La terapia con perros ayuda a los enfermos con fibromialgia

Un ejemplo más del poder positivo del vínculo humano-animal. Las personas salen beneficiadas y en los animales también se observan señales de calma tras las sesiones.

Fuente: Nestle Purina

• El estudio Better Together, llevado a cabo por Purina y la Clínica Mayo, encontró que las personas con fibromialgia experimentaron un estado emocional-fisiológico más positivo después de una sola sesión con perros de terapia

• Para este tipo de afecciones sin curas conocidas, los investigadores han detectado que la actividad asistida con animales es una herramienta eficaz para ayudar a controlar la salud física y mental de los pacientes

• Los perros de terapia también han sido estudiados, habiéndose detectado que los animales se mostraron más calmados al final de las sesiones con los pacientes

Una reciente investigación llevada a cabo por Purina y la Clínica Mayo de St. Louis, Estados Unidos, ofrece un nuevo tratamiento con mascotas para pacientes con fibromialgia. La fibromialgia es un trastorno de sensibilidad al dolor crónico y centralizado caracterizado por dolor musculoesquelético generalizado acompañado de fatiga, sueño, problemas de memoria y estado de ánimo. Este estudio investigó el impacto de las sesiones asistidas con perros en pacientes con fibromialgia y encontró beneficios tanto para los pacientes como para los animales, a partir de la interacción mutua.

La Asociación Nacional de Fibromialgia de Estados Unidos estima que 10 millones de estadounidenses y entre el 3% y el 6% de la población mundial sufre de fibromialgia. En España, se estima que el 2,3% de la población, padece esta enfermedad. Purina y la Clínica Mayo llevaron a cabo el estudio Better Together para investigar los efectos directos de la actividad asistida con animales en pacientes que padecen dicha enfermedad. Al mismo tiempo, el estudio midió, también, el estado emocional de los perros de terapia durante estas sesiones para comprender mejor los impactos en estos caninos especialmente entrenados. Tanto para los pacientes como para los perros, los investigadores utilizaron
múltiples biomarcadores fisiológicos no invasivos, incluyendo concentraciones salivales de oxitocina y cortisol, temperaturas de membrana timpánica y varios parámetros cardíacos.

“El estudio Better Together muestra como la terapia con animales puede ser una clara opción de tratamiento basado en la evidencia, y como los profesionales del sector sanitario deberían considerar llevar a cabo actividades con animales de asistencia para el cuidado de sus pacientes con fibromialgia”, manifestó Arya Mohabbat, M.D, profesor asistente de medicina en la División de Medicina Interna General de la Clínica Mayo, y líder de la investigación.

Aunque la fibromialgia tiene algunos tratamientos efectivos, la mayoría de las personas viven con síntomas crónicos y buscan tratamientos no convencionales para encontrar algo de alivio. Así, para 221 pacientes, cada uno inscrito en el Programa de Tratamiento de Fibromialgia de la Clínica Mayo, un programa ambulatorio atendido por médicos de la División de Medicina Interna General de dicho centro, el estudio Better Together proporcionó una prórroga de los síntomas para aquellos en el grupo de tratamiento y esperanza para aquellos en el grupo de control.

El estudio Better Together puso de manifiesto que los pacientes del grupo de tratamiento se encontraban en un estado emocional-fisiológico más positivo a raíz de la sesión de actividad asistida con animales en comparación con los pacientes del grupo de control. Las personas que interactuaron con perros de terapia aumentaron significativamente sus niveles de oxitocina, mientras que sus ritmos cardíacos disminuyeron. Reportaron menos emociones negativas y más emociones positivas. Los resultados sugieren que una visita de 20 minutos de terapia con perros puede afectar de manera significativa y positiva la salud física y mental de los pacientes con fibromialgia.

Los perros de terapia, más calmados

A pesar del uso generalizado de perros de terapia en entornos clínicos, aún hay cierta falta de comprensión del impacto que estas terapias pueden tener en el estado emocional de estos animales. Además de interactuar con pacientes de todas las edades en diferentes estados físicos y emocionales como parte de su trabajo, los perros de terapia están expuestos a entornos novedosos que pueden incluir nuevas vistas, sonidos y texturas que les requieren un enfoque y adaptación continuos.

El estudio encontró que los perros – todos ellos miembros del Programa de Cuidado Canino de la Clínica Mayo, de diferentes razas, edades y tamaños – no mostraron signos de estrés durante la sesión y pudieron haber estado en un estado más relajado al final de la sesión. En la mayoría de los parámetros, no hubo cambios en los perros, señalando especialmente su satisfacción; sin embargo, para aquellos parámetros que sí cambiaron, se manifestó un estado emocional y fisiológico más positivo y una frecuencia cardíaca significativamente más baja, al final de la sesión. Esto indica que los perros no solo son buenos en su trabajo, sino que en muchos casos disfrutaron del trabajo que estaban haciendo con los pacientes.

“Tenemos que ampliar nuestra comprensión de cómo la actividad asistida con animales influye, también, en el bienestar de los perros de terapia. Este significativo estudio, llevado a cabo con 19 perros de varias razas, proporciona evidencia sólida de que la actividad asistida con animales, llevada a cabo en condiciones  adecuadas, no tiene impactos negativos en perros de terapia bien entrenados”, dijo François Martin, M.A., Ph.D., líder de la sección de investigación de comportamiento aplicado y bienestar en Purina, y líder científico de Purina en este proyecto. “Esto sólo nos anima a hacer más investigación para seguir demostrando el poder del vínculo humano-animal en las personas, al tiempo que garantiza que los animales de asistencia también experimentan un bienestar positivo como resultado de su trabajo.”

El estudio Better Together es el primero en utilizar parámetros fisiológicos para proporcionar evidencia científica de que las actividades asistidas con animales son una opción válida para el manejo de la fibromialgia. Los autores del estudio creen que este tipo de terapia debería convertirse en una estrategia de tratamiento estándar para ayudar a los pacientes a manejar esta condición crónica.

Para obtener más información sobre los impactos positivos para la salud humana del estudio Better
Together, visite:
http://www.mayoclinicproceedings.org/article/S0025-6196(20)30519-X/fulltext.

Para más información sobre los impactos caninos de dicho estudio, visite:
http://www.mdpi.com/2076-2615/10/5/819.

 

La momia de un gato escaneada

¡Increible! Poder ver perfectamente al animal momificado sin dañar las telas milenarias que lo envuelven 😲

Fuente: abc.es
  • Una nueva técnica de escaneo 3D ha permitido «desenrollar» el pasado de un gato, un pájaro y una serpiente momificados hace más de 2.000 años

Vista recerada en 3D del gato momificado – Universidad de Swansea

En el antiguo Egipto no solo se embalsamaba a los muertos: es ampliamente conocido que se hacía lo mismo con sus mascotas o animales de referencia, para que ellos, en calidad de representación de los dioses, les ayudaran en el viaje hacia el otro lado. También se sacrificaban animales como ofrenda de los vivos a las deidades, que se vendían en las puertas de los templos. Se calcula que existen unas 70.000 momias animales de más de 2.000 años de antigüedad. Precisamente el tiempo es lo que más preocupa a la hora de estudiarlos, ya que muchos análisis requieren del contacto directo con los restos o dañar las telas de lino en las que fueron envueltos. Sin embargo, las nuevas tecnologías están proporcionando novedosas herramientas que permiten desvelar cada vez más datos sin dañar las momias.

En esta línea se encuentra un reciente estudio del Centro de Egipto de la Universidad de Swansea, junto con las universidades de Cardiff y Leicester. Publicada en « Scientific Reports», la investigación desvela cómo utilizando escaneos 3D de alta resolución han encontrado detalles sin precedentes sobre la vida y muerte de un gato, un pájaro y una serpiente momificados.

Un pequeño gato y una serpiente muerta a latigazos

Si bien ya se conocían las especies de las momias, gracias al escaneo micro CT de rayos X, que genera imágenes en 3D con una resolución 100 veces mayor que una tomografía computarizada médica, los restos de los animales se pudieron analizar con un detalle extraordinario, hasta sus huesos y dientes más pequeños.

Mandíbula inferior (mandíbula) y dientes del gatito momificado disecados digitalmente. Revela fracturas y primeros molares mandibulares no erupcionados (rojo) que indican que era un gatito en el momento de la muerte. – Universidad de Swansea

El equipo, utilizando equipos de micro CT -que se usan para obtener imágenes de estructuras internas de los materiales a microescala- en las instalaciones de Advanced Imaging of Materials (AIM) de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Swansea, se descubrieron varias cosas. Por ejemplo, se halló que el felino era un gato de unos cinco meses, tal y como indicaban sus pequeños dientes y el hueso de la mandíbula no desarrollado; por otro lado, la separación de las vértebras indicaba que seguramente había sido estrangulado.

Por su parte, el ave seguramente fuese un cernícalo común, ave de presa en Egipto. Algunos estudios indican que estos animales eran criados en cautividad para ser empleados como aves de cetrería. En cuanto a la serpiente, se trata de una cobra egipcia juvenil momificada (Naja haje). La evidencia de daño renal mostró que probablemente estuvo privada de agua durante su vida, desarrollando una forma de gota. Según muestran las fracturas óseas de la serpiente, el animal murió a causa de unos latigazos, si bien después le sometieron un procedimiento de «apertura de boca» durante la momificación. «Si este extremo es cierto, demuestra la primera evidencia de un comportamiento ritual complejo aplicado a una serpiente», afirman los autores.

Restos de la cobra – Universidad de Swansea

Richard Johnston, de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Swansea, quien dirigió la investigación, afirma:

«Utilizando micro CT podemos realizar de forma eficaz una autopsia en estos animales, más de 2.000 años después de su muerte (…) Nuestro trabajo muestra cómo las herramientas pueden arrojar nueva luz sobre el pasado distante».

‘Stop finning’, la campaña para frenar la matanza de tiburones para extraer sus aletas

En España apenas las consumimos, sin embargo, somos una de las potencias en su exportación al mercado asiático 😔

Fuente: niusdiario.es

Imágenes de NIUS. Captura de tiburones en el puerto de Vigo (Galicia) y en el de Ondarroa (Vizcaya).NIUS, IMÁGENES CEDIDAS POR JUAN ANTONIO MORENO E ISAÍAS CRUZ

  • Toneladas de tiburones son capturados cada año para hacer sopa con sus aletas

  • España es el segundo país del mundo que más tiburones pesca y más aletas exporta al mercado asiático

  • Una iniciativa ciudadana quiere acabar con este comercio en Europa, países como Canadá ya lo han prohibido

Millones de tiburones son pescados cada año con el fin de utilizar sus aletas para preparar la popular sopa china de aleta de tiburón. “La matanza de estos escualos en los últimos 30 años ha sido tan bestial que algunas poblaciones de tiburones han quedado reducidas en un 99 % y más de un tercio de las especies de tiburón están en peligro de extinción”, confirma a NIUS Gádor Muntaner, oceanóloga experta en tiburones.

“Quizás en España lo de la sopa de aleta de tiburón nos suena como algo lejano y ajeno, lo que mucha gente no sabe es que que nuestro país es una de las principales potencias en exportación de ese supuesto manjar chino“,  añade. “Aquí se pescan toneladas de tiburones para luego vender sus aletas al mercado asiático”.

“Una práctica cruel”

Su carne no está valorada, pero sus aletas se venden a precios desorbitados, por eso muchas flotas que antes se dedicaban a pescar otras especies que ya no son tan abundantes en nuestras aguas (como el atún, por ejemplo) se han reconvertido a pescar tiburones”, explica Muntaner.

Se trata de una práctica antigua, que lleva realizándose décadas en todos los mares del mundo. “Como lo que siempre ha tenido valor es la aleta, los pescadores capturaban los tiburones, les cortaban vivos ese apéndice y los volvían a echar al mar, donde morían desangrados”, lamenta la científica marina.

En 2003 “esta práctica cruel”, conocida como finning, quedó prohibida en Europa, pero se siguió realizando de forma ilegal. Para evitarlo, en 2013, se amplió la prohibición obligando a los pescadores a llegar a puerto con el animal entero. “Fue un gran avance porque eso hizo que se mataran menos ejemplares”, apunta. “Pero no fue suficiente. La legislación europea sigue permitiendo el comercio de aletas a granel siempre que no se trate de las 12 especies protegidas en el convenio CITES (que prohíbe el comercio mundial de ciertas especies amenazadas), pero hecha la ley, hecha la trampa”, dice Muntaner.

“Cuando se comercia con todo el cuerpo del animal, la identificación de la especie es relativamente fácil, pero cuando se transportan solo las aletas, esta es muy difícil”, añade. “El problema está en que es complicado identificar por las aletas si el pez pertenecía a una especie en peligro de extinción o no, porque salvo algunas, como las del tiburón ballena o las del tiburón blanco que son inconfundibles, el resto de aletas son bastante similares”, aclara. “Además, los envíos suelen mezclar diferentes tipos de aletas, y para los ejemplares jóvenes es casi imposible la identificación”.

“Un mar con tiburones es un mar sano”

“Hay gente que me comenta que no le importa que se mate a los tiburones, que así se bañan más tranquilos”, cuenta Muntaner con tristeza. “Lo que ignoran es que con esta especie pasa algo parecido a lo que ocurre con las abejas. Sin abejas se acaba con el ser humano, sin tiburones un poco lo mismo“, recalca.

Y lo explica: “Sin tiburones el océano no sobrevive, porque el océano, como cualquier otro ecosistema tiene un equilibrio y tiene una pirámide en la que cada uno ocupa su papel y su lugar. Es la cadena trófica. Los tiburones están en la cúspide de esa cadena, y qué pasa si acabamos con ellos, pues que toda esa depredación que ejercen sobre otras especies dejaría de suceder y provocaría el sobrecrecimiento de tales especies, que necesitarían, a su vez, cantidades ingentes de alimento, comida que desaparecería… y así se desencadenaría un efecto en cascada de dimensiones desconocidas que acabaría con el océano tal y como lo conocemos“, asegura Muntaner.

“Un mar con tiburones es un mar sano, que existan es un indicador de la salud del océano”, insiste. “Se nos ha metido mucho miedo respecto a estos animales marinos, el cine ha hecho mucho daño, pero nada tiene que ver con la realidad. La gente tiene que entender el mensaje: “Sin tiburones el mar no sobrevive y sin mar no sobrevivimos nosotros“.

Quiere Muntaner mandar también un mensaje positivo. “Aún estamos a tiempo, pero hay que actuar ya, hay que dejar de matar tiburones y una forma de frenar esta locura es conseguir que no se comercialice la aleta de tiburón. Hay países, como Canadá, que ya lo han prohibido. Ahora hay que lograr que lo prohíba Europa”, subraya.

‘Stop finning’, una iniciativa ciudadana

Un grupo de ciudadanos de toda Europa se ha unido para pedir la prohibición del comercio de aletas de tiburón en la UE. “Se necesitan 1 millón de firmas en 1 año para que Bruselas estudie la propuesta”, aseguran desde Stop finning. “Para apoyar esta iniciativa solo hay que entrar aquí, en la página de la Unión Europea y firmar. “Solo es posible poner freno a este negocio a costa de los tiburones si Europa (España fundamentalmente) deja de exportar aletas de tiburón a Asia y no facilita el comercio a través de su territorio”, recalcan.

A esta campaña internacional se han sumando en los últimos días también rostros conocidos en nuestro país, como el de la periodista y presentadora del Tiempo en Telecinco, Laura Madrueño, o el del campeón del mundo de fotografía submarina, Rafael Fernández Caballero.

“Hay que conseguir que no desaparezcan de los mares”, dice la oceanóloga Gádor Muntaner. “En el mediterráneo casi ya no quedan grandes ejemplares. Se sabe que sigue habiendo, por datos de pesca y avistamientos muy puntuales, pero en un porcentaje muy pequeño”, apostilla.

Durante el confinamiento se han visto en nuestras costas tiburones peregrino, de 6 metros, una especie súper difícil de ver, muy poco común y muy bella, y cuya existencia podríamos aprovechar de otra forma, en vez de matarlos. Un solo individuo de esta especie, si lo mantenemos vivo en el mediterráneo y conseguimos que se vea regularmente puede generar una rentabilidad mucho más alta a través del turismo que si acabamos con él y lo vendemos hoy”, puntualiza.

“El problema del tiburón es que es muy sensible a la sobrepesca porque tarda mucho en reproducirse, no puede hacerlo hasta los 30 años (vive unos 73) y luego, además, tiene muy pocas crías, entre 2 y 15 cada dos años”, ilustra Muntaner. “Imagínate lo difícil que es sobrevivir 30 años sin que te pesquen o te contaminen”, comenta, “por eso se está diezmando la población en todos los mares”, lamenta “con la catástrofe medioambiental que supone”.

“Y para los que sigan creyendo que el tema no atañe a los españoles quiero recordar que aquí también nos comemos a los tiburones, no solo en Asia”, concluye Muntaner. “Lo que pasa es que como se les da el nombre local mucha gente no es consciente. Cada vez que comemos cazón, marrajo o tintorera estamos comiendo tiburón”.

 

Reconstrucción de la nariz y premaxila de un perro maltratado

Ocurrió en Valencia, en el hospital veterinario AniCura Valencia Sur atendieron de urgencia a un cachorro con graves heridas en la cara y el hocico.

  • El perro, mostraba mordeduras causadas por otros animales que le habían provocado graves heridas en la cara y hocico haciendo que perdiera la nariz. Se intervino al animal en tres ocasiones, hasta conseguir que pudiera comer y respirar con normalidad.

El Hospital Veterinario AniCura Valencia Sur ha realizado con éxito una reconstrucción maxilofacial a un perro abandonado que había aparecido días antes en Argamasilla de Calatrava (Ciudad Real). El animal, que llegó al hospital tras ser atendido de urgencia en la localidad manchega, mostraba mordeduras causadas por otros animales que le habían provocado graves heridas en la cara y hocico haciendo que perdiera la nariz. Tras varias intervenciones, se logró una reconstrucción total de la nariz permitiendo que Girasol, el paciente, pudiera recuperar su calidad de vida.

Girasol después de la operación

Girasol, un cachorro macho de raza cruzada, llegó al Hospital Veterinario AniCura Valencia Sur gracias a la asociación ArgAnimal que se puso en contacto con ellos tras rescatarlo en situación de abandono y pésimas condiciones.

“Tras una primera intervención llegó a nuestro hospital donde decidimos intervenirlo en tres fases: en la primera reconstruimos los tejidos blandos y el tabique nasal con una prótesis de silicona, y en las dos siguientes hicimos la reconstrucción de toda la parte de la maxila y los labios”, afirma Jorge Llinás, experto en cirugía maxilofacial y veterinario de AniCura Valencia Sur.

Con la primera operación,

“se consiguió que los tejidos blandos pudieran tapar el tabique nasal y en las dos siguientes se mejoró la funcionalidad con una mejor estética, dentro de que la prioridad siempre fue que el perro pudiera tener una buena calidad de vida, pudiendo comer y respirar sin problemas”, comenta Jorge Llinás, veterinario que fue el encargado de realizar la cirugía al can.

Tras un mes hospitalizado, Girasol recibió el alta y volvió a la asociación que lo había rescatado, donde tras una larga recuperación fue adoptado por una familia. En la actualidad, Girasol vive en Francia y lleva una vida feliz y completamente normal.

Otros casos de éxito de AniCura Valencia Sur Hospital Veterinario

El caso Girasol no fue la única reconstrucción maxilofacial que se ha llevado a cabo en el hospital Valencia Sur, existen otros casos como el de Apolo, un perro al que reconstruyeron la mandíbula partida con una prótesis. Otro caso reseñable es el de Sky, un perro que llegó a Valencia desde Alemania, al que se le realizó una cirugía maxilofacial para reconstruirle la mitad de la cara, que le había sido seccionada con un arma blanca.

También llegan casos que requieren otro tipo de cirugías, como es el caso de Lía, un cachorro de bichón maltés al que operaron del corazón, una cirugía muy complicada al tratarse de un perro de tan corta edad y tamaño. Se trata de un hospital referente en todo tipo de cirugías, que recibe unos 5.000 casos al año desde diferentes puntos de España y Europa.

 

El 74% de los españoles que conviven con un perro o un gato pasa mejor el confinamiento, según Fundación Affinity

Estaba claro, nuestras mascotas nos ayudan a pasar el confinamiento. 👍

Según estos datos el, 74% de estas personas pasan mejor el confinamiento, además, el 36% asegura que el confinamiento ha contribuido de forma positiva al vínculo que mantienen con su perro o gato, aunque el 62% han notado cambios negativos en el animal como demanda de mayor atención (40%), nerviosismo (25%) y excitabilidad (20%).

El 74% de los españoles que conviven con un animal de compañía aseguran que éstos les ayudan a pasar mejor el confinamiento. Así lo indica el nuevo estudio de Fundación Affinity, elaborado en colaboración con la Cátedra Fundación Affinity Animales y Salud del Departamento de Psiquiatría de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), que ha analizado los efectos del confinamiento en el vínculo de las personas con sus animales de compañía. En España, casi la mitad de los hogares (47%) conviven con uno o más animales de compañía, y estos días están suponiendo un apoyo fundamental para muchas personas y familias, confinadas en casa desde el pasado 14 de marzo a raíz de la proclamación del estado de alarma debido al COVID-19.

Pasar tanto tiempo en casa significa también compartir más tiempo con los animales de compañía, y esto contribuye a reforzar el vínculo existente entre ambos. De hecho, el 36% de españoles que conviven con un perro o un gato aseguran que esta situación está contribuyendo de forma positiva a este vínculo, reforzándolo aún más si cabe. Para el 44% de los encuestados, su animal de compañía les está ayudando a superar los momentos más difíciles derivados de esta situación. Además, el coste percibido de mantener al animal no ha aumentado durante esta crisis, un hecho muy relevante y positivo, que acentúa que los animales de compañía son percibidos como un miembro más de la familia y no como una “carga”. Sin duda, un vínculo fuerte y estable es la mejor prevención del abandono de animales.

Compañía constante, más abrazos y juegos

El 56% de los españoles asegura que su perro o gato le hace compañía constantemente durante esta difícil situación. Además, la gran mayoría ha aumentado el tiempo que dedica a interactuar con el animal y compartir momentos de calidad: el 59% asegura acariciarle todavía más y el 63% dedica más tiempo a jugar con él. Además, el 54% de personas que conviven con un perro aseguran que ahora le cepillan más y dedican más tiempo a sus cuidados.

Los perros y los gatos también sufren el confinamiento

Pese a que los animales de compañía seguro que están contentos de compartir más tiempo con su familia, ellos también sufren las consecuencias físicas y mentales del confinamiento. El caso de los perros es el más evidente, pues han visto limitados sus paseos, la práctica de ejercicio físico y el contacto con otros canes. De hecho, el 52% de los españoles pasean menos de 30 minutos al día con su perro. Antes del confinamiento, esta cifra era del 11%.

El 62% de los españoles que conviven con uno o más perros consideran que el confinamiento ha afectado negativamente a su calidad de vida. Además, muchas personas han notado cambios en el animal: éste demanda mayor atención (40%) y está más nervioso (25%) y excitable (20%).

Los gatos también sufren las consecuencias del confinamiento pero de distinto modo, ya que estos animales ya están acostumbrados a estar la mayor parte del tiempo en casa. Para ellos, el cambio principal es que ahora nosotros también lo estamos. En líneas generales, los gatos son animales más independientes y necesitan su espacio. Mientras esto se respete, el bienestar del animal no debería disminuir. En este sentido, y para evitar posibles casos de estrés, la principal recomendación de la Fundación es asegurar es que los padres supervisen el contacto de los niños con sus animales de compañía y puedan marcar límites.

El 45% de los españoles que conviven con un gato no ha percibido cambios notorios en el temperamento de sus gatos. No obstante, el 35% sí que asegura que su gato le demanda una mayor atención y el 20% que ven al animal relajado.

El desconfinamiento, la principal preocupación

La situación que se está viviendo por el COVID-19 hace que los españoles estén preocupados por muchos temas (salud, trabajo, no poder ver a sus familiares y amigos…) pero también por sus animales de compañía.

En el momento de hacer la encuesta, la principal preocupación de las personas que conviven con un perro estaba relacionada con los paseos. Más del 60% de los encuestados se mostraron preocupados por si llegaba el día en que se prohibiese bajar a pasear con él para que hiciese sus necesidades. No obstante, es improbable a día de hoy que se llegue a esta situación.

El 40% de los encuestados también se muestran preocupados porque la perdida de rutina y normas pueda afectar al comportamiento del perro, y también el mismo porcentaje está preocupado por si el animal no sabe adaptarse de nuevo al día a día una vez podamos volver a la normalidad. Esta última es también una de las principales preocupaciones que tienen las personas que conviven con uno o más gatos.

Para ayudar a todas las personas que lo necesiten, Fundación Affinity ha puesto en marcha un Servicio Temporal de Orientación atendido por etólogos veterinarios, sobre comportamiento y bienestar animal durante el confinamiento, para tratar de resolver todas las dudas que puedan surgir a las familias que conviven con un animal de compañía.