Animales con mucha historia

Hacemos un alto momentáneo en nuestras habituales noticias de animales en adopción y protectoras necesitadas de ayuda, para hablar de forma algo más distendida sobre un tema curioso. Cuando la mona Chita murió hace una semana, rondaba los 80 añazos, pero no es el único caso de animales famosos por haber tenido vidas más longevas de lo normal. Aquí tenéis un par de casos más, la mar de curiosos.
___________

Fuente: ABC.es

Animales con mucha historia

Harriet, la tortuga qye Darwin se llevó de las Galapagos murió en 2006 a los 175 años. / FOTO: Archivo

Al igual que la mona Chita, la cacatúa de Winston Churchill o la tortuga de Darwin batieron récords de longevidad

La pasada semana se anunció la muerte de una estrella de cine junto a la que crecieron millones de niños y disfrutaron otros tantos adultos desde que protagonizará su primera película: Chita. El chimpancé -que en realidad era macho- falleció en la reserva de simios de Florida en la que vivía a los 80 años de edad, nada menos que 30 años más que la media de vida de sus compañeros de especie. La longevidad de Chita es un caso excepcional entre los suyos, sin embargo existen animales que pueden vivir una gran cantidad de años en comparación con la escala humana. Y algunos de ellos, como hiciera la inseparable compañera de Tarzán, también pudieron saborear las mieles de la fama.

El ser vivo más viejo del mundo documentado oficialmente se corresponde a una almeja hallada en Islandia con una edad de 410 años y a la que se le puso el nombre de Ming, en honor a la dinastía que dominaba la China imperial cuando nació. En Japón también saltó a la fama una carpa llamada Hanako a la que en el momento de su fallecimiento en 1977 se le atribuían 226 años.

Por especies, la clasificación de longevidad en el reino animal está encabezada por la Ballena de Groenlandia que, en condiciones normales –cazadores que han casi extinguido la especie al margen-, puede vivir hasta los 200 años. A algunas de ellas se les han encontrado clavados aún trozos de los arpones usados por los balleneros del siglo XIX.

A la zaga de estas ballenas se encuentra la Tortuga Gigante de las Islas Galápagos, que puede sobrevivir entre 150 y 180 años. Teniendo en cuenta que Charles Darwin visitó el archipiélago en 1835, podrían existir aún algunas tortugas que ‘conocieron en persona’ al autor de ‘El origen de las especies’. Precisamente una de ellas se convirtió en un personaje célebre. En 2006, a una edad estimada de 175 años, fallecía en Australia Harriet, una tortuga que Darwin se llevó de Galápagos consigo a bordo del ‘Beagle’ –su nombre original era Harry ya que durante décadas se ignoró que en realidad era una hembra-. El honor de haber sido la tortuga más vieja del mundo no le corresponde a Harriet, que tuvo que conformarse con la medalla de bronce. Se vio superada por Tu’i Malila, un espécimen que el explorador James Cook regaló en 1773 a la familia gobernante de Tonga y que murió en 1965. Durante su vida se convirtió en todo un símbolo para los tonganos e incluso gozaba de la protección de una guardia de honor. Pero más longeva aún que ambas fue Adwaita –‘La Única’ en bengalí-, un ejemplar de tortuga del tipo Aldabra regalado en 1775 a un general inglés y que murió a los 250 años.

La cacatúa enemiga de Hitler

En el reino de las aves las canas contribuyeron a la fama la cacatúa Charlie. Aunque alcanzar la edad de 104 años no fue lo único llamativo de este pájaro parlanchín y especialmente malhablado. Según aseguró un periódico británico, este animal habría pertenecido a Winston Churchill hasta su muerte, quien -cómo no- le puso nombre de macho para descubrirse más tarde que era una hembra. Del primer ministro aprendió durante la Segunda Guerra Mundial sonoras frases que repitió hasta el final de sus días del tipo de “¡Fucking Nazis!” o “¡Fucking Hitler!” (“jodidos nazis” y “jodido Hitler”).

Otras especies que destacan por su esperanza de vida son el Esturión (100), Águila Real (90 en algunos casos) o la Salamandra gigante de Japón (80). El ser humano, con una vida inicial de entre 70 y 80 años disfruta también de figurar en los primeros puestos de la clasificación, con casos particulares como el de la francesa Jeanne Calment que alcanzó los 122 años de vida.

El colmo de la longevidad lo representa la medusa Turritopsis Nutricula, a la que ni si quiera se le puede calcular la edad. Este animal es el único conocido capaz de hacer retroceder a su organismo de la madurez a etapas precedentes. Es decir, rejuvenece cuando quiere.

Pero la vejez animal no solo ofrece miles de curiosidades cuanto más alargada sea. Por ejemplo, una mosca puede resistir zumbando en una casa durante 60 días. Y un mosquito puede convertir un dormitorio en una pesadilla 15 interminables noches.

Un comentario en “Animales con mucha historia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s