Un grupo de científicos cuestiona la protección de los gatos callejeros en la nueva ley de bienestar animal

Está claro que la pérdida de biodiversidad es un mal endémico causado por el humano en su mayoría. Pero ¿el sacrificio de TODOS los gatos callejeros va a solucionar la situación? ¿No sería mejor analizar las zonas concretas donde los gatos puedan influir en esa biodiversidad y buscar soluciones concretas en ese problema concreto?

Estamos convencidos de que la mejor manera de terminar con las colonias felinas no es el sacrificio, si no aplicar a rajatabla el sistema CES (capturar, esterilizar y soltar), como se contempla en el anteproyecto de Ley de bienestar animal. Aunque eso solo será posible cuando, por ley, se obligue a las instituciones municipales a invertir en planes de esterilización masiva en vez de dejar la labor (y la financiación) a las personas voluntarias que cuidan, como buenamente pueden, de los gatos de la calle.

¿Quieres saber sobre colonias felinas? ➡️ Las colonias felinas. Todo lo que hay que saber

Fuente: lavanguardia.com @JoaquimElcacho ⬇️⬇️⬇️

Gato callejero cazando un lagarto endémico ' Gallotia galloti' cerca de una colonia de gatos ubicada en Tenerife, Islas Canarias . CSP- Dailos Hernández-Brito
Gato callejero cazando un lagarto endémico ‘ Gallotia galloti’ cerca de una colonia de gatos ubicada en Tenerife, Islas Canarias .
 CSP- Dailos Hernández-Brito

Los gatos se encuentran en una posición destacada en la lista de animales domésticos preferidos y defendidos por los humanos. Salvo contadas excepciones, la simpatía por estos felinos (Felis catus) se extiende desde hace milenios por prácticamente todo el mundo y alcanza incluso a los ejemplares que viven sin tener residencia permanente en viviendas humanas (gatos ferales urbanos, callejeros…).

El anteproyecto de Ley de protección, derechos y bienestar de los animales, presentado a información pública el pasado mes de marzo por el ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030,  concede a los gatos urbanos o callejeros, así como a las colonias de estos animales,  prácticamente el mismo trato y los mismos derechos que los felinos domésticos o de compañía.

Así, por ejemplo, en el artículo 52 de este anteproyecto en tramitación se indica que es obligación de las administraciones autonómicas la «instalación de refugios, tolvas o cualquier elemento necesario para el garantizar la calidad de vida de los gatos de las colonias».

Respuesta y preocupación científica

Un grupo de 13 científicos de la Universidad Pablo de Olavide (Sevilla), la Estación Biológica de Doñana-CSIC, la Universidad Miguel Hernández, el Institut Mediterrani d’Estudis Avançats (CSIC-UIB) Mallorca, y el Instituto de Productos Naturales y Agrobiología (IPNA-CSIC), Santa Cruz de Tenerife, ha publicado una carta en Conservation Science and Practice, revista oficial de la Sociedad de Biología de la Conservación, en la que critican el tratamiento favorable a los gatos callejeros y las colonias urbanas de estos felinos que se incluye en el anteproyecto del gobierno.

Gato cazando un pájaro.

Los científicos autores  de este escrito argumentado consideran la defensa de los felinos callejeros que se plantea en el anteproyecto está en contradicción con diversas normativas de defensa de la biodiversidad, recordando que el gato doméstico «está implicados en más de una cuarta parte de las extinciones contemporáneas de aves, mamíferos y reptiles en todo el mundo, y se considera el depredador invasivo más dañino»La depredación por parte de los gatos es la causa más importante de mortalidad de pequeños mamíferos y aves, por delante de los animales atropellados, el envenenamiento o los cazadores humanos», indican los autores mencionando resultados de estudios científicos publicados en los últimos años.

Alimentar a los gastos no es la solución

«Contrariamente a la creencia popular, los gatos de colonia bien alimentados todavía cazan presas salvajes -indica la carta mendionand un estudio de Plimpton et al., de 2021-, y debido a sus altas densidades, los gatos callejeros a menudo ejercen impactos en las poblaciones de presas que son varias veces mayores que los depredadores nativos (Trouwborst et al. al., 2020)»

El colectivo que firma la carta crítica con el anteproyecto del gobierno indica, además, que «los impactos de los gatos son especialmente severos en las islas, y la ley española sin duda dificultará la conservación de las faunas endémicas de Canarias y Baleares».

Como añadido, los coautores indican que «además de la depredación, los gatos también actúan como vectores y reservorios de numerosas enfermedades que pueden poner en peligro la vida silvestre y dañar la salud pública».

«Las colonias de gatos callejeros pueden desempeñar un papel particularmente importante en la dinámica de la enfermedad debido a la alta densidad de individuos y sus intensas interacciones dentro de las colonias y con gatos con dueño y salvajes», añaden.

Gato observando a un ratón de campo

La carta de crítica asegura que «es contradictorio que el mismo Ministerio encargado de cumplir con los objetivos de la Agenda 2030, incluida la detención de la pérdida de biodiversidad, proponga la mejora y el mantenimiento de un poderoso impulsor de la pérdida de biodiversidad». «Mientras se atienden los problemas de bienestar animal, los instrumentos legales deben buscar de manera inequívoca reducir los impactos negativos de los gatos que deambulan libremente al minimizar su número en el menor tiempo posible y limitar el acceso al aire libre de los gatos con dueño tanto como sea posible», concluyen los autores de la carta.

Alegaciones contra el anteproyecto

El grupo científico firmante de la carta ha liderado también la redacción de un conjunto de alegaciones al anteproyecto de Ley que, según su perspectiva, se deberán tener en cuenta para garantizar que la protección del bienestar animal no choque frontalmente con las estrategias de conservación. Sugieren que, para garantizar el bienestar animal, la ley debería enfocarse exclusivamente en la protección de los animales de compañía, evitando entrar en conflicto con otras normas y estrategias para la conservación de la biodiversidad.

Por ejemplo, la gestión de especies invasoras debería estar encaminada a su erradicación cuando esta sea posible. En el caso de los gatos callejeros, se debería reducir los impactos negativos que provocan, minimizando su número en el menor tiempo posible y limitando el acceso al exterior de los gatos domésticos al máximo. También es importante crear conciencia social sobre los efectos que los gatos producen en su entorno tanto sobre la biodiversidad como sobre la salud pública.