La convivencia con un perro puede evitar al bebé infecciones de oído y respiratorias

No creemos que sea necesario confirmarlo vía estudio científico, pero todo suma: la presente noticia sirve para recordar una vez más los beneficios de la convivencia con una mascota. Los niños, sin ir más lejos, crecen más sanos… Y que todavía haya quien se desprenda de su animal de compañía por haberse quedado embarazados…

__________

Fuente: 20minutos.es

  • La interacción ayudaría a potenciar el sistema inmunológico del bebé.
  • Los niños que conviven con perros tienen un 30% menos riesgo de infección respiratoria y un 50% menos de oído.
  • El beneficio se da también en el caso de los gatos, pero en menor medida.
perro y niño abrazados

Un niño duerme abrazado a su perro. (GTRES)

Los beneficios de tener un perro en la familia ya han sido vistos y demostrados por la ciencia. Su cuidado y el afecto que les mostramos promueven la salud y alargan la vida. Se ha visto, por ejemplo, que cuando acariciamos a un perro nuestra tensión arterial se reduce.

Un nuevo estudio añade más elementos al listado de beneficios de tener perros en casa: convivir con ellos puede evitar que los bebés sufran cierto tipo de infecciones. El trabajo lo han realizado en el Hospital Universitario Kuopio (Finlandia).

La investigación, que publica la revista estadounidense Pediatrics, señala que los niños que conviven con perros tienen menos riesgo de sufrir cierto tipo de infecciones a los oídos o problemas respiratorios (tos, rinitis y fiebre).

Mejor dentro que fuera

El trabajo se realizó con 397 bebés de entre 9 y 52 semanas de edad. Sus padres les llevaron cada semana, durante un año, para que los médicos analizarán su estado de salud.

Al cabo de ese tiempo, los datos señalaban que los niños que convivían con perros o gatos tenían un 30% menos posibilidades de presentar síntomas de infecciones respiratorias y un 50% menos de sufrir infecciones de oído.

El mayor beneficio se halló en los bebés que tenían perro en el interior de la casa durante unas 6 horas al día; y fue menor cuando el animal quedaba casi siempre en el exterior de la vivienda.

Además, los investigadores finlandeses encontraron que los niños que convivían con un perro necesitaban menos tratamientos con antibióticos si se les comparaba con los que no tenían mascota.

El estudio viene a indicar que la interacción con un perro ayuda a potenciar el sistema inmunológico del bebé, al menos en su primer año de vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s