, desarrollada a través del Real Decreto 287/2002:

La norma explica que también se considerarán peligros aquellos que cumplan todas o la mayoría de las siguientes características:

  • Fuerte musculatura, aspecto poderoso, robusto, configuración atlética, agilidad, vigor y resistencia
  • Marcado carácter y gran valor
  • Pelo corto
  • Perímetro torácico comprendido entre 60 y 80 centímetros, altura a la cruz entre 50 y 70 centímetros y peso superior a 20 kg
  • Cabeza voluminosa, cuboide, robusta, con cráneo ancho y grande y mejillas musculosas y abombadas. Mandíbulas grandes y fuertes, boca robusta, ancha y profunda
  • Cuello ancho, musculoso y corto
  • Pecho macizo, ancho, grande, profundo, costillas arqueadas y lomo musculado y corto
  • Extremidades anteriores paralelas, rectas y robustas y extremidades posteriores muy musculosas, con patas relativamente largas formando un ángulo moderado.

Feliz reencuentro de Brutus, el perro que desapareció en la pasada explosión en Madrid, con su dueña

Brutus paseaba con su dueña en el momento de explosión. El animal huyó despavorido por el ruido y desde entonces, cuatro días ya, su dueña no ha dejado de buscarlo hasta que ayer, por fin, ¡Lo encontró!

Fuente: lavanguardia.com

La fatídica explosión de la calle Toledo de Madrid que causó cuatro víctimas la semana pasada también provocó la desaparición de Brutus, un perro que huyó desesperado por el ruido mientras paseaba con su dueña cerca de las inmediaciones del accidente. Desde entonces, Laura no ha escatimado en esfuerzos para encontrarle.

Tras cuatro días desaparecido y sin noticias de Brutus, la asociación NuevaVida adopciones y Ayuda Animal Chico anunciaron en Twitter que habían dado con él en un descampado de las Delicias, donde también se ha producido el emotivo reencuentro con su ‘mami’. Un momento precioso que los protagonistas de esta historia han querido compartir con todo el mundo.

Pese a que lo encontraron temeroso y con algunas heridas, salta a la vista que Brutus no ha perdido ni un ápice de energía al ver el ímpetu con el que saluda a su dueña.

“ No tengo palabras ¿Cómo has sobrevivido? Qué valiente”, expresa ella mientras lo acaricia.

Laura, su propietaria, ha querido lanzar un mensaje en su perfil personal de Facebook para agradecer a todos aquellos que han difundido su mensaje de socorro y que han ayudado a encontrar a su perro:

“Con mucha alegría y después de 4 días, Brutus está en casa, gracias a tanta gente que se ha preocupado de difundir y buscar a pesar de las horas, de la lluvia y del cansancio. Hay mucha gente buena de gran corazón que ayudan de forma altruista y eso es lo que hace a Madrid una gran cuidad. Mil gracias a todos de corazón.”

Un cazador abate a tiros a una osa en el Pirineo aragonés

Otro oso muerto por los tiros de un cazador ¡Indignante!

Se hace imperativo un acuerdo urgente para proteger a la escasa comunidad de plantígrados en España.

Fuente: lavanguardia.es

La batida se suspendió de inmediato y la Guardia Civil, que interrogó al autor de los tiros, investiga el caso

La osa Sarousse, de 21 años, fue liberada en Francia en el 2006 y había fijado su residencia en la Ribagorza (GOBIERNO DE ARAGÓN)

Jesús, así se llama el cazador que abatió el domingo la vieja osa Sarousse en la Ribagorza oscense, aún no se ha recuperado del susto.

“Era la osa o era yo”, afirma en declaraciones a La Vanguardia . Todo transcurrió en segundos. El animal se levantó primero sobre sus dos patas traseras, giró la cabeza, fijo los ojos en Jesús y arrancó a gran velocidad tras ponerse otra vez a cuatro patas en dirección al cazador. Cuando estaba a solo una docena de metros de Jesús, el cazador vació el cargador de su arma. Tres disparosy Sarousse cayó muerta a menos de diez metros de donde estaba plantado, inmóvil, el hombre.

Jesús, de 63 años, vive en un pequeño pueblo del Valle de Bardaji, en la falda del macizo del Turbón. El pasado domingo salió a cazar, como hace habitualmente, con su cuadrilla. La batida se montó en una zona que este hombre se conoce como la palma de su mano. Jamás se habían topado con un oso en ese paraje, aunque sí sabían que Sarousse suele moverse por esas montañas.

La jornada de caza estaba a punto de llegar a su fin, cuenta Jesús. El estaba en un punto de espera, una pista que hace las veces de corredor por el que suelen pasar los jabalíes si los encargados de acosar en las batidas con gritos y ruido a esos animales consiguen sacarlos de sus escondites para llevarlos hasta el punto en el que aguardan los tiradores. Pero esta vez no llegó a esa pista forestal la pieza esperada por Jesús. “Estaba ahí parado, cuando la osa pasó por una senda, a mi derecha. Me quedé muy quieto y en ningún momento grité”, asegura . “Tampoco le corté la dirección que llevaba”, continúa. Hizo, según su versión, todo lo que hay que hacer –lo que dice el manual– cuando uno se topa cara a cara con un oso.

Por un momento pensó que no iba a tener ningún problema y hasta estaba contento por ese avistamiento de un plantígrado. ¡El primero de mi vida¡”, exclama. La osa parecía alejarse. La seguía un perro, que hacía ya rato la estaría acosando. Y de repente todo se precipitó. “El animal se puso en pie sobre sus dos patas traseras, giró la cabeza y me miró. Estaría a unos sesenta metros. Dejó la senda y bajó a la pista. Se puso otra vez a cuatro patas, cambió inesperadamente de dirección y arrancó a gran velocidad hacia mí”, añade Jesús. El temple del cazador, dicen los que lo conocen, le habría salvado la vida. “Todo pasó en segundos; cuando tenía a la osa a una docena de metros, disparé. Vacié el cargador, tres tiros. ¿Escapar de ahí?, imposible. Era la osa o era yo”, insiste. El animal cayó muerto a menos de diez metros de Jesús.

Este cazador no se atrevió a acercarse hasta el animal, una vez abatido. “Me fui en dirección contraria, para encontrarme con algún compañero”, revela. Cuando volvió a ese lugar con otros cazadores confirmaron que las tres balas disparadas impactaron en el pecho de Sarousse. “Llamamos inmediatamente a la Guardia Civil para contar lo que había ocurrido”, sigue narrando Jesús. Una patrulla del Seprona se desplazó hasta ese punto y tras confirmar la muerte de la osa, Jesús y los agentes se desplazaron hasta el cuartel de la Guardia Civil de Graus, donde el cazador declaró, en presencia de abogado. Ahí narró por primera vez la versión que ayer repitió a La Vanguardia y que ahora los agentes deberán confirmar si coincide con lo visto sobre el terreno. Jesús tiene la conciencia tranquila y confía en que “esto se cierre cuando vean que actué en defensa propia”.

Sarousse tenía 21 años, hace más de una década que había fijado su residencia en la Ribagorza de Huesca y no consta que hubiese tenido descendencia en toda su vida.

Ayudas para las mascotas de personas desempleadas por la COVID-19

Aplaudimos esta noble idea del grupo veterinario AniCura. Se trata de un fondo social destinado a ayudar a las mascotas de las personas que se encuentre en situación de desempleo debido a la pandemia del Covid-19  👏👏

El grupo de hospitales, clínicas y centros veterinarios AniCura pone en marcha el ‘Fondo Social AniCura’. Una iniciativa diseñada para atender las necesidades veterinarias del colectivo vulnerable de las mascotas cuyos cuidadores se encuentran en situación de desempleo, ERTE o autónomos que se hayan visto obligados a cesar la actividad de su negocio. El fondo, que cuenta con una inversión inicial de 45.000€, cubrirá aquellos servicios de medicina veterinaria especializada hasta un máximo de 500€ por mascota como: cirugías, tratamientos oncológicos o pruebas diagnósticas como la tomografía computarizada (TAC) entre otras.

“En AniCura queremos apoyar a aquellas personas que estén pasando por un momento complicado a causa de los efectos económicos ocasionados por la COVID-19”, comenta Guillermo Ruiz, Country Manager de AniCura en España. “Las mascotas son un miembro más de nuestra familia y queremos ayudar a que puedan ser adecuadamente atendidas, evitando abandonos o eutanasias”, añade el máximo responsable de AniCura en España.

El ‘Fondo Social AniCura’ es una de las primeras iniciativas de estas características que se pone en marcha en España. Además de la creación del fondo social en España, el grupo veterinario ha invertido 100.000€ en programas de ayuda a las mascotas en Francia e Italia, países altamente afectados por la Covid-19. La compañía en España también ha realizado una donación de 6.000€ a Cruz Roja Española para ayudar a otros colectivos vulnerables.

¿Cómo aplicar al ‘Fondo Social AniCura’?

Las personas que quieran beneficiarse del ‘Fondo Social AniCura’ deben hacerlo desde el siguiente enlace[4]: www.anicura.es/fondo-social-anicura

·       Desempleados: las personas que hayan perdido su trabajo o se encuentren en situación de desempleo deben cumplimentar el formulario web y adjuntar documento acreditativo de la situación actual de desempleo[5].

·       Autónomos: los trabajadores por cuenta propia también pueden beneficiarse de esta iniciativa. Se debe rellenar el formulario web y adjuntar documento acreditativo del cese de la actividad.

·       ERTE: las personas que se encuentren afectadas por un Expediente de Regulación de Empleo Temporal deben rellenar el formulario y adjuntar documento acreditativo de esta situación emitido por las autoridades[6].

17 centros veterinarios AniCura preparados para ayudar

Los hospitales y clínicas veterinarias AniCura que se encargarán de ofrecer asistencia veterinaria a través del ‘Fondo Social AniCura’ son:

Andalucía:

·       AniCura Bahía de Málaga Referencia Veterinaria (Alhaurín de la Torre, Málaga)

·       AniCura Lepanto Referencia Veterinaria (Mairena del Aljarafe, Sevilla)

Asturias:

·       AniCura Asturpet Hospital Veterinario (Gijón, Asturias)

·       AniCura Buenavista Hospital Veterinario (Oviedo, Asturias)

Cataluña:

·       AniCura Vetamic Clínica Veterinaria (Cambrils, Tarragona)

·       AniCura Arvivet Hospital Veterinario (Terrassa, Barcelona)

·       AniCura Vet’s Avinguda Hospital Veterinario (Sabadell, Barcelona)

Comunidad de Madrid:

·       AniCura Velázquez Hospital Veterinario (Madrid)

Comunidad Valenciana:

·       AniCura Marina Alta Centro Veterinario (Denia, Alicante)

·       AniCura Marina Baixa Hospital Veterinario (Alfáz del Pí, Alicante)

·       AniCura Valencia Sur Hospital Veterinario (Silla, Valencia)

·       AniCura Aitana Hospital Veterinario (Mislata, Valencia)

·       AniCura Constitución Hospital Veterinario (Valencia)

Galicia:

·       AniCura Abros Hospital Veterinario (Pereiro de Aguiar, Ourense)

Islas Canarias:

·       AniCura Albea Hospital Veterinario (Las Palmas de Gran Canaria, Las Palmas)

Navarra:

·       AniCura San Fermín Hospital Veterinario (Mutilva Alta, Navarra)

País Vasco:

·       AniCura Uribe Kosta Clínica Veterinaria (Sopela, Bizkaia)

 

Sobre AniCura

AniCura es un grupo de hospitales y clínicas veterinarias especializadas en animales de compañía. AniCura se fundó en 2011 tras la primera fusión de hospitales veterinarios en la región nórdica, bajo la idea de compartir recursos y crear oportunidades para lograr una mejor atención veterinaria. En la actualidad, AniCura es un referente en materia de atención veterinaria especializada para los cuidadores de mascotas y los veterinarios de todo Europa.

AniCura ofrece una amplia gama de servicios veterinarios de alta calidad que cubren la atención médica preventiva y básica, diagnóstico avanzado, medicina interna, cuidados intensivos, cirugía y ortopedia. AniCura también ofrece servicios de rehabilitación, fisioterapia, asesoramiento dietético, así como productos de alimentación y complementos para el cuidado de las mascotas.

AniCura proporciona una atención veterinaria de alta calidad en los 300 establecimientos que existen alrededor de Europa, dando un servicio seguro y accesible tanto para el paciente como para su cuidador. Cada año, los 6.000 profesionales que forman parte de AniCura atienden a más de tres millones de pacientes. AniCura es un socio de confianza para la formación veterinaria y la referencia de casos complejos.

Desde 2018, AniCura forma parte de Mars Petcare, compañía familiar centrada en la medicina veterinaria.