El 63% de los propietarios de mascotas le dice cosas a su perro que no dice a nadie más

1er Análisis del Observatorio Fundación Affinity sobre el Vínculo entre Personas y Animales de Compañía

Se presenta el 1er análisis del observatorio fundación affinity sobre el vínculo entre personas y animales de compañía

  • El 46% de los hogares españoles conviven con una mascota
  • 9 de cada 10 propietarios asegura que si todos le abandonaran, su perro seguiría a su lado.
  • El 76% dice besar a su perro como mínimo una vez al día.
  • La mayoría asegura que su perro es un motivo para levantarse cada día
  • 8 de cada 10 niños españoles prefieren jugar con su gato o su perro antes que con los videojuegos.

Cerca de la mitad de los hogares españoles (46%) conviven con una mascota, la mayoría, con perros y gatos y esta cifra va en aumento. Esto pone en relieve que muchas personas tienen fuertes lazos afectivos con las mascotas con las que comparten su vida. De ese vínculo y su especial intensidad nos habla el 1er Análisis del Observatorio Fundación Affinity sobre el Vínculo entre Personas y Animales de Compañía, formado por diferentes estudios, que ha contado con la participación de la Cátedra Fundación Affinity Animales y Salud del Departamento de Psiquiatría de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB).

Este trabajo de investigación apunta también datos reveladores sobre la existencia de un fuerte vínculo emocional entre propietarios y sus animales de compañía, hasta el punto de que el 63% de los propietarios afirma contarle a su perro cosas que no comparte con nadie más.

Las conclusiones de esta investigación, la primera de estas características en España y en Europa, demuestran que el papel de las mascotas va mucho más allá del de animal de compañía. Así, nueve de cada diez personas subrayan que su perro siempre está ahí cuando necesitan consuelo, afecto, seguridad o motivación, y tiene la certeza de que seguiría siempre a su lado de forma incondicional.

No sólo un 70% de las personas encuestadas afirma que su perro le da compañía constante, sino que la gran mayoría reconoce darle a diario muestras de afecto como abrazos (85%) o besos (76%). Globalmente, el vínculo entre la persona y el animal es tan fuerte que 8 de cada 10 encuestados afirma que su perro es un motivo para levantarse cada día. Los datos constatan que los beneficios de convivir con un perro o gato superan con creces la responsabilidad que implica su cuidado. En este sentido, la inmensa mayoría de los encuestados -más de un 75%- declara que ocuparse de su perro es una tarea fácil.

Según la investigación, un 54% de las personas se lleva su perro a visitar a sus amigos por lo menos una vez por semana, mientras que el 84% juega con él cada día y el 90% ve la tele acompañado de su mascota. Otro dato relevante es que los propietarios de un perro van un 15% menos al médico. En el caso de los hombres además tienen menos colesterol, triglicéridos y tensión arterial que los que no tienen animal de compañía. Mientras que las mujeres de más de 40 años con mascota tienen menor tensión arterial que las no propietarias.

La conexión a nivel emocional también es especialmente fuerte en el caso de los más pequeños, ya que el estudio revela que 8 de cada 10 niños de entre 9 y 12 años prefieren jugar con su gato o su perro antes que los videojuegos. Además, los lazos afectivos con el animal de compañía son los que mejor les hacen superar la sensación de miedo o tristeza, pues el niño recurre de forma habitual a su mascota para abrazarla y encontrar alivio en estas situaciones. Este comportamiento se repite cuando al niño se le presenta un problema, ya que busca a su perro o gato como fuente de consuelo en la misma medida que a sus padres.

Teniendo en cuenta que en casi de la mitad de los hogares españoles conviven personas y animales de compañía, la presencia de éstos representa una fuente importante de salud y bienestar.

Aumentan las adopciones y se mantiene estable la cifra de abandono

Sin embargo, estos fuertes lazos afectivos a veces se rompen por diferentes causas. El estudio ha constatado que los motivos más habituales que se dan en el momento del abandono de los animales de compañía son las camadas indeseadas (18,6%), factores económicos (14,5%), pérdida de interés por el animal (9,9%), fin de la temporada de caza (8,9%) y los problemas de comportamiento del animal (8,6%).

En cuanto al número de perros recogidos en España en 2012 la cifra se sitúa en torno a los 110.000, una cantidad muy similar a la registrada en años anteriores. En el caso de los gatos, el resultado ha registrado un leve descenso hasta los 33.000 gatos recogidos en 2012.

El dato más positivo es que se ha detectado un incremento de las adopciones lo que apunta mayor sensibilización y solidaridad hacia los animales que se encuentran en los centros de acogida. Así, mientras que en 2008 se adoptaba en torno a un 30% de los animales de compañía, los datos de 2012 revelan que este porcentaje ha aumentado hasta el 50% en el caso de los perros y hasta un 40% en el de los gatos.

Nace el Observatorio Fundación Affinity

El Observatorio Fundación Affinity es una iniciativa de la Fundación Affinity y nace con el objetivo de aglutinar y divulgar la investigación sobre el vínculo entre personas y animales de compañía como fuente de salud y bienestar.

El Análisis sobre el Vínculo entre Personas y Animales de Compañía es la primera publicación que lleva a cabo el Observatorio, que tendrá un carácter anual para analizar diferentes aspectos sobre la relación entre las personas y sus perros y gatos.

En su labor, el Observatorio colaborará con otras entidades e instituciones relacionadas con las mascotas, como la Cátedra Fundación Affinity, asociaciones de profesionales veterinarios u otras entidades con fines similares.

Vídeos e infografía del análisis

Para descargar o visionar los vídeos resumen del análisis y de los testimoniales, así como la infografía correspondiente a los resultados extraídos entrar en www.fundacion-affinity.org/observatorio

En Madrid hay casi el doble de perros potencialmente peligrosos que en el año 2006

La noticia de la que nos hacemos eco hoy, sirve para des-demonizar a determinadas razas que últimamente han tenido la mala suerte de protagonizar noticias terribles. Nos invita a pensar que pese a todo, los mascoteros son cada vez más responsables, educando correctamente a sus compañeros peludos y respetando las normativas correspondientes. De seguir así, seguro que las noticias de ataques de perros potencialmente peligrosos van desapareciendo…
______________
Fuente: 20minutos.es

Un Tosa Inu, considerado raza peligrosa

Un Tosa Inu, considerado raza peligrosa

  • En 2006 había 2.938 perros calificados como “potencialmente peligrosos”, mientras que en 2012 la cifra alcanzó los 5.078 ejemplares.
  • Criadores, dueños y veterinarios señalan que, aunque son fuertes y con carácter, solo un mal adiestramiento los convierte en agresivos.

El número de perros catalogados por ley como “potencialmente peligrosos” prácticamente se ha duplicado en la Comunidad de Madrid en los últimos seis años. Entre 2006 y 2012, hasta 2.140 mascotas de este tipo fueron inscritas en el registro autonómico de identificación de animales de compañía, lo que eleva su número en la actualidad hasta los 5.078 perros. Es decir, se han incrementado en casi un 73%.

La ley nacional 50/1999, nacida para dar respuesta a la proliferación de criadores y al aumento de los incidentes, identifica como canes de riesgo aquellos con fuerte musculatura, aspecto poderoso, resistentes, de pelo corto, con cabeza voluminosa y mandíbulas grandes y fuertes. Además, deben tener un perímetro torácico de entre 60 y 80 centímetros, una altura de la cruz (estatura medida desde el comienzo del cuello, en el punto más alto de los omóplatos, hasta el suelo) de entre 50 y 70 centímetros y un peso superior o muy próximo a los 20 kilos.

Ocho razas que cumplen estos requisitos figuran en la normativa. De los 5.078 registrados en Madrid 1.320 pertenecen a la raza Rottweiler (26%), la más numerosa en la región. Le siguen los Pit Bull Terrier, que son 863 (17%); los American Stafforshire Terrier, que son 711 (14%) y los Staffordshire Bull Terrier, estos últimos unos 305 (6%).

Son minoritarios el Dogo Argentino (2%) y el Akita Inu (2%), mientras que no hay ningún Fila Brasileño ni Tosa Inu. Existe otro 33% de mascotas con características similares que pertenecen a cruces o razas parecidas, como pueden ser los Dobermann, los Boxer (muy extendidos), los perros de presa canario y mallorquín, los mastines o varios tipos de dogo.

El desglose de inscripciones demuestra que la solicitud de licencias para la tenencia de estos perros se incrementó especialmente en los tres últimos años. En 2010 fueron registrados 376 animales; en 2011, la cifra ascendió a 343; en 2012 repuntó hasta los 553.

“El problema es el dueño”

Los perros peligrosos deben ir siempre con bozal y correa

Los perros peligrosos deben ir siempre con bozal y correa

El criador y exdelegado en Madrid del Club Rottweiler España Alberto de la Cruz atribuye este ascenso a que, tras una época de criminalización, los particulares han comenzado a apreciar la nobleza, la docilidad y la versatilidad de estos animales. “Es el perro más cualificado para cualquier tarea. A ninguno se le va la cabeza. El problema es el dueño. De mi casa se han ido compradores con las manos vacías porque con solo ver su actitud estaba claro que iban a hacer un mal uso del animal”, asegura.

Javier C., propietario de un rottweiler, confirma esta tesis: La clave es educarlos. Mi Tyson es muy bueno. En un grupo de perros, es el que mejor se porta. Nunca ha mordido a nadie”. “Es cariñoso y obediente”, añade Ester, pareja de Javier y embarazada de cinco meses. Rubén Arranz, que cuida de una hembra de Dobermann y otra de un cruce de Pit Bull, niega problemas con niños o adultos: “Cuando ven niños, se tiran panza arriba para dejarse acariciar. Los padres se asustan, pero luego ven que no pasa nada”.

Incidentes como el ataque de un pit bull a dos niños en Toledo el pasado 2 de junio o el protagonizado por dos animales de la misma raza el 31 de mayo en Villaverde, donde mataron a un caniche e hirieron a su dueño, son casos aislados. En el primer caso, el perro no llevaba bozal. En el segundo, el dueño carecía de seguro y licencia.

Por el tamaño y la fuerza de estas razas, los expertos recomiendan recurrir a un adiestrador. Jesús Gutiérrez, instructor y formador de profesionales, aconseja hacerlo a partir de los 3 meses de vida del cachorro para modelar la “potencia” de la raza. “Hay que poner el foco en la elección del perro, pero también en la familia, ni permisiva ni autoritaria. Y, por supuesto, no recomiendo en absoluto enseñar a estas razas guarda y defensa. No conviene potenciar sus aptitudes naturales de dominación porque ya son perros muy fuertes”, alerta.

Tener un perro ‘peligroso’

Licencia municipal

Incluye la superación de un test psicotécnico por parte del propietario, que no podrá tener antecedentes penales. A continuación, el animal debe ser inscrito en el registro autonómico de perros potencialmente peligrosos. En la solicitud debe constar tanto la residencia habitual del can como los incidentes que en el pasado hubiese protagonizado, si es el caso. Propietarios y criadores reclaman más control para evitar que individuos violentos y con antecedentes registren perros a nombre de familiares con el objetivo de eludir la normativa.

Seguro

Es obligatorio para obtener la licencia y poder realizar la inscripción registral. Ronda los 150 euros al año de media. Se abona para garantizar el pago de los posibles daños materiales y personales. En zonas públicas deben pasear siempre atados y con bozal.

Documentación

La mascota debe tener su tarjeta de identificación, su cartilla sanitaria y un certificado veterinario que acredite su estado de salud.

Educación

El adiestramiento está regulado por normativa estatal. Academias especializadas ofrecen títulos de adiestrador de entre 30 y 150 horas respaldados por la Federación Cinológica de España, la Real Sociedad Canina de España o la Asociación Nacional de Adiestradores Caninos Profesionales. Dependiendo de las competencias (básicas, avanzadas, defensa propia, rastreo, rescate y emergencias) el coste varía entre 300 y más de 1.300 euros.

Enseñar a un perro cuesta entre 25 y 50 euros por sesión. Un mes de residencia en un centro de aprendizaje sale por entre 600 y 1.000 euros, aunque muchos profesionales no lo recomiendan porque creen que la presencia del dueño es fundamental.

Cuidados

“Cuentan con mucha masa muscular y tienden a engordar, por lo que deben comer al menos dos veces al día y pasear tres veces. Pueden hacer bastante ejercicio, pero entrenando y nunca justo después de comer o de beber mucho. Y todo eso, teniendo en cuenta las particularidades de cada raza”, sugiere la veterinaria Beatriz Palomares, propietaria de un Bull Terrier.

Sanciones

Entre 150 y 300 euros por infracciones leves (falta de atención, problemas de convivencia); entre 300 y 2.404 euros por infracciones graves (dejar suelto al perro, pasear sin bozal o cadena, ausencia de identificación o inscripción en el registro); y entre 2.404 y 15.025 euros por infracciones muy graves (abandono, posesión o venta sin licencia, uso en peleas, adiestramiento sin tener la formación obligatoria).

Las infracciones graves o muy graves pueden conllevar la confiscación, decomiso, esterilización o sacrificio del animal, la clausura del establecimiento y la suspensión temporal o definitiva de la licencia o del certificado de capacitación de adiestrador.
____________

Enlaces relacionados

Perros peligrosos
Seguros para perros