El localizador de una cigüeña provoca una desmesurada factura telefónica a la ONG responsable

Qué sorpresa tan desagradable se llevó la ONG polaca cuando descubrió, además del elevado importe de la factura telefónica, el incierto desenlace de la cigüeña. 😦

Fuente: elespanol.com
  • Una organización sin ánimo de lucro quiso seguir la ruta migratoria del animal y un mes después de perder la señal recibieron una desagradable sorpresa en forma de factura.

Cualquiera que haya vivido una “telesiesta” con documentales de La 2 estará familiarizado con ver a los investigadores colocar rastreadores para seguir el movimiento y las rutas de los animales, una tremenda invasión de la privacidad digna de Facebook. La ONG polaca Grupa EkoLogiczna quiso seguir la posición de una cigüeña llamada Kajtka para comprobar los movimientos migratorios y lo hizo con un localizador que se enganchaba a la espalda del animal y que tenía una tarjeta SIM incorporada. Sin embargo, lo que les trajo el animal fue una sorpresa y no, no en forma de bebé.

La organización, sin ánimo de lucro, colocó el dispositivo al animal en abril de 2017 para comprobar el impacto humano en las rutas migratorias de las aves. Siguieron su vuelo de casi 6000 kilómetros a lo largo del río Nilo, llegando al este de Sudán donde estuvo durante el invierno europeo. El siguiente paso era seguir el retorno del animal al viejo continente, pero eso ya no salió tan bien. Todo lo contrario.A principios de Febrero Kajtka comenzó el regreso a casa y a los 10 días llegó al valle del Nilo Azul, en Sudán. Todo iba bien hasta que empezaron a pasar cosas raras, que dirían los autores clásicos. Y es que el animal, en vez de seguir la ruta, comenzó a moverse en distintas direcciones en tramos de 25 kilómetros. El 26 de abril recibieron la señal de Kajtka por última vez.

Silencio hasta el 7 de junio. Pasaron casi un mes sin saber nada del animal y entonces recibieron novedades inesperadas en forma de una factura de 2200€ -recordamos que hablamos de una organización sin ánimo de lucro-. Alguien, en Sudán, había extraído la tarjeta SIM del GPS y había tenido a bien probar si podía realizar llamadas con ella.

Y vaya si podía: 20 horas se pasó el afortunado dándole a la sin hueso. Sin duda, serían llamadas importantes. Se desconoce qué ha sido de Kajtka, pero parece que podemos asumir lo peor. “Conmoción e incredulidad”, sentenció la ONG al final de la explicación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s