Estudio de Abandono y Adopción 2015

Cada año la Fundación Affinity publica el Estudio de Abandono y Adopción en España. A continuación os mostramos la ultima infografía que ha confeccionado la Fundación con todos los datos de 2014. Los datos siguen siendo escalofriantes… más de 140.000 perros y gatos abandonados

Desde mundoAnimalia.com hacemos una vez más un llamamiento a la tenencia responsable de mascotas. ¿Estáis pensando adoptar o adquirir una mascota? Por favor leed atentamente nuestro artículo para ayudaros a tomar esta importante decisión: Cosas a considerar antes de adquirir o adoptar una mascota.

Infografía Estudio de Abandono y Adopción 2015 - Fundación Affinity

Infografía Estudio de Abandono y Adopción 2015 – Fundación Affinity

 

 

Festejos taurinos: sin cinturón de seguridad

El otro día leíamos que en lo que va de verano (sí, en menos de dos meses), en España, 9 personas han perdido la vida a causa de encierros y otros ‘festejos’ taurinos relacionados. Otro dato: este año, sólo en los encierros de  Pamplona, 27 personas resultaron heridas.

Pero aún hay más: si miramos las cifras en un espacio de tiempo más amplio, vemos que en los últimos 15 años, han fallecido por estas causas alrededor de 70 personas.

Cada año, las distintas instituciones gubernamentales invierten miles de millones de euros en salvar vidas, mejorar la seguridad y evitar daños personales en innumerables ámbitos de nuestras vidas; evitando accidentes de tráfico con campañas de concienciación y dedicación de recursos, regulando y mejorando las condiciones laborales de los trabajadores de nuestro país, invirtiendo en recursos para la sanidad, mejorando la seguridad en todos lo ámbitos, incrementando los recursos para prevenir incendios que, además de salvar bosques salvan vidas, y un largo e inacabable etcétera. Pero por el contrario, ante este tipo de accidentes muy poco se hace, por no decir nada.

Foto: Josu Santesteban

Foto: Josu Santesteban

Algunos dirán que tendemos a una sociedad sobreprotegida e hiperregulada. Quizás es cierto. ¡Que cada uno haga lo que quiera con su vida! Dirán algunos. Pero es que este tipo de irresponsabilidades (y otras muchas que cometemos o podemos cometer) nos cuestan recursos a todos. Entonces, ¿porqué no podemos ir en moto sin casco o sin cinturón de seguridad en el coche? Otro ejemplo: en algunas Comunidades Autónomas, si vas de excursión por la montaña, te pierdes (o algo peor) debido a una conducta imprudente y llamas a los Bomberos, tu tienes que asumir la factura del rescate.

Y así con muchas otras cosas.

Otros dirán que es tradición, que es arte, herencia cultural, ‘nuestro’ patrominio,… ¿Esto justifica la pérdida de vidas humanas? Por no hablar del sinsentido de la tortura y muerte de los animales que participan en estos actos y que es otro debate…

En definitiva, son cifras sobrecogedoras, y de momento parece que no aprendemos. Y cada año se repite la misma historia. Una y  otra vez. ¿Hasta cuando seguiremos igual? ¿Cuantas personas más tienen que perder la vida para que empecemos a hacer algo al respecto? ¿Evolucionaremos? ¿Queremos evolucionar?

Monkey, el gato más inteligente del mundo (cuando debe buscar comida)

Gatos inteligentes

Atención a Monkey, candidato a gato más avispado de la historia. Para alimentarse, lejos de recibir comida en un bol, se lo tiene que trabajar y de qué manera. Su responsable humano ha decidido estimular sus sentidos mediante un juego de escondite, que el felino debe resolver para poder ganarse el pan.

Consiste en esconder pelotitas de juego por toda la casa, para que el animal las encuentre y las vaya a depositar en un ingenioso comedero automático. Cuando acaba el juego, este último dispensa bolitas de pienso.

Todo empezó cuando Ben Millam se planteó lo siguiente: ¿por qué son tan insistentes los gatos a la hora de explorar las mismas áreas una y otra vez? La respuesta es doble: por un lado porque quieren conocer y establecer con total seguridad su territorio; pero también porque practican una caza móvil, que consiste en rondar las mismas zonas para poner nerviosa a una presa potencial, e inducir así a su error. Millam pensó en qué podía ocurrir si su gato conseguía encontrar efectivamente a sus presas: seguro que su experiencia como animal doméstico mejoraría al sentirse más realizado.

La primera idea pasó por esconderle boles de pienso por la casa, pero… ¿y si no los encontraba? Peste, comida pasada, hormigas… demasiado lío, así que optó por una manera para hacer que encontrara algo no comestible que, sin embargo, le llevara a algo comestible.

Mediante el método del clicker, entrenó a Monkey para que mostrara un gran interés por las pelotitas de juego; luego, le hizo descubrir los “lugares de destino”, en los que en un futuro debería depositarlas; y para conseguir que cogiera una pelota y la dejara en el sitio correcto, usó una combinación entre clicker y estímulos positivos.

El resultado lo tenéis en este increíble vídeo. Y es que los gatos son seres sumamente inteligentes…

El Empire State Building se convierte en abanderado de los animales

Projecting Change

La muerte del león Cecil ha dado la vuelta al mundo: ha abierto un debate sobre lo estúpido que puede llegar a ser el ser humano a veces. Pero si algo positivo puede sacarse de semejante atrocidad, pasa sin duda por haber puesto en boca de todos la problemática que envuelve a los animales en peligro de extinción.

Vuelve a llamarse a la acción, vuelve a concienciarse a propios y extraños. Y se recurre a campañas que, en ocasiones, quitan el hipo, como la que tuvo lugar el pasado sábado por la noche.

El Empire State Building se iluminó durante unas tres horas con 40 proyectores gigantes que permitieron ver a escala gigante imágenes de 160 especies en peligro. La iniciativa, que se llamó “Projecting Change”, fue organizada por el Discovery Channel, con el fin de anunciar un documental que se estrenará en diciembre, y que se antoja de obligatorio visionado: “Racing Extinction”.

Ni que decir tiene que entre los diversos animales apareció el malogrado Cecil, cuya vida fue injustamente atajada cuando el infame dentista Walter Palmer le dio caza con una flecha primero y, horas después, con un rifle. Tenía 13 años.

Os dejamos con el espectacular vídeo completo

(Lo hemos visto en boredpanda.com)