El nacimiento de un canguro arborícola da un soplo de esperanza a la extinción de la especie

La llegada de este cangurito arborícola de Goodfellow ha causado una feliz conmoción en el refugio donde habita, el santuario de Healesville (Victoria-Australia), donde se vela por evitar la extinción de estas razas tan amenazadas.

Fuente: nationalgeographic.es
  • La ayuda de los productores de café indígenas podría garantizar un futuro mejor al canguro arborícola de Goodfellow, en peligro de extinción. 

 

A principios de 2016, los guardas del santuario de Healesville en Victoria, Australia, introdujeron a un canguro arborícola hembra llamado Mani con un canguro arborícola macho llamado Bagam con un objetivo urgente: aumentar las filas de esta especie en peligro de extinción. Unos dos años después, su deseo se cumplió cuando durante un chequeo rutinario del marsupio de Mani descubrieron un cangurito recién nacido del tamaño de una gominola.

Antes de sacar su cabecita por primera vez a principios de septiembre, el cangurito pasó unos seis meses mamando y creciendo en el marsupio de Mani. Durante ese tiempo, los conservacionistas de Zoos Victoria defendieron a los canguros arborícolas en un frente muy diferente: ayudando a los caficultores a sacar beneficios de la protección del hábitat de la especie.

La llegada del cangurito, que todavía no tiene nombre, fue motivo de alegría. Es el primer nacimiento fructífero en el santuario de Healesville de canguro arborícola de Goodfellow, uno de los más raros de las más de doce especies de los animales, que habitan en zonas de Papúa Nueva Guinea, Indonesia y Australia. La organización Zoos Victoria cuenta con un santuario y dos zoos que trabajan con grupos similares de todo el mundo para evitar extinciones en la naturaleza y mantener especies en cautividad mediante programas de reproducción.

Los canguros arborícolas de Goodfellow tienen patas más cortas y brazos más fuertes que sus primos terrestres, los canguros y los ualabíes. Este rasgo anatómico les proporciona agilidad en las copas de los árboles, pero hace que sean algo torpes sobre el suelo. Chris Banks, director de alianzas de conservación de Zoos Victoria, explica que una de las amenazas principales a las que se enfrentan en la naturaleza son los cazadores.

Una estrategia de conservación con cafeína

Banks explica que los animales también están amenazados por la pérdida de su hábitat, los bosques tropicales. Zoos Victoria se ha asociado con el Tree Kangaroo Conservation Program para combatir la pérdida de los animales en Papúa Nueva Guinea mediante una estrategia diseñada para ayudar a los miembros de la comunidad y a los animales salvajes. El programa se centra en una popular bebida cultivada a nivel local: el café.

Más del 90 por ciento de los terrenos de la zona pertenecen a pueblos indígenas. Si pueden desarrollarse, según Banks, «más productores de café implican más tierras protegidas y más protección para las poblaciones de canguros arborícolas, casuarios, cuscús (un marsupial parecido a una zarigüeya) y muchas más especies». Esto ha inspirado el Conservation Coffee Project, que ayuda a los lugareños a poner en marcha técnicas agrícolas que preservan el hábitat de los animales salvajes y el sustento de los caficultores. «Generando ingresos sostenibles para las familias, el proyecto contribuye a aumentar su seguridad alimentaria y su acceso a servicios sanitarios y educativos», afirma Banks.

Hasta ahora, el proyecto ha dado pie a la protección de más de 180.000 hectáreas de hábitat y a la fundación de una cooperativa integrada por más de 600 agricultores. Desde 2011, según Banks, la iniciativa ha exportado casi 90 toneladas de granos de café, un producto que se encuentra en los comercios de los parques de Zoos Victoria.

El joven canguro arborícola no será reintroducido en la naturaleza. «La mejor forma de garantizar el futuro de la especie ahora mismo es quitar presión de la población salvaje», afirma Banks.

 

Un restaurante de Maine (USA) anestesia con marihuana a las langostas antes de cocinarlas

Parece insólito pero el objetivo es conseguir “aliviar” el sufrimiento del animal en el momento del fatal desenlace.

Fuente: excelsior.com.mx
  • La dueña del restaurante afirma que imaginó que sus langostas preferían morir bajo los efectos de la marihuana. “Es más humano”, comenta

La propietaria del restaurante Charlotte’s Legendary Lobster Pound en Maine, Charlotte Gill,tiene una peculiar manera de ‘dormir’ a las langostas que cocina para su negocio, pues ocupa mariguana en el proceso de cocinarlas.

“Imaginé que sus langostas preferían morir bajo los efectos de la marihuana. “Es más humano”, comentó durante una entrevista para diario local.”

Tal y como ha explicado al Mount Desert Islander, Gill buscado un insólito final para las langostas que sirve en su restaurante. “El animal ya va a morir, así que es mucho más humano hacerles un pasaje más amable” afirmó.

Para ello, la mujer inventó un método casero, algo así como meter al “baño maría de marihuana” a la langosta. Según explicó al medio sobre la primera “pieza” experimental que llamó Roscoe:
“En el primer experimento para probar el efecto del cannabis en las langostas, la langosta Roscoe se colocó durante unos minutos en una caja cubierta con aproximadamente dos pulgadas de agua en la parte inferior. El humo de la marihuana fue soplado en el agua en el fondo de la caja. A Roscoe la devolví más tarde al océano como agradecimiento por ser el crustáceo experimental.”

RESTAURANTE CON LICENCIA PARA PLANTAR MARIGUANA

Gill, además de dueña del restaurante, tiene licencia para plantar marihuana, y explicó que Roscoe parecía más relajado después de que estar con el humo del cannabis. Obviamente, lo que no está tan claro es que la langosta en realidad estuviera bajo los efectos de nada.
Un veterinario entrevistado para contrastar las declaraciones de la dueña del restaurante afirma que tampoco ‘está claro que las propias langostas tengan receptores cannabinoides. Se sabe que los mamíferos sí, en cambio, los invertebrados no han mostrado evidencia de tener estos receptores’
Pese a las críticas de varios sectores de la ciudad, Gill sigue empeñada en darle una muerte más “humana” a sus langostas y estableció tanques especiales dedicados a “sedarlas” antes de que estén preparadas para sus clientes.

Boda en un zoo ante la mirada “de suegra” de un oso

Una boda en un zoo ya es bastante original pero que además haya un oso en primera fila con expresión de indignación ante el acontecimiento, eso ya es ¡un bombazo viral! 🙂

Fuente: elespanol.com
  • En busca de una boda original, esta pareja se casó en un zoo. Lo que no se podían imaginar que la indignación del oso con su matrimonio les elevarían al estrellato viral.

Una boda diferente es lo que todo el mundo busca hoy en día, hasta tal punto que casi parece que una tradicional es lo más alternativo que se puede hacer. En busca de esa “diferencia” ya casi mística con la que todo el mundo quiere hacer una boda única -total, para que luego su divorcio se idéntico a todos los demás-, una pareja de Minessota decidió celebrar su boda en un zoológico, donde contaron con un inesperado invitado que acabó por robar el protagonismo.

Para un fotógrafo, algo así es un gran regalo. Normalmente las bodas no son el trabajo que más ilusión les hace, aunque lo cobran bien, a nivel artístico no suelen dar grandes satisfacciones ¿pero una boda en un zoo? Esa oportunidad no podía perderse, por lo que procedieron a realizar distintas fotos con varios animales. Y una de ellos ha alcanzado la fama viral.

Todo comenzó cuando el novio compartió una de las fotos en Reddit, donde el animal tenía la misma cara que pone una suegra cuando no le acaba de gustar el marido que ha elegido su hija. Parece ansioso por que se diga eso de “quien tenga algo en contra de este matrimonio que hable ahora o calle para siempre”.