La Copa de España de Caza del Zorro termina con agresiones físicas y verbales a la prensa

El pasado sábado tuvo lugar en Pontecaldelas (Pontevedra – España) la Copa de España de Caza del Zorro.
Igual que ha ocurrido en pasadas ediciones, la asociación en defensa de los animales Equanimal, boicoteó el evento para reclamar en favor de la abolición de este tipo de caza.

_________

Fuente:  ELMUNDO.es – Natalia Puga

Un activista de Equanimal, ayer, en el campeonato de Ponte Caldeas. / efe

La asociación de defensa de los animales Equanimal había convocado para este sábado un boicot a la VII Copa de España de Caza de Zorro, que este año se convocó en Pontecaldelas (Pontevedra). Pero, finalmente, el sabotaje lo sufrieron los propios activistas que secundaron la protesta y la prensa que acudió hasta la zona para cubrirla. Un reportero audiovisual sufrió un intento de agresión por parte de un grupo de cazadores, a otro le tiraron la cámara al suelo y luego la zapatearon y varios sufrieron insultos y amenazas. Hasta el domingo no se conocerá el número total de zorros abatidos.

Un equipo de ELMUNDO.es siguió el boicot al campeonato convocado por Equanimal y presenció varias de estas agresiones a la integridad moral de los periodistas y de los cerca de 150 activistas que se desplazaron desde distintos puntos de la Península para unirse al sabotaje. Frente a una “protesta pacífica” de los voluntarios, los aficionados a la caza respondieron tentándoles con insultos para que se produjese un enfrentamiento. Un fotógrafo asegura que llegaron a encañonarlo, según indicaron desde Equanimal.

Los cazadores habían quedado a las siete y media de la mañana con intención de que a las ocho todos los participantes en el campeonato pudiesen dirigirse a la zonas de caza que le habían sido asignadas. A la misma hora, un grupo de activistas de Equanimal y trabajadores de varios medios de comunicación se reunían en un lugar próximo. Los primeros, para seguirles e intentar evitar que cazasen. Los segundos, para dar testimonio del boicot.

El sabotaje ya comenzó con mal pie por la presencia de varias patrullas de la Guardia Civil que dificultaron que activistas y periodistas siguiesen a las cuadrillas de cazadores cuando salían de la localidad de Potecaldelas y se dirigían a los montes de los municipios de los alrededores, como A Lama o Soutomaior, también considerados lugar autorizado para dar alcance al zorro dentro del campeonato. La intervención de las Fuerzas de Seguridad causó el consiguiente enfado entre los voluntarios de Equanimal.

Sin embargo, el momento álgido de tensión se generó dos horas después, pasadas las nueve y media de la mañana, cuando un grupo de periodistas acompañaba a otro grupo de activistas en el seguimiento de los cazadores para impedir que disparasen y, de esta forma, “salvar el mayor número posible de animales y concienciar a la población”.

Al detectar la presencia de cámaras, los cazadores se pusieron nerviosos y conminaron a activistas y periodistas a que dejaran de seguirles. La situación desembocó en un momento de tensión durante el cual se dirigieron a un cámara de televisión, tiraron su medio de trabajo al suelo y, una vez derribado, le dieron patadas.

Cuando fueron conscientes de que la escena estaba siendo grabada por otro medio, y de que más prensa se concentraba en el lugar, los cazadores se acercaron e intentaron agredir sin éxito a otro cámara, al tiempo que insultaban y amenazaban a otros periodistas y activistas con frases como “te meto un tiro” u “os parto la cara”. En ese momento, se personó en el lugar una patrulla de la Guardia Civil, que apaciguó la tensión generada. A pesar de que tenía testigos y pruebas, el dueño de la cámara dañada no interpuso denuncia contra sus agresores.

La forma de boicot

La convocatoria de 2011 es la quinta que realiza Equanimal contra este campeonato. Sin embargo, frente a las protestas masivas de años anteriores en las que grupos grandes de activistas se interponían entre la escopeta y el animal, este año la estrategia cambió. Según los organizadores, la nueva forma de actuar vino motivada porque en 2010 varias patrullas de la Guardia Civil pararon los vehículos con los que seguían a los cazadores varias veces en la misma carretera (“para que estos pudiesen ir a cazar sin que les encontrásemos”), les retuvieron en pleno monte el DNI y a alguno incluso le pusieron multas por ahuyentar a los animales para que no fueran víctimas de los disparos.

Para evitar que esta interposición de la Guardia Civil se repitiese este año, cambiaron su estrategia y los grupos grandes de saboteadores fueron sustituidos por equipos de entre ocho y diez personas divididos en dos vehículos, que siguieron a las cuadrillas y, una vez en medio del monte, se pusieron en su punto de mira o les siguieron para que no disparasen.

Algunos, como un grupo integrado por cuatro chicas llegadas desde Madrid y cuatro jóvenes de Vigo, tuvieron que recorrer kilómetros de monte, en ocasiones por caminos rocosos y de difícil acceso, hasta dar con el paradero de los cazadores. Cuando los participantes en el campeonato recibieron a los activistas con palabras malsonantes e incluso insultos, ellos no respondieron y se quedaron impasibles, pues “así es como actúan ellos, son violentos, pero nosotros somos pacíficos y no buscamos el enfrentamiento, solo molestar, estar aquí para no que cacen”, explicó Prado.

Mientras describía su forma de actuar, un grupo de diez cazadores con siete perros de Salceda de Caselas (Pontevedrs) respondió criticando su presencia allí y echándole en cara que “nosotros respetamos su opinión, pero ellos la nuestra, no. Deberían respetarnos y dejarnos hacer lo que nos gusta. Además, tanto hablan, pero luego nosotros cuidamos más el monte que ellos, respetamos las especies y las repoblamos”.

El ‘mito’ de los cazadores

A la convocatoria de Equanimal acudieron activistas de toda España. En concreto, se hicieron grupos que se desplazaron hasta Pontevedra desde Madrid, Barcelona y el País Vasco, a los que ya en Galicia se unieron voluntarios de distintas localidades. Daniel es un chico vigués que ya acudió a los últimos cuatro boicot convocados y que describía así a los cazadores: “son rudos, brutos. Muchos necesitarían tener en la mano un libro en lugar de esa escopeta”.

Sin embargo, la actuación de los aficionados a la caza sorprendió a voluntarias que como Prado, Vero, Alicia o Adriana llegaban por primera vez desde Madrid (para estar en Pontecaldelas a la hora del encuentro, condujeron toda la noche sin dormir). “Ya veníamos en el coche hablando de que esto no sería como la caza del zorro de Inglaterra que estamos acostumbrados a ver por la televisión, en la que todo es muy protocolario, pero no nos esperábamos esto”, indicaron.

En concreto, se mostraron “sorprendidas” porque había “mucha gente joven”. “Nosotros pensábamos que la caza era cosa de personas mayores. Estos son muy agresivos y demuestran muy poca educación”, añaden.

La portavoz de la plataforma en Galicia, Olaia Freiría, explicó al respecto que durante el sabotaje realizado este sábado mientras que algunos activistas “consiguieron paralizar la caza” dos voluntarias procedentes de Barcelona “sufrieron agresiones por parte de los cazadores”.

Otra de las activistas, Sara Lago, denunció que los cazadores “al vernos se ponen superviolentos” cuando “nosotros no hacemos nada para provocarles, nuestro objetivo es sabotear la caza para reclamar que sea abolida porque los zorros, igual que nosotros, tienen la capacidad de sentir y sufrir, quieren vivir en libertad”. “Ellos no pueden protestar, así que protestamos nosotros por ellos”, explicó Prado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s