Un nuevo paso adelante en la protección de los animales

Nuevas medidas para evitar las intervenciones quirúrjicas por motivos estéticos en animales. España se adherirá al convenio europeo para la protección de mascotas, un texto elaborado en 1987,  que sólo permite cortar la cola y las orejas por razones de salud

___

Fuente: elpais.com

Las operaciones estéticas en las mascotas tienen los días contados. El Consejo de Ministros aprobó el viernes 25 de septiembre de 2015 que España se adhiera al convenio europeo sobre protección de animales de compañía. Un documento que prohíbe, según explica el Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente, todas las intervenciones quirúrgicas que persigan “modificar la apariencia de los animales o conseguir un objetivo que no sea curativo”. Y, según recoge el texto del Consejo de Europa, eso incluye: cortar la cola y las orejas —una práctica extendida en razas como el dóberman, dogo alemán o bóxer—; seccionar las cuerdas vocales, y extirpar las garras y los dientes.

“Actualmente, cada autonomía tiene competencia de prohibir las mutilaciones o permitirlas. En siete comunidades está vetada la práctica: Aragón, Andalucía, Cataluña, Madrid, Comunidad Valenciana, Murcia y Navarra. Mientras que, en el resto, no se hace mención expresa o bien lo permiten para mantener las características de la raza”, recalca Iñaki Lavandera (PSOE), diputado del Parlamento canario, que ya propuso el pasado marzo abolir esta práctica en dicha región.

ScreenShot1187

La decisión del Consejo de Ministros responde a una demanda política que se exige desde hace años. El Parlamento Europeo ya aprobó en 2012 una resolución que instaba a los Gobiernos comunitarios —entre ellos, al español— a sumarse a este convenio de protección de mascotas, sellado en 1987. Posteriormente, en 2014, el senador Jordi Guillot (ICV) llevaba a la Cámara Alta una moción para pedir al Ejecutivo de Rajoy que se incorporase a este tratado. Una propuesta que se aprobó finalmente en abril de 2015 en la Comisión de Asuntos Exteriores del Hemiciclo, con el respaldo del PSOE y el PP.

El Ministerio de Medio Ambiente ha añadió que, una vez conseguido el visto bueno del Gobierno, el convenio del Consejo de Europa se enviará a las Cortes Generales para recibir el respaldo definitivo. De conseguirlo, “España será el Estado miembro de la Unión Europea número 18 adherido a este documento”, ha apostillado el departamento encabezado por Isabel García Tejerina, que fue el encargado de proponer al Consejo de Ministros esta iniciativa.

La firma del convenio también limitará en España el uso de los animales domésticos en publicidad y espectáculos —”de forma que no se ponga en peligro su salud y bienestar”, subraya Medio Ambiente— y obliga al Ejecutivo a tomar medida para gestionar la presencia de animales vagabundos en las ciudades. Una batería de medidas que celebra la Asociación Nacional para la Defensa de los Animales (ANDA): “Llevábamos más de 10 años pidiendo que España ratificase este acuerdo, que establece ahora unas líneas generales aplicables a todo el territorio nacional”.

“El texto reconoce que los animales de compañía tienen una relación especial con el hombre. Además, destaca su contribución a la calidad de vida y ensalzar su valor para la sociedad”, continúa el colectivo animalista, que explica cómo el convenio conlleva que los Gobiernos desarrollen programas para disuadir a que se regalen mascotas a los menores de 16 años sin el consentimiento expreso de los padres. Paralelamente, el documento contempla que, “cuando el número de animales callejeros presente un problema, se tomarán las medidas necesarias para reducir su número en una forma que no cause dolor, sufrimiento o angustia a los mismos”.

Perros que ayudan a niños en el cole

Nos encantan las iniciativas de terapias asistidas con animales. Por ello os presentamos una interesante iniciativa llevada a cabo en Barcelona:

PURINA® y los perros del CTAC dan la bienvenida a los niños del colegio Lleó XIII de Barcelona

En el marco del programa “Aprender Juntos es Mejor”, PURINA® en colaboración con CTAC ha organizado un original primer día de clase con perros de educación asistida para animar a los niños en su vuelta al cole tras las vacaciones.

El centro Lleó XIII de Barcelona ha sido el primero en participar en este programa pionero en España.

ScreenShot1182

Barcelona, 14 de septiembre de 2015. PURINA®, en colaboración con el Centro de Terapias Asistidas con Canes (CTAC), ha organizado esta mañana un original primer día de clase en el colegio LLeó XIII de Barcelona: un grupo de perros de educación asistida del CTAC han recibido a los más pequeños en la puerta del centro para darles la bienvenida. El objetivo de esta acción ha sido ayudar a los niños a sobrellevar mejor la vuelta al colegio tras las vacaciones de verano y presentar el programa “Aprender Juntos Es Mejor”, una iniciativa que llevará perros de educación asistida a colegios de la Comunidad de Madrid y la provincia de Barcelona para mostrar los beneficios de las mascotas en la educación de los niños.

El programa es una iniciativa de PURINA® y estará dirigido por el CTAC, que con la ayuda de perros preparados desarrollará jornadas de educación asistida con estudiantes de primaria y profesores durante los cursos escolares 2015-2018. “Aprender Juntos es Mejor” comenzará el próximo mes de octubre y prevé llegar a 5.000 niños en los próximos años.

Los estudiantes de primaria del colegio Lleó XIII de Barcelona han recibido con sorpresa e ilusión la presencia de los perros en la puerta del colegio, y en algunos casos han sido de gran ayuda en aquellos niños que se resistían a desprenderse de los brazos de sus padres, siendo los canes una gran motivación para entrar en clase con una sonrisa.

El colegio Lleó XIII de Barcelona ha sido el primero en España en inaugurar el curso escolar con una bienvenida con perros dentro del marco de actividades del programa “Aprender Juntos es Mejor”, que empezará a desarrollarse el próximo mes de octubre y que tiene previsto visitar alrededor de 25 centros durante este curso escolar.

Según Francesc Ristol, director de CTAC, “a menudo encontramos en las aulas niños que tienen problemas específicos que afecta a la capacidad de leer de una manera fluida o comprensiva. Nosotros ofrecemos a los alumnos que puedan interactuar con los perros, con el apoyo de los profesionales pertinentes, creando un ambiente adecuado y específico donde poder trabajar mejor la lectura así como otras materias escolares”.

Por su parte Xavier Pérez, Director de Comunicación de PURINA® España, ha añadido que “creemos que los animales pueden llegar a ser una ayuda en nuestro sistema educativo. El vínculo emocional que se establece entre los niños y los perros, tratado como una herramienta curricular, enriquece el proceso de aprendizaje de los alumnos. Un perro inspira ternura, pero también responsabilidad”.

A nivel general, los perros de educación asistida, con la ayuda de técnicos especializados y coordinados con los profesores/educadores, constituyen un potente motor exterior que contribuye a la formación de los niños en varias facetas: incrementa la motivación, identifica problemas de socialización, fomenta los hábitos de lectura, disminuye la ansiedad, estimula su atención y concentración, y aumenta su autoestima y confianza. A nivel específico, estos perros pueden trabajar en los aspectos formativos más interesantes para cada escuela: reforzar los programas de lectura y escritura, así como tratar determinados trastornos que dificultan el aprendizaje de algunos alumnos.

Por este motivo, PURINA® ha creado un programa que tiene por objetivo introducir a los perros de educación asistida de forma continuada en las escuelas.

PURINA®

Desde hace 85 años, PURINA® (www.purina.es) se compromete con pasión para que los animales de compañía puedan tener una vida mejor. Es por eso que destinan grandes recursos a la investigación y el desarrollo de nuevos productos que garanticen una alimentación más completa y un mayor nivel de bienestar.

Además, en PURINA®  están convencidos de los beneficios que aporta la convivencia con las mascotas al conjunto de la sociedad. Por eso impulsan programas de voluntariado interno, crean campañas de concienciación social, desarrollan programas para la integración de las mascotas en nuestra vida laboral y social, y apoyan a protectoras y asociaciones que, como ellos, están convencidos de que Juntos la vida es mejor.

 

CTAC

El Centro de Terapias Asistidas con Canes (CTAC) (www.ctac.cat) nace fruto de varios años de trabajo en el mundo del adiestramiento canino y de las terapias asistidas, con el fin de aportar a nuestro entorno los beneficios de la interacción humano-animal, y mejorar así la calidad de vida de las personas, mediante las intervenciones asistidas con animales.

Después de más de 15 años trabajando, investigando, formando e innovando, CTAC se ha convertido en Full Member de la International Association of Human-Animal Interaction Organizations, (IAHAIO), una de las organizaciones más relevantes en el entorno de las relaciones humano-animal.

CTAC ha participado activamente en la creación de la primera unidad funcional de Intervenciones Asistidas con Animales (IAA) del ámbito hospitalario en el primer hospital nacional que aplica las IAA con fines terapéuticos: el Hospital Materno-Infantil de Sant Joan de Déu de Barcelona.

 

Crueldad hacia los animales en la infancia: posible transtorno psiquiátrico

Aunque esta noticia ya tiene algunos años, hemos creído muy interesante recuperarla para volver a hacer incapié ante cierto tipo de comportamientos para con los animales.

Debemos estar atentos ante cualquier acto de crueldad hacia los animales por parte de los niños y las persona. Según los expertos, los individuos que abusan de los animales son hasta cinco veces más propensos a cometer crímenes contra las persona.


Fuente: El Mundo

A pesar de la terrible brutalidad que encierran, los actos de crueldad contra los animales no ocupan las primeras páginas de ningún periódico ni parecen escandalizar demasiado a la población.

Un adolescente británico que mete al hámster de su hermano en el microondas, un grupo de chicos que crucifica a un gato en la Comunidad Valenciana y otro que asesina brutalmente a un burro en Extremadura, tres mexicanos que torturan a un perro y cuelgan los vídeos en la Red… Animales desollados, quemados, empalados, mutilados, apaleados…

Es frecuente leer o escuchar frases como ‘son cosas de niños’ cuando se tratan estos sucesos. Es cierto que, a veces, dentro de un juego, especialmente en grupo, algunos menores cometen actos lamentables pero, advierten los psiquiatras y los criminólogos, otras “es una señal de alarma” que la gente no escucha, “no una válvula de escape inofensiva en un individuo sano”, en palabras de Allen Brantley, supervisor y Agente Especial del FBI, uno de los grandes especialistas del mundo en la materia.

“Jugar a matar animales que no nos inspiran compasión, como los mejillones, es bastante normal. Pero algunos niños lo hacen de forma reiterativa, incluso disfrutando, y eso es un problema”, explica a ELMUNDO.es Francisco Montañés, jefe de Psiquiatría de la Fundación Hospital de Alcorcón.

Foto: Flickr/A_Peach

Foto: Flickr/A_Peach

Conducta asocial

En países como EEUU, el interés por este tipo de actos es creciente. No sólo por la mayor sensibilización hacia los animales sino por las evidencias cada vez más numerosas de la relación entre los actos de crueldad con los animales y otros crímenes que van desde el consumo de drogas hasta los asesinatos en serie.

En la década de los 80, Alan Felthous, experto en Psiquiatría Forense, llevó a cabo varias investigaciones que mostraban de forma consistente cómo detrás de las agresiones a personas había, en muchas ocasiones, una historia de abuso a animales. Sus trabajos, realizados con hombres especialmente violentos internados en las cárceles de EEUU, así lo confirmaron.

Después de eso, otros han analizado la cuestión. En 2002, la revista ‘Journal of the American Academy of Psychiatry and the Law’ hacía público un estudio en el cual se asociaban los actos repetidos de crueldad con los animales en la infancia con el desarrollo de un trastorno de personalidad antisocial, la presencia de rasgos antisociales y el abuso de sustancias.

“Aproximadamente, la mitad de los individuos asociales incurre en conductas sádicas y si lo hacen antes de los 10 años el pronóstico es peor”, señala Montañés. Que el menor pase de un acto aislado de violencia contra un animal a cometer otros crímenes “es una escalada”, añade este experto. “Si repites el acto y va aumentado el tamaño del animal; si se disfruta… Las posibilidades son mayores”.

Frank Ascione, del departamento de Psicología de la Universidad de Utah (EEUU) y reconocido experto, escribía en el Boletín de de Justicia Juvenil en 2001: “El abuso de animales y la violencia interpersonal comparten características: ambos tipos de víctimas son criaturas vivas, tienen capacidad para experimentar dolor y podrían morir a consecuencia de las lesiones infligidas”.

Una oportunidad para intervenir

La sensibilización en España ante esta problemática es baja. “Estamos a la cola”, afirma Núria Querol i Viñas, médico de familia del Hospital Universitario Mútua de Terrassa, criminóloga y experta en estos temas. “El maltrato a los animales es espeluznante y pocas veces se hace nada”, añade.

Sin embargo, subraya Querol, que además es miembro de la Asociación Americana de Criminología, “cuando se detectan casos de menores que maltratan a animales, hay que tener cuidado porque puede haber un trastorno de conducta. No se puede pasar por alto, es una oportunidad para intervenir”.

En este punto coincide con ella el doctor Montañés, que incide en la necesidad de “acudir al psiquiatra en casos de crueldad con los animales porque al principio estas personas pueden tener fácil remedio. La falta de control de los impulsos, la empatía, el manejo de la ira… son cosas que se pueden tratar si se cogen a tiempo”, añade Querol.

Uno de los objetivos de esta experta es instaurar en España, como ya existen en otros países, programas de intervención para trabajar con estas personas ya que “es muy importante cambiar los valores y no se hace de forma sistemática”, concluye.