Ayudas para las mascotas de personas desempleadas por la COVID-19

Aplaudimos esta noble idea del grupo veterinario AniCura. Se trata de un fondo social destinado a ayudar a las mascotas de las personas que se encuentre en situación de desempleo debido a la pandemia del Covid-19  👏👏

El grupo de hospitales, clínicas y centros veterinarios AniCura pone en marcha el ‘Fondo Social AniCura’. Una iniciativa diseñada para atender las necesidades veterinarias del colectivo vulnerable de las mascotas cuyos cuidadores se encuentran en situación de desempleo, ERTE o autónomos que se hayan visto obligados a cesar la actividad de su negocio. El fondo, que cuenta con una inversión inicial de 45.000€, cubrirá aquellos servicios de medicina veterinaria especializada hasta un máximo de 500€ por mascota como: cirugías, tratamientos oncológicos o pruebas diagnósticas como la tomografía computarizada (TAC) entre otras.

“En AniCura queremos apoyar a aquellas personas que estén pasando por un momento complicado a causa de los efectos económicos ocasionados por la COVID-19”, comenta Guillermo Ruiz, Country Manager de AniCura en España. “Las mascotas son un miembro más de nuestra familia y queremos ayudar a que puedan ser adecuadamente atendidas, evitando abandonos o eutanasias”, añade el máximo responsable de AniCura en España.

El ‘Fondo Social AniCura’ es una de las primeras iniciativas de estas características que se pone en marcha en España. Además de la creación del fondo social en España, el grupo veterinario ha invertido 100.000€ en programas de ayuda a las mascotas en Francia e Italia, países altamente afectados por la Covid-19. La compañía en España también ha realizado una donación de 6.000€ a Cruz Roja Española para ayudar a otros colectivos vulnerables.

¿Cómo aplicar al ‘Fondo Social AniCura’?

Las personas que quieran beneficiarse del ‘Fondo Social AniCura’ deben hacerlo desde el siguiente enlace[4]: www.anicura.es/fondo-social-anicura

·       Desempleados: las personas que hayan perdido su trabajo o se encuentren en situación de desempleo deben cumplimentar el formulario web y adjuntar documento acreditativo de la situación actual de desempleo[5].

·       Autónomos: los trabajadores por cuenta propia también pueden beneficiarse de esta iniciativa. Se debe rellenar el formulario web y adjuntar documento acreditativo del cese de la actividad.

·       ERTE: las personas que se encuentren afectadas por un Expediente de Regulación de Empleo Temporal deben rellenar el formulario y adjuntar documento acreditativo de esta situación emitido por las autoridades[6].

17 centros veterinarios AniCura preparados para ayudar

Los hospitales y clínicas veterinarias AniCura que se encargarán de ofrecer asistencia veterinaria a través del ‘Fondo Social AniCura’ son:

Andalucía:

·       AniCura Bahía de Málaga Referencia Veterinaria (Alhaurín de la Torre, Málaga)

·       AniCura Lepanto Referencia Veterinaria (Mairena del Aljarafe, Sevilla)

Asturias:

·       AniCura Asturpet Hospital Veterinario (Gijón, Asturias)

·       AniCura Buenavista Hospital Veterinario (Oviedo, Asturias)

Cataluña:

·       AniCura Vetamic Clínica Veterinaria (Cambrils, Tarragona)

·       AniCura Arvivet Hospital Veterinario (Terrassa, Barcelona)

·       AniCura Vet’s Avinguda Hospital Veterinario (Sabadell, Barcelona)

Comunidad de Madrid:

·       AniCura Velázquez Hospital Veterinario (Madrid)

Comunidad Valenciana:

·       AniCura Marina Alta Centro Veterinario (Denia, Alicante)

·       AniCura Marina Baixa Hospital Veterinario (Alfáz del Pí, Alicante)

·       AniCura Valencia Sur Hospital Veterinario (Silla, Valencia)

·       AniCura Aitana Hospital Veterinario (Mislata, Valencia)

·       AniCura Constitución Hospital Veterinario (Valencia)

Galicia:

·       AniCura Abros Hospital Veterinario (Pereiro de Aguiar, Ourense)

Islas Canarias:

·       AniCura Albea Hospital Veterinario (Las Palmas de Gran Canaria, Las Palmas)

Navarra:

·       AniCura San Fermín Hospital Veterinario (Mutilva Alta, Navarra)

País Vasco:

·       AniCura Uribe Kosta Clínica Veterinaria (Sopela, Bizkaia)

 

Sobre AniCura

AniCura es un grupo de hospitales y clínicas veterinarias especializadas en animales de compañía. AniCura se fundó en 2011 tras la primera fusión de hospitales veterinarios en la región nórdica, bajo la idea de compartir recursos y crear oportunidades para lograr una mejor atención veterinaria. En la actualidad, AniCura es un referente en materia de atención veterinaria especializada para los cuidadores de mascotas y los veterinarios de todo Europa.

AniCura ofrece una amplia gama de servicios veterinarios de alta calidad que cubren la atención médica preventiva y básica, diagnóstico avanzado, medicina interna, cuidados intensivos, cirugía y ortopedia. AniCura también ofrece servicios de rehabilitación, fisioterapia, asesoramiento dietético, así como productos de alimentación y complementos para el cuidado de las mascotas.

AniCura proporciona una atención veterinaria de alta calidad en los 300 establecimientos que existen alrededor de Europa, dando un servicio seguro y accesible tanto para el paciente como para su cuidador. Cada año, los 6.000 profesionales que forman parte de AniCura atienden a más de tres millones de pacientes. AniCura es un socio de confianza para la formación veterinaria y la referencia de casos complejos.

Desde 2018, AniCura forma parte de Mars Petcare, compañía familiar centrada en la medicina veterinaria.

23.000 pollitos han muerto abandonados a su suerte en el aeropuerto de Barajas

La lluvia estropeó las cajas de cartón que los transportaban y como su traslado ya no era rentable, la empresa rechazó el envío. ☹️

Fuente: elpais.com

Solo 3.000 pollitos de una partida de 26.000 han sobrevivido abandonados como carga en la terminal. De ellos, 6.000 ejemplares murieron víctimas del canibalismo

Alrededor de 23.000 pollitos han muerto tras permanecer abandonados durante días en la terminal de carga del aeropuerto de Adolfo Suárez de Madrid-Barajas. El suceso se conoció el pasado domingo, cuando la Policía Nacional descubrió en la terminal de carga a 26.000 ejemplares hacinados en cajas de cartón y palés. Los animales llevaban tres días sin comer ni beber y en condiciones de hipotermia. 6.000 de ellos ya habían muerto en el momento del hallazgo, la mayoría por canibalismo de sus congéneres. Tras el rescate, solo 3.000 han sobrevivido.

Según los agentes, la empresa responsable de las dependencias contactó con la compañía que realizó el envío, y que rechazó hacerse cargo de los animales. La policía ha abierto una investigación para identificar a los posibles responsables de la muerte de los animales, que podrían ser acusados de un delito de maltrato animal, según señaló la policía en una nota de prensa.

Cuando intervino la Policía, los 20.000 animales vivos se encontraban en una situación crítica: agonizaban y trataban de sobrevivir alimentándose con los restos de los que ya habían fallecido. Los agentes contactaron de inmediato con la asociación protectora de animales ALBA para que acogiera a los ejemplares con vida. La presidenta, Carolina Corral, acudió al aeropuerto una hora después de recibir la foto enviada por los agentes.

“Fue suficiente para ponerme los pelos de punta”, confiesa. Admite que es la situación más dura que ha vivido en su carrera: “Era impresionante y nosotros no teníamos ni la experiencia para sacar adelante a tantos pollitos ni las infraestructuras adecuadas. Me quedé bloqueada”. Corral asegura que están en contacto con la Policía para denunciar a los responsables. “Nos vamos a apersonar como parte de las acusaciones”, ha afirmado.

Fernando Sánchez, presidente de la asociación Salvando Peludos, también acudió al aeropuerto y asegura que ha sido “la situación más grave” que ha visto en su vida. Cuenta que se dirigieron al aeropuerto madrileño pensando que solo había unos 300 pollos, pero finalmente se encontraron con muchos más. “Fue terrible”, comenta. En las instalaciones de la asociación prepararon algunos espacios para acogerlos, pero admite que eran más de lo que se esperaban: “Cuando no habíamos sacado ni un cuarto de los pollos parecía que ya todo estaba totalmente lleno. Y seguían apareciendo muchos”.

La asociación buscó ayuda a través de sus redes sociales para encontrar el material necesario para ayudarlos: lámparas de calor, bebederos y comida para poder salvar a los pollitos. Pero la situación era desbordante:

“El primer día terminamos de ubicarlos a las 23.00 horas, y al día siguiente la mitad había fallecido. Y eso que creíamos que estaban bien y que habían sido atendidos por veterinarios”. Sánchez estima que sobrevivieron unos 3.200 pollos y que todos están ubicados entre asociaciones, veterinarios colaboradores y casitas de acogida. “El problema será que dentro de 10 días nos encontraremos con 3.200 gallinas buscando hogar”, comenta el presidente de la asociación, quien asegura que se tratará de conseguir unos hogares para todos los pollitos y que no estén dentro de la cadena de consumo. “No queremos que se vayan a granjas industriales, sino a familias que viven en el campo y que amen a los animales”, concluye.