Pedro, la tortuga sin patas traseras que camina gracias a un kit de LEGO

Esta es la historia de una tortuga sin patas traseras que puede desplazarse gracias a la creatividad de un zoólogo de su centro veterinario 🐢👌

Fuente: 20minutos.es
  • Cuando Pedro fue adoptado ya le faltaba una pata trasera, la otra la perdió al escaparse de casa.
  • Un veterinario compró un kit de automóvil de LEGO y le colocó una silla de ruedas improvisada.

Aunque muchas veces el ser humano sea el principal causante del deterioro del ecosistema, otras es la oportunidad de dar una mejor vida a muchos animales, como Pedro, la tortuga discapacitada.

Pedro es un paciente del Hospital Veterinario de la Universidad Estatal de Louisiana (Baton Rouge). Cuando fue adoptado, le faltaba una pata trasera y hace poco escapó durante unos meses y cuando regresó a su hogar, apareció sin su otra pata.

Los dueños lo llevaron al centro veterinario donde concluyeron que, aparte de ser inexplicablemente propenso a los accidentes, Pedro estaba bien.

“No había nada médicamente malo en él”, contó Ginger Guttner, gerente de comunicaciones del centro.

“No tenía patas traseras, así que nuestros médicos tuvieron que averiguar qué iban a hacer con la tortuga”, relató Guttner.

Sorprendentemente, la respuesta se encontró en una tienda de juguetes.

Un interno zoólogo del hospital compró un kit de automóvil de LEGO y, utilizando algunas partes del mismo y pegamento seguro para animales, consiguieron hacer una pequeña plataforma con ruedas para la tortuga.

La silla de ruedas improvisada, además de lograr que Pedro camine, mantiene la parte interior del caparazón limpio ya que queda más elevado de lo normal.

“La medicina veterinaria a menudo requiere de este tipo de ideas. La mayoría de los equipos especiales que utilizamos han sido diseñados o modificados para un caso específico”, explicó Ginger.

La historia ha conmovido a cientos de personas en redes sociales, convirtiendo a Pedro en una de las tortugas más famosas del mundo. En Twitter, han sido muchos los que han aplaudido el trabajo y la originalidad de los veterinarios.

La Policía explica como actuar correctamente si encuentras un perro encerrado dentro de un coche

📣 Atención a esta importante información. Cada verano mueren muchos animales por golpes de calor producidos, principalmente, en el interior de vehículos. ¿Cómo actuar? SIEMPRE avisar al 091 NUNCA romper el cristal nosotros mismos para liberarlos.

Fuente: lasexta.com
  • Un perro puede morir encerrado en un coche en verano en solo seis minutos, según alerta la Policía. Por eso, si nos encontramos con una situación de este tipo es importante actuar rápido, aunque siguiendo los pasos que indica la Policía.

Año tras año encontramos casos en los que, por descuido o por imprudencia, los dueños dejan a los perros esperando dentro de los coches en verano pese a las temperaturas abrasadoras.

Muchas son las personas que se sienten alertadas por este problema y por eso la Policía ha decidido desmentir un bulo a través de Twitter para explicar cómo no debemos actuar si nos encontramos con esta situación.

En el mensaje se puede leer que “la Policía dice que si ves un perro encerrado en un coche cuando haga extremo calor, hagas una foto y luego rompas la ventana”. Y para justificar esto, continúa: “La acción de la rotura de la ventana para salvar a un animal se considera legítima en base al art. 54 del código penal que, en estos casos, reconoce el estado de necesidad”.

La Policía avisa que ESTO ES FALSO y pese a que

“un animal puede morir en el interior de un vehículo en verano en cuestión de minutos”,

pide que ante esta situación, lo que hay que hacer es “llamar al 091 para que los agentes que acudan al lugar valoren qué hacer y si pudiera haber responsabilidades penales”.

Y para intentar concienciar a los dueños del peligro de dejar a un perro dentro del vehículo, han publicado una tabla en la que se puede ver que la temperatura en el interior del vehículo puede aumentar 20 grados en 20 minutos.

Puedes perder a tu mejor amigo en solo seis minutos“, alertan.