Educación en la empatía hacia los animales como estrategia para prevenir el bullying escolar

Os compartimos este interesante post sobre la gran labor realizada desde la cátedra de Animales y Sociedad en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. No podríamos estar más de acuerdo, enseñar a los niños a respetar a los animales es sentar las bases para que esos pequeños sean capaces de empatizar también con otros compañeros de juego o con otras personas que ellos mismos consideren diferentes.

Fuente: 20minutos.es

Nuria Máximo con Tatoo: “Ya no está, pero todo empezó gracias a él”.

La doctora Nuria Máximo Bocanegra es profesora titular de la Universidad Rey Juan Carlos, y es la coordinadora de la Cátedra Animales y Sociedad que alberga esa misma universidad. Nos conocimos el pasado otoño, en la entrega de los premios Amigos del Perro en el que se llevó un galardón “por sus objetivos de difusión de los beneficios que supone el vínculo persona-animal, por su desarrollo de actividades de promoción difusión y y formación sobre los efectos en la salud humana de las diversas intervenciones con animales, y, en resumen por su trabajo diario mostrando la importancia que tiene, ha tenido y tendrá el perro en la sociedad, con la filosofía de que los animales no son meras posesiones si no un miembro más de la familia y de la sociedad”.

Desde entonces tenía pendiente hablar con ella, traer a este blog una entrevista en la que nos explicara su labor. El hecho de que vaya a celebrarse a finales de este mes la jornada Educación en la empatía hacia los animales como estrategia de prevención del bullying escolar dentro de los cursos de verano de la universidad, una jornada más que interesante y abierta a todo aquel que quiera acudir, es la excusa perfecta para hablar con Nuria.

El bienestar animal llega a las universidades españolas. A muchos lectores les sorprenderá encontrar que en la universidad Rey Juan Carlos hay una cátedra denominada Animales y Sociedad. ¿Cuál es su objetivo, su labor?
La Cátedra de investigación ha cumplido recientemente un año desde su aprobación en Consejo de Gobierno, el 15 de abril. Aunque en la URJC llevamos trabajando en esta línea desde hace 12 años desde un punto de vista docente, impartiendo docencia a estudiantes sobre la importancia del bienestar animal cuando colaboran con nosotros en las terapias. Aunque desde el 2012 con el Programa de los Animales al Servicio de la Humanidad es cuando ampliamos nuestros destinatarios a estudiantes y público en general con cursos, jornadas, encuentros y participación en diversos foros. La importancia de la investigación y la necesidad de contar con un equipo multiprofesional proveniente de diferentes disciplinas científicas hace necesaria la creación de la cátedra.

Nuestro objetivo es desarrollar cualquier actividad que nos ayude a difundir los principios del bienestar animal, o dicho de otro modo, que nos ayude a cambiar la forma en la que nos relacionamos con los animales huyendo del utilitarismo y la visión antropocéntrica.

¿Se encontró con más piedras de las habituales en el camino para lograr que fuera una realidad?
Siempre hay piedras en el camino, a veces más grandes de las esperadas, de donde no te lo esperas y cuando no las esperas… como siempre digo, la herramienta para afrontarlo es: trabajar duro y con constancia, seguir el objetivo que es más grande y más importante que todo lo demás. También he de decir que en el camino siempre hay manos, que ayudan y te acompañan en el caminar. En este sentido, aprovecho para agradecer el apoyo del anterior Rector D. Fernando Suárez y por supuesto del actual D. Javier Ramos, por su visión y amplitud de miras.

En el periodismo es frecuente que, si escribes de animales, haya muchos que crean que estás dedicada a temas de segunda división, por decirlo de alguna manera. De hecho, en la descripción del perfil de mi twitter pone algo en ese sentido: “Me dijeron que si llenaba mi timeline de perros y gatos no me tomarían en serio como periodista y escritora”. ¿En el ámbito académico es similar?
Pues tristemente es así, cada día menos afortunadamente. Soy Terapeuta Ocupacional (una profesión aún poco conocida) especialista en niños (una población en la que resulta difícil investigar, por razones obvias) y que defiende a los animales y a las terapias con animales basadas en una relación ética y de simbiosis (y mujer…). La combinación de todos los elementos, complica las cosas profesionalmente hablando. No todo el mundo lo entiende, ni lo comparte, por ejemplo, intentar publicar en las revistas con impacto sobre estos temas añade un plus de dificultad.

En la Universidad Autónoma de Barcelona también hay una cátedra sostenida por la Fundación Affinity que aparenta ser similar. ¿Se conocen? ¿Tienen relación o colaboran?
Pues aún no la verdad. Estamos empezando con pequeños proyectos e intentando conseguir financiación para ellos. Eso nos ocupa mucho tiempo y dedicación, pero por supuesto no lo descartamos. Hay que agradecer a Dingonatura, que es la empresa que ha confiado en nuestro trabajo la que nos apoya económicamente y comparte nuestros principios.

 El acoso escolar es un tema candente y preocupante. ¿Cómo puede prevenir el acoso escolar ese trabajo por ser empático con los animales?
La verdad es que, como dices, es un tema candente y preocupante. La violencia en todos los ámbitos parece que está cada día más presente y se nos escapa de las manos. El 4 de noviembre en las Jornadas organizadas por la Cátedra: Animales y sociedad No más violencia, vimos su relación con la violencia en general y la ejercida contra las mujeres en particular. En este caso, podremos escuchar el estado actual de la violencia en los menores y cómo desde la educación en la empatía como herramienta transversal en educación infantil y primaria se puede atajar este problema. Desde PRODA (Profesionales para la Defensa Animal) vendrán para contarnos el estudio que sustenta la propuesta de modificación de la ley de educación que han hecho desde la Asociación Parlamentaria en Defensa de los derechos de los Animales. Si enseñamos a los niños a ser empáticos con los animales, que comprendan que son seres sintientes como ellos, a los que hay que cuidar, proteger y defender, aprenden que el resto de compañeros a los que pueden ver como diferentes, pequeños, grandes, incomprensibles … se les debe tratar igual, con empatía, poniéndose en su lugar, respetando sus opiniones, etc. Ya hay experiencias de ello, los centros que ya lo han trabajado tienen un menor índice de conflictos. Los niños están dotados de herramientas de reflexión, comunicación y en definitiva de estrategias de afrontamiento de problemas sociales cuando estos surgen. Me gustaría agradecer expresamente la presencia de todos los ponentes, que vendrán de forma altruista, lo que permitirá poder desarrollar otros proyectos. Además la presencia en la inauguración de D. Javier Ramos, Rector de la URJC, nos llena de orgullo y satisfacción por lo que representa para nosotros.

¿Cómo proponen modificar la ley de educación para trabajar la empatía y el bienestar animal en el contexto escolar?
Esta es una de las cosas que nos contarán en las Jornadas. La idea es modificar el currículo escolar. En el congreso ya han dejado la propuesta y nos contarán cómo está el tema. En todas las materias se puede trabajar la empatía desde matemáticas hasta ciencias naturales o educación física. Nos enseñarán cómo y nos pondrán ejemplos.

¿Qué más vamos a aprender en esas jornadas?
Vamos a contar también con la presencia del Capitán de la Guardia Civil D. Carlos Igual que nos enseñará entre otras cosas, cómo interviene la Guardia Civil en los casos en los que hay menores implicados y cómo dirigirnos a estos niños. Tendremos también a D. Antonio Gancedo que es el pediatra responsable de la unidad de pediatría social del Hospital universitario de Alcorcón, pionero y un gran luchador por los derechos de los niños. Tenemos sorpresas que creo van a emocionar al público y podremos comprender cómo la Violencia es sólo una, con mayúsculas y en muchos frentes y cómo podemos cada uno de nosotros (educadores, psicólogos, maestros/as, abogados, periodista, médicos, padres o madres) aportar nuestro granito de arena por una sociedad mejor.

¿Qué es lo siguiente que veremos que trae la cátedra de la mano? ¿Qué otro proyecto inminente conoceremos?
Tenemos entre manos varios proyectos, entre ellos un par relacionados con perros de terapia y niños. También con caballos, el mundo del caballo se merece una mirada especial, hay que analizar con rigor el cuidado que reciben. Encuentros con investigadores y muchas cosas más que iremos contando en nuestra página y redes sociales.

Portugal regula el régimen de visitas de la mascota en casos de separación

El nuevo estatuto jurídico de los animales les otorga una protección especial. En casos de divorcio, el juez decidirá el futuro de la mascota, velando por su bienestar, de la misma manera que actuaría con los hijos. ¡Muy buena propuesta! 🙂

Fuente: elespañol.com

Un hombre pasea con sus perros por Lisboa / Reuters

En Portugal hay más mascotas que niños: hay apenas 1.5 millones de jóvenes lusos, pero más de 7 millones de animales domésticos  –un número impresionante para un país con 11 millones de habitantes–. Tal vez debido a su omnipresencia, los animales lusos están cobrando cada vez mayor protagonismo en el ámbito público portugués, tal y como demuestra el nuevo estatuto jurídico de los animales.

Según el nuevo estatuto, los animales dejan de ser cosas y pasan a ser “seres vivos dotados de sensibilidad y autonomía”. Aunque los animales siguen estando sujetos al derecho de propiedad, adquieren un reconocimiento especial que les sitúa entre los objetos y los seres humanos.

“A efectos prácticos se les está dando una protección especial como objetos de derecho”, explica a EL ESPAÑOL Pedro Mota Pinto, profesor de Derecho de la Universidad de Coimbra. “Quien es dueño de una cosa controla su destino absolutamente, hasta el punto de que la puede destruir si le da la gana. Esta ley da a entender que algunos animales merecen amparo especial”.

Según el nuevo estatuto, los dueños de animales tienen la obligación de velar por su bienestar y evitar “infligir dolor, sufrimiento, o cualquier otro maltrato que resulte en el sufrimiento injustificado, abandono o muerte” de la criatura. El jurista Mota Pinto señala que la ley no es aplicable a todos los animales, pues limita su alcance a aquellos que son capaces de sentir y sufrir. “Presumiblemente deja fuera a los insectos, por lo que nadie será procesado por matar a una cucaracha, por ejemplo”.

¿CON QUIÉN SE QUEDA EL PERRO?

Entre las novedades más llamativas de la legislación está el requerimiento de fijar el destino del animal ante las autoridades judiciales cuando sus dueños deciden separarse o divorciarse.

Cristina Rodrigues, jurista y miembro de la comisión política de Personas, Animales y Naturaleza (PAN) –el partido que promovió el estatuto dentro del Parlamento luso–, explica que fue necesario enmarcar esta obligación en un texto judicial debido a las elevadas tasas de abandono animal registradas tras divorcios en Portugal.

“A veces quedan abandonados porque ninguno de los dueños pretende quedarse con la mascota que han tenido en común, pero en otras situaciones es que ambos quieren, pero no llegan a un acuerdo entre los dos”.

“Ahora, de la misma manera que los cónyuges tienen la obligación de identificar sus hijos en común ante el Tribunal, también tienen que señalar si tienen mascotas también. En caso de cualquier tipo de litigio, es el juez quien decide el futuro de los animales tal y como haría con hijos: tomando en cuenta el bienestar del animal”.

Aunque la ley no prevé la posibilidad de imponer el pago la pensión alimenticia de un animal, influirá la capacidad económica de cada dueño en la asignación de la custodia. En principio, al quedar al criterio del juez, también sería factible el establecimiento de un régimen de custodia compartida.

En el caso de divorcios por muto acuerdo, el profesor Mota Pinto revela que la pareja tendrá que presentar un acuerdo sobre la guardia y atribución de los animales ante el Registro Civil. “Al igual que es imposible un divorcio de este tipo sin un acuerdo sobre el destino de los hijos, lo será también sin acuerdo sobre las mascotas; condiciona la separación”.

Detenido el hombre que mendigaba utilizando a su perra en estado grave

Afortunadamente, el animal ya se encuentra en la protectora municipal y este individuo ha sido detenido por maltrato animal. La maldad humana no deja de sorprendernos 😦

Fuente: 20minutos.es

El hombre, de 54 años, se aprovechaba del grave estado de salud de su perra y no le proporcionaba la asistencia veterinaria urgente que necesitaba.

El animal fue entregado a la protectora municipal de animales en estado de desnutrición con una fractura abierta en la pata.

(Imagen de archivo de un perro Yorkshire Terrier)

 

La Policía Nacional detuvo el pasado 15 de mayo a un hombre de 54 años que se habría aprovechado del grave estado de salud de su perra para pedir limosna, obviando al animal una asistencia veterinaria de carácter urgente.

El animal fue entregado a la protectora municipal de animales en estado de desnutrición con una fractura abierta en la pata, que precisó su amputación, según ha informado la Policía Nacional en un comunicado.

En un primer momento el investigado fingió, al parecer, la sustracción de su perra, de raza Yorkshire, a manos de dos mujeres. No obstante, según las pesquisas, las supuestas artífices del hurto eran personas vinculadas a la protectora municipal de animales, quienes se hicieron cargo del can tras serles entregado de manera voluntaria por su dueño.

Según la investigación, el animal, en estado grave de salud, era utilizado por su dueño para pedir limosna en el centro de la capital. Además de no facilitarle asistencia veterinaria protagonizó, al menos, una agresión al perro, según personal de la protectora.

Asimismo, el dueño habría fingido la sustracción del perro justo después de entregarlo de modo voluntario al verse sorprendido, al parecer, golpeando y regañando al can en la vía pública.

El propietario del animal ha sido detenido por su presunta responsabilidad en los delitos de maltrato animal y simulación de delito.

Un estudio científico demuestra que el vínculo entre un perro y su humano es muy similar al de un bebé y su madre

Corroboramos este estudio ¡No podíamos estar más de acuerdo!

Fuente: theobjective.com

Un perro y su instructora en la Exposición de perros de Kennel Club de Westmisnter – (Imagen de Mike Segar para Reuters)

Todo aquel que ha tenido la suerte de convivir con un perro sabe lo fuerte que puede llegar a ser la conexión con el animal. El amor que sentimos por ellos es tan fuerte y tan profundo que puede incluso compararse con el de una madre y su hijo. Para quien no lo haya experimentado puede parecer exagerado o incluso imposible, pero no se trata de una leyenda urbana. Hay estudios científicos que lo respaldan. La clave está, como casi siempre, en la hormonas porque al final el amor eso eso, cuestión de química.

Estudios realizados por científicos del departamento de Ciencia Animal y Biotecnología de laUniversidad Azabu, en Sagamihara, Japón, demuestran que la oxitocina, conocida popularmente como la hormona del amor, es la responsable de que la conexión que se establece entre un perro y su humano sea tan fuerte como la que se crea a nivel biológico entre padres e hijos. Simplificando mucho, el simple contacto visual es suficiente para crear ese amor. Bonito ¿No? El estudio fue publicado hace un tiempo por la revista Science, de la Asociación Estadounidense para el Avance de las Ciencias (AAAS).

Cuando una madre mira a su bebé a los ojos, los niveles de oxitocina del bebé aumentan, lo que hace que el bebé vuelva a mirar a los ojos de su madre y que esta a su vez libere más oxitocina, desencadenando una retroalimentación positiva que, según estudios, crea un fuerte vínculo emocional entre la madre y el niño, lo que contribuye a la supervivencia de la especie. Los investigadores del equipo japonés liderado por Takefumi Kikusui querían averiguar si ocurría lo mismo con los perros. Para ello, llevaron a cabo varios experimentos con 30 perros, 15 hembras y 15 machos, de diferentes razas y edades, y sus dueños, 24 mujeres y 6 hombres.

En uno de los estudios, se recogieron muestras de orina tanto de perros como de humanos y luego se pidió a los propietarios que interactuaran con su animal en una habitación durante 30 minutos. En este tiempo, los propietarios, en su mayoría, se mostraron afectuosos, acariciaron a sus animales y hablaron con ellos. También se miraron a los ojos, algunos durante un par de minutos, otros durante unos segundos. Luego, se les repitieron las pruebas de orina y se analizaron los resultados. Los niveles de oxitocina de ambas especies aumentaron tras el contacto visual prolongado. Cuanto más contacto visual, mayor aumento en los niveles de la hormona en el cerebro. En las parejas que estuvieron más tiempo viéndose a los ojos, los perros, tanto nachos como hembras, tuvieron un aumento de 130% en los niveles de oxitocina. En el caso de los humanos, el aumento fue del 300%, también en ambos sexos. En las parejas que no se vieron mucho a los ojos, no hubo aumento de oxitocina.

El mismo experimento se realizó con lobos domesticados. Pero, a pesar de tener una buena relación con sus humanos, los lobos, a diferencia de los perros, no buscaron el contacto visual y sus niveles de oxitocina no aumentaron. Como explica Kikusui: “Los lobos que tienen una relación muy estrecha con sus criadores no pueden estimular la oxitocina en ellos, posiblemente debido a la falta de contacto visual. El uso de este contacto visual hacia el dueño es diferente entre los perros y los lobos, y esta es la razón por la que los lobos no tienen este tipo de vínculo con los humanos.”

La segunda fase consistió en recoger muestras de orina antes y después de la interacción, pero esta vez con una diferencia importante: Los investigadores rociaron oxitocina en el hocico de algunos perros antes de que interactuaran con los humanos. Las hembras que recibieron la oxitocina pasaron un 150% más de tiempo mirando a los ojos de sus dueños, quienes a su vez tuvieron un aumento de 300% en sus niveles de oxitocina. No se observó, en cambio, ningún efecto en perros machos o en perros que fueron rociados con un aerosol que contenía una solución salina y no oxitocina. Científicos sugieren que el aerosol nasal puede haber afectado sólo a las hembras porque la oxitocina desempeña un papel más importante en la reproducción femenina, siendo clave durante el parto y la lactancia.

Las conclusiones del estudio son claras: “El mismo mecanismo de conexión, basado en el aumento de la oxitocina al mirarse, que fortalece los lazos emocionales entre las madres y sus hijos, ayuda a regular también el vínculo entre los perros y sus dueños.” Esto explica también por qué los perros se han familiarizado con gestos humanos que resultan mucho más difíciles de aprender para otros animales. Es alucinante lo que se puede conseguir con una “simple mirada”, que en realidad, como ha quedado demostrado, de simple no tiene nada.

“Si tu gato tuviera el tamaño de un león, te comería”

Es lo que aseguran los Joubert, expertos mundiales en grandes felinos.  Si convives con gatos, no te pierdas esta interesante entrevista.

Fuente: elpais.com

 

Beverly y Dereck Joubert invitan a ver la similitud entre las mascotas y sus parientes en su último documental.

“Cuando observas a tu gato juguetear con un pobre pajarillo en el jardín o en la terraza estás asistiendo prácticamente al mismo drama de la matanza de un ñu por un león en la sabana africana: solo cambia la escala”. “La única diferencia significativa entre el gato doméstico y los grandes felinos es el tamaño”, afirman Beverly y Dereck Joubert, reconocidos expertos mundiales en los segundos y abanderados de su conservación. No es sin embargo en este caso el tamaño una cuestión baladí, pues, añaden tras una pausa dramática: “Si tu gato tuviera el tamaño de un león, te comería”.

Los Joubert, célebre y mediático matrimonio sudafricano especialistas en estudiar y filmar de manera asombrosamente cercana a los grandes felinos salvajes y muy especialmente a los leones (son ambos exploradores en residencia de National Geographic), han dado un giro en su trabajo para comparar el comportamiento de esos animales con sus primos pequeños, los gatos domésticos. El resultado es un documental extraordinario Conociendo a los felinos (Nat Geo Wild, domingo a las 18 horas) tras cuyo visionado uno nunca volverá a ver de la misma manera al minino de casa.

El documental sigue a un gato doméstico en sus andanzas y merodeos cotidianos con la gracia de que los que lo filman, echando mano de toda su pericia atesorada en 35 años de ir tras leones, leopardos y guepardos en el bush y la sabana de Botsuana y Kenia, son Beverly y Dereck. El gato protagonista del despliegue es Smokey. “No es nuestro, sino de nuestro vecino”, explican los Joubert. “Nosotros no hemos tenido nunca gato, no nos lo podíamos permitir estando todo el tiempo fuera en el campo”. Tampoco han tenido hijos, aunque una vez criaron un leopardo. Asegura la pareja que Smokey, un simpático taby de pelo largo, les ha sorprendido (y cautivado). “Lo hemos seguido y filmado como hacíamos con los leones y los otros grandes felinos, con una salvedad: siempre tenemos la norma de nunca tocar al animal, y esta vez hemos podido hacerlo, ha sido inusual tener relación táctil, y muy emocionante”, apunta Beverly.

El documental muestra a Smokey haciendo todo lo que hacen los gatos que, subrayan las imágenes, es extraordinariamente idéntico a lo que hacen sus primos de Zumosol felinos, como se puede observar en las escenas que se ofrecen en paralelo de estos: cazar, acicalarse, dormir, reñir con los congéneres, marcar territorio, adiestrarse jugando, cortejar. Los Joubert admiten que el gato presenta algunas diferencias con los leones. “Es cierto, los gatos no son sociales como ellos, probablemente el que les es más cercano en ese aspecto es el leopardo”. Y los gatos son los únicos felinos que ronronean de verdad, algo que no se sabe muy bien qué finalidad tiene.

Los Joubert sugieren de una manera muy poética que “en el alma del gato hay un gran felino”. ¿Se ve el gato a sí mismo como un tigre?, les pregunto. “No lo creo”, ríe Dereck, “y menos cuando lo persigue un perro”.

El documental se emite en el marco del Big Cat Month, la programación especial este mes de Nat Geo Wild que quiere advertir de que la mayoría de las especies de grandes felinos se encuentran entre los animales más amenazados del planeta. Los Joubert precisamente han protagonizado campañas para concienciar sobre el riesgo real de quedarnos pronto sin esos maravillosos animales, y crearon en 2009 la asociación Big Cat Iniciative que trabaja por la protección de los grandes felinos y su ecosistema. “El tiempo se ha vuelto precioso en lo que concierne a los grandes felinos”, asegura Dereck Joubert; “se encuentran en una espiral de desaparición tan dramática que si dudamos hoy sobre las acciones a llevar a cabo seremos responsables de su extinción en todo el mundo; hay que actuar ya”. ¿Siguen los leones su caída en picado? “Sí, quedan apenas 20.000 y el número continúa descendiendo, ¡y se los sigue cazando! Estamos perdiendo a los leones. Es muy probable que en 20 años ya no existan en libertad”.

No puedo despedirme de los Joubert sin volverle a agradecer a Dereck que prácticamente me salvara la vida aquel día en el Masai Mara cuando atolondradamente me bajé del todoterreno en el que íbamos para coger una pluma de marabú y un guepardo se arrancó hacia mí a la carrera, que en su caso es mucha. El grito de Dereck y el hecho de que el guepardo prefiriera a una tierna cría de ñu que estaba a unos metros del coche seguramente evitaron una desgracia para el periodismo aquel día. “¿Suelen atacar los guepardos a los seres humanos?, le pregunto. “No, excepto a los redactores españoles imprudentes”, ríe de buena gana.

MAULLANDO POR LOS TIGRES

A Dereck le entusiasma la idea de implicar a los propietarios de gatos en la defensa de los grandes felinos, algo a lo que confía que ayude el documental, que recalca la similitud. “Hay 600 millones de gatos domésticos en el mundo, si sus dueños ayudaran económicamente a salvar a los grandes felinos —leones, tigres, leopardos, jaguares—, de los que hay menos de un millón, sería un gesto decisivo. Así que ¡dejemos a los gatos maullar por los grandes felinos!”. Una iniciativa concreta sería destinar una pequeña parte de cada lata de comida para gatos y de otros productos a los proyectos de conservación de sus primos.

En la actualidad hay 38 especies de felinos en el mundo. Desde el pequeño gato doméstico al tigre de Siberia, que pesa 80 veces más. En el pasado la diversidad era muchísimo mayor: uno no sabe si lamentarlo dado que entre las especies que ya no están con nosotros se cuentan varias variedades de mortíferos tigres dientes de sable y el león de las cavernas, que depredaba con fruición a nuestros antepasados.