Los dueños de los perros, sin bolsas para las cacas

Parece que el Ayuntamiento de Madrid no lleva a cabo lo que promete. Ni los dispensadores de bolsas tienen bolsas ni se vacían las papeleras con las heces.

Y aunque creemos que el Ayuntamient está haciendo una mala gestión, esperamos que esto no sirva de excusa para que los dueños dejen de recojes las cacas de sus perros.

_________

Fuente: elmundo.es

Los dueños de los perros se están encontrando con que el Ayuntamiento de Madrid no repone las bolsas para recoger los excrementos de los canes. Desde hace un tiempo, los dispensadores antiguos se encuentran vacíos y no se sabe cuándo se repondrán.

«Allá por donde vayas, te encuentras la misma imagen: el dispensador sin bolsas. El problema es que el perro no entiende de esto y sigue haciendo caca. Entonces, ¿cómo recojo sus necesidades?». Mari Carmen, vecina del barrio de El Pilar, se hace esta pregunta. Como ella, muchos son los dueños que se ven afectados por esta ‘sequía’ de las bolsas negras.

Imagen de un sanecane sin bolsas en el barrio del Pilar. (P.M.)

«La chiquita del Ayuntamiento que vacía las basuras de perros, nos dijo que buscásemos por todo Madrid algún sitio con bolsas puesto que habían decidido sólo reponerlas en los dispensadores de las avenidas. Pero es que en las avenidas tampoco hay», dice Mari Carmen.

El Ayuntamiento dispone en toda la ciudad de miles de recipientes especializados para los perros -sanecanes-, donde se podían coger bolsas de basura con un tamaño especial para la recogida de los excrementos de los animales. Ahora, sin previo aviso, la empresa subcontratada por el Consistorio y a la que se le ha acabado el contrato, no repone estas bolsas y los dueños se ves desprovistos.

«Supuestamente, si no hay bolsas, no puedo recoger las cacas de mi perro. Consecuencia: si me ve un municipal o alguien me denuncia, tengo que hacer frente a una multa de unos 600 euros», dice Lola, otra dueña de un perro del barrio de El Pilar, apunta otro de los problemas que supone la falta de las bolsas negras.

«Yo, como respeto a los demás, sigo recogiendo las cacas de mi perro aunque ya no tenga bolsas en casa. Lo único que siempre que lo saco, me tengo que acordar de coger alguna bolsa del Alcampo que tenga en casa para recogerla», apunta Lola.

Otro problema que apunta Susana, otra vecina del barrio, es que tampoco recogen las basuras de los perros y «la gente parece que no ven que están hasta arriba y sigue echando, con lo que el hedor de los excrementos se puede apreciar a cierta distancia».

La misma situación del Barrio del Pilar se repite en otras zonas de Madrid, como Avenida de Asturias, Claudio Coello o Agustín de Foxá.

Desde el Ayuntamiento niegan que se esté privando a los dueños de los perros de sus bolsas y aseguran que la única novedad al respecto tiene que ver con los depósitos de las heces, ya que el pasado 31 de diciembre se acabó el contrato con la anterior empresa y ahora esos recipientes, que también dispensan bolsas, se están colocando nuevos.

Entretanto, la antigua adjudicataria no repone los antiguos senecanes.

¿Los perros disfrutan la música como los humanos?

¿Por qué cuando escuchamos música nuestro perro se pone contento o triste? Esta interesante noticia nos revela el por qué.

_________

Fuente: eluniversal.com.mx

La vinculación entre los perros y la música es crucial para cientos de dueños de mascotas en el mundo.

Pero, ¿en realidad disfrutan la música en el nivel emocional de los humanos? Según el experto animal Steve Aiken, lo que llama la atención son las reacciones que tenemos los seres humanos cuando escuchamos música.

El perro Tucker tocando el piano

“Nuestros cuerpos reaccionan cuando escuchamos música que nos gusta. Nos movemos, bailamos o tarareamos, pero, generalmente, cuando la música nos pone de mejor humor, nuestro lenguaje corporal lo expresa y los perros captan el mensaje. Nuestros cuerpos dicen que estamos felices y eso hace felices a nuestros perros”.

Existen cientos, quizá miles de canciones que hablen de los perros. Desde el «baile del perrito» hasta el perreo del reggaeton; incluso baladas, o música de cámara. Sin embargo, el siguiente paso natural es música de humanos, pero dirigida a perros.

El famoso cantante Lou Reed dio un concierto en Australia dirigido exclusivamente a perros, con sonidos audibles sólo para ellos. «Concierto en alta frecuencia» fue el título de este recital, que apenas duró 20 minutos, tiempo que calcularon para mantener la atención de los caninos.

Por otra parte, existe una incipiente industria de música para perros en discos compactos. A Very Silent Night fue uno de los primeros discos compactos inaudibles para el ser humano, pero totalmente entendido para perros. Fue lanzado en 2007 en Nueva Zelanda, y las ganancias fueron donadas a una organización que lucha contra el maltrato animal.

También existe Dog Gone Songs, una serie de discos que sí es audible para humanos, pero está diseñado para calmar a los animales de compañía cuando se pongan nerviosos.

Retomando la idea inicial de Aiken, tenemos al perro pianista, que quizá no sienta la música, pero es feliz por tocar el piano para la diversión de su dueño.

Sin embargo, también está el caso de esta perrita, que reacciona acorde al ritmo de una canción con video en YouTube. Perros y música, excelente compañía para los seres humanos.

El negocio ilegal de perros y gatos supone ya el 80% de las ventas

La especulación y el negocio con serves vivos, como son los perros y los gatos, está a la orden del día. No es nada nuevo que determinadas razas se pongan de moda y que todo el mundo quiera estar a la última, pero ahora, con las nuevas tecnologías, vender perros está al alcance de cualquiera. Poner un anuncio en internet no cuesta nada y siempre hay gente que cae.

Criar perros es algo muy serio y que sólo debería estar en manos de profesionales.

_________

Fuente: elperiodicodearagon.com

El negocio ilegal de los perros y gatos con pedigrí como animales de compañía copa en Aragón hasta el 80% del mercado de compraventa de mascotas, tal y como denuncian los profesionales del sector y las asociaciones de defensa animal. Esta falta de control, tanto sanitaria como higiénica y, por supuesto, económica, deja entrever cierto batiburrillo tras el boom que ha experimentado la demanda de estos animales domésticos. El precio que se pide por un Yorkshire ronda los 500 euros, y quien tenga, por ejemplo, diez animales puede llegar a ganar en negro los 50.000 euros al año. Mientras que con dos gatas persas y un gato se pueden sacar hasta 7.200 euros.

Numerosos zaragozanos pasean a diario a sus mascotas por parques y calles de la ciudad. Foto: NURIA SOLER

El director general de Alimentación del Gobierno de Aragón, Ramón Iglesias, afirma no haber recibido denuncia alguna al respecto. Los responsables de los establecimientos de venta y criaderos consultados contestan que su labor «no es la de denunciar ni la de investigar, sino la de vender. Por lo que son las distintas administraciones públicas competentes y la Guardia Civil las que tienen que actuar». Aunque otros, como el centro canino Sa Roca, en Peñaflor, afirma haber enviado sendas cartas informativas al Ayuntamiento de Zaragoza y al Ejecutivo aragonés.

LOS ANUNCIOS

Anuncios publicados en prensa y, sobre todo, a través de internet y las redes sociales dejan en evidencia este tipo de negocio. No obstante, estas ofertas conviven con otras de algunos particulares que han obtenido camadas accidentalmente y quieren desprenderse de los recién nacidos, así como con las de las protectoras que los dan en adopción pero sin ánimo de lucro.

Sin factura ni documentación alguna, determinadas razas caninas que en un comercio oficial se venden a un precio que va de los 500 a los 700 euros, en estas transacciones ilegales se pueden comprar a partir de 250 y 300 euros. Y otro tanto pasa con los gatos. Pero los expertos avisan: te pueden dar gato por liebre.

Quienes especulan con estos seres vivos no ofrecen prácticamente ninguna garantía. «Nosotros estamos a favor de los controles, análisis y autorizaciones que nos impone la Administración. Pero que sean para todos, porque a la gente no solo se le estafa con perros que son cruzados y no de raza, sino que hay que mirar por el animal, por cómo se le trata y por su seguridad y estado sanitario. Mientras que en estos momentos, muchas veces solo se mira que sea barato», contestan los criadores y vendedores legales.

Una iguana, sujeta a la camiseta del vendedor. Foto: NURIA SOLER

La Ley aragonesa de Protección Animal y su desarrollo mediante varios decretos establece toda una serie de exigencias para los lugares que se tienen que dar de alta como núcleos zoológicos. Y es que bajo esa denominación se incluyen, entre otros, los centros y tiendas de cría, importación o venta de animales, ya sea directamente al público o a otros establecimientos; las residencias, guarderías y centros de recogida de animales y perreras; los centros de adiestramiento, y las clínicas y centros veterinarios e instalaciones de similares características.

A estos lugares se les controla periódicamente tanto desde el Gobierno de Aragón como por parte del Seprona de la Guardia Civil. Entre otras actuaciones, se les solicita la documentación certificada de la procedencia de cada animal; el registro que tienen la obligación de realizar de entradas y salidas; el carnet de manipulador de animales; las cartillas de control sanitario, ya que deben disponer de un veterinario responsable de la elaboración del programa de profilaxis sanitaria, de la asistencia clínica y de la vigilancia epidemiológica; e incluso se les pide el justificante del tratamiento de desinfección de las instalaciones.

Además, cada especie cuenta con una serie de exigencias específicas, como la instalación de microchips para perros y gatos. Si se trata de especies de fauna silvestre autóctona de otros países comunitarios se exigen determinados permisos. Y a las que no son autóctonas se les añade los de importación y control fronterizo. Caso aparte son las especies exóticas, sobre las que en Aragón está prohibida su abandono o suelta.

Cientos de personas bendicen a sus animales en San Antón

Cada 17 de Enero, día de San Antonio Abad, se celebra por toda España la bendición de los animales.
Aunque cada comunidad tienen sus ritos específicos, lo común es que cientos de animales domésticos, con sus respectivos dueños, se acerquen hasta un altar para recibir su bendición en honor a San Antón, patrón de los animales.

__________

Fuente:  20minutos.es – LUIS REPISO

Día de San Antón en Valencia. Dueño y mascota, fundidos en un abrazo, esperan su turno para la bendición en Valencia.

Cientos de personas se han dado cita en la madrileña iglesia de san Antón para bendecir a sus mejores amigos, sus mascotas, el día de su patrón.

Así, perros -vestidos de todas las guisas-, gatos, tortugas… e incluso un halcón, han pasado por debajo del agua bendita.

Tras la bendición, y como manda la tradición, los fieles compran los panecillos de San Antón, que se deben comer en este día pero sin olvidar guardar uno de ellos con una moneda -que al año siguiente permanecerá en perfecto estado para ser comido, ya que se elaboran con una receta especial secreta-.

San Antonio Abad: eremita egipcio

Entre los siglos III y IV, un ermitaño egipcio -de nombre Antonio Abad-, sanó a una jabalina -la hembra del jabalí- y a sus jabatos de una ceguera.

Este milagroso acto le sirvió a Antón, por un lado, para que la familia de jabalíes le defendiera de cualquier alimaña que se acercara con malas intenciones y, por otro, para pasar directamente al santoral como patrón de los animales.

Desde entonces, y según manda la tradición, numerosas celebraciones recuerdan al santo cada 17 de enero: en Valencia queman hogueras, en Jaen corren entre antorchas, en Burgos comen garbanzos…

Nace una vaca-panda

Nos parece aberrante que los hombres jueguen con la naturaleza de esta manera tan caprichosa. ¿Hacía falta crear una vaca con pelo y colores de un panda?

_________

Fuente: ecodiario.eleconomista.es

En una granja del norte de Colorado, en EE UU, han «fabricado» una vaca-panda. Su dueño, Chris Jessen habría manipulado genéticamente al animal para que naciera con la forma de una vaca pero con el pelo y dibujo del panda.

La Vaca-panda con su dueño.

La Vaca-panda con su dueño.

Aunque la manipulación genética en animales aunque despierta algunas dudas éticas, muchos son los que se han atrevido ha experimentar ya crear nuevas especies. Este es el caso de «Ben», una ternera que ha nacido con el pelaje de un oso panda, aunque parece que no es la única, ya que el diario huffingtonpost.com asegura que existen 24 ejemplares más en todo el mundo.

El dueño de Ben, Chris Jessen, es un amante de las especies raras y tiene, a parte de la Vaca-panda, un canguro enano. El afán de Jessen por crear animales diferentes no es solo por el amor a la ciencia sino también por una oportunidad de negocio única ya que los animales enanos tienen una gran salida comercial en China, donde su precio de salida normal puede superar los 2.000 euros.

Manipulación para la mejora sanitaria

Muchas son las asociaciones de animales que protestan en contra de la manipulación genética de los animales y critican el afán de los hombres de jugar a ser «Dios». Aún así, las expectativas futuras sobre los beneficios que podría producir la modificación genética de ciertos animales para los humanos superan estas críticas. La creación de nuevas especies y la corrección de algunos fallos genéticos son solo algunos de estos beneficios.

Los objetivos, en el caso de los animales, pasarían por aumentar el rendimiento del ganado y por la experimentación médica para curar enfermedades humanas, según indica de10.com.mex.