300.000 personas dan su apoyo a la campaña #AnimalesNoSonCosas

La campaña se acerca poco a poco al objetivo de las 500.000 firmas para impulsar el cambio en el código civil por el reconocimiento de los animales como seres vivos sintientes, dotados de sensibilidad.


Rudy Fernández, Malena Costa y Helen Lindes, entre los firmantes que se han sumado a la causa

La Fundación Affinity y el Observatorio Justicia y Defensa Animal están impulsando el cambio del código civil español para que los animales no sean considerados cosas. Para mostrar el apoyo de los ciudadanos a esta causa se abrió una recogida de firmas que se ha convertido en una herramienta clave que demuestra la voluntad de cambio de miles de personas.

Bajo el lema #AnimalesNoSonCosas, la petición ha superado ya las 300.000 firmas y se acerca al objetivo de las 500.000 firmas. Además de todos los apoyos anónimos, personas del mundo del deporte como Rudy Fernández, del sector de la moda como Malena Costa o Helen Lindes, actrices como Thais Blume, cantantes como Mireia Montávez y Nika e ilustradores como Abraham Menéndez han querido respaldar públicamente la iniciativa al firmar la petición y difundir el mensaje entre sus seguidores.

La Fundación Affinity y el Observatorio Justicia y Defensa Animal unieron fuerzas para conseguir que en España se introduzca un cambio en el Código Civil que ya es un hecho en muchos países europeos: que los animales sean considerados “seres vivos dotados de sensibilidad”. En este sentido, Austria, Alemania o Suiza fueron algunos de los primeros países que se apresuraron a realizar este tipo de cambios en sus leyes, conscientes de que la realidad social reclamaba una revisión. Francia y Portugal fueron los últimos países en llevar a cabo una reforma de este tipo en su legislación.

“Necesitamos promover un cambio en la legislación española, por el bien de los animales y porque ellos son mucho más que una simple pertenencia y así se debe reconocer en el Código Civil. Y para ello, el apoyo y el compromiso de la gente es clave”, ha afirmado Isabel Buil, directora de la Fundación Affinity.

Para la directora del Observatorio Justicia y Defensa Animal, la abogada especialista en Derecho Animal, Nuria Menéndez de Llano, “que España actualice el Código Civil para que los animales sean reconocidos como seres sintientes tiene una trascendencia en la práctica judicial necesaria e imperiosa”.

Link a la petición:
bit.ly/animalesnosoncosas
http://www.fundacionaffinity.org/animalesnosoncosas/?utm_source=webFA&utm_medium=sliderHomeDestacados

Para más información:
www.justiciaydefensaanimal.es
www.fundacion-affinity.org

Acerca de la Fundación Affinity
La Fundación Affinity es una entidad privada sin ánimo de lucro creada en 1987 por Affinity Petcare, empresa líder en el mercado español en alimentos preparados para perros y gatos que lleva más de 50 años velando por el cuidado de los animales.
La Fundación tiene como misión investigar y divulgar los beneficios del vínculo entre personas y animales de compañía y llevar a cabo proyectos de acción social, especialmente en temas de abandono, adopción y Terapias Asistidas por Animales de Compañía.

Acerca del Observatorio Justicia y Defensa Animal
El Observatorio Justicia y Defensa Animal es una organización sin ánimo de lucro de defensa legal de los animales que promueve el conocimiento del Derecho Animal, el impulso de reformas legales y la lucha contra el maltrato animal en España. El Observatorio inició esta campaña en 2015 para promover la modernización del estatuto jurídico civil de los animales en España.

 

Las escuelas de pastores están profesionalizando el primitivo oficio de pastor

Esta es sin duda una buena noticia. Las escuelas de pastoreo garantizan el relevo generacional de este oficio ancestral.

Fuente: rtve.es
El pastoreo se actualiza para asegurar el relevo generacional y la viabilidad
  • Han proliferado las “escuelas de pastores” centradas en este oficio milenario
  • De esta práctica depende en gran medida la salud de muchos espacios naturales

Han surgido escuelas de pastores en País Vasco, Extremadura, Asturias, Cataluña, Murcia y Andalucía. EDUARDO DÍAZ HEVIA

Las modernas tecnologías han irrumpido en la ancestral cultura del pastoreo, y el oficio, determinante durante siglos para la configuración del paisaje característico de muchos ecosistemas de la actual Red Natura 2000, se actualiza con el objetivo de asegurar el relevo generacional y la viabilidad de muchas explotaciones.

Para garantizar la transferencia de conocimientos y evitar que el oficio entrara en vías de extinción han proliferado las “escuelas de pastores”, que están contribuyendo a una mayor profesionalización del sector, pero sobre todo a su mayor cualificación; son los pastores del siglo XXI, los “pastores digitales”.

El pastoreo ha sido durante siglos la actividad primaria que ha asegurado el buen estado de conservación de muchos ecosistemas, y de la supervivencia del oficio dependerá en gran medida la salud de muchos espacios naturales.

Pero los pastores son además el primer eslabón de una cadena que tiene que ver no sólo con el medio ambiente, con la prevención de riesgos ambientales o con el modelado del paisaje, sino también con la seguridad alimentaria, con el bienestar animal, con la gestión del territorio y con la conservación de la cultura y la tradición.

Amor por la naturaleza

Nada que ver, o sí, con la idílica y romántica imagen de los viejos pastores guiando al ganado, porque Batis Otaegi, responsable de la Escuela de Pastores del País Vasco, reivindica el amor por la naturaleza y la pasión por los animales como la base del oficio.

La del País Vasco (“Artzain Eskola”), las más veterana de España, está localizada en el caserío Gomiztegi de Arantzazu, en la localidad guipuzcoana de Oñati, y cada año reúne a grupos de alumnos que se preparan o se reciclan para el oficio.

Otaegi incide en la importancia de mantener vivo el mundo rural y en la armonía que durante siglos ha existido entre el hombre y la naturaleza. No oculta tampoco sus recelos, y entre ellos que los parques y espacios protegidos hayan centrado sus esfuerzos en la protección de la fauna y de la flora “pero se han olvidado del eje principal, de las personas que gestionaban el territorio”, y ha observado con contundencia que “el pastor es parte de la biodiversidad”. “El territorio sería diferente sin los pastores; distinto y nada saludable”, manifiesta.

Escuelas de pastores similares han surgido en Extremadura, Asturias, Cataluña, Murcia o en Andalucía, y todas con la pretensión de que sus cursos propicien una transferencia de conocimientos que aseguren el relevo generacional en el pastoreo.

Más de 400 horas invierten los alumnos de la escuela de pastores de la Asociación para el Desarrollo Integral del Tajo-Salor-Almonte -que integra a quince municipios extremeños- en adquirir conocimientos para lograr la máxima supervivencia de las crías en los partos, para mejorar la calidad higiénica y alimentaria de los productos o para asegurar el bienestar de los animales.

A su juicio, estas escuelas cumplen la doble función de proporcionar a los pastores los conocimientos científicos y legales que necesitan en la actualidad y de que éstos compartan los saberes tradicionales con personas interesadas en iniciarse en el pastoreo.

Abandono del mundo rural

El declive del pastoreo tradicional avanzó en paralelo al deterioro y abandono del mundo rural, y el resurgir de estas escuelas se apunta como un síntoma del renacido interés por la cultura rural o por la artesanía alimentaria.

Como un síntoma también del convencimiento que impera ya en todas las administraciones públicas de que el buen estado de salud de muchos ecosistemas y los servicios esenciales que proporciona la naturaleza van a depender en gran medida del mantenimiento de las actividades más tradicionales.

Pero todos los expertos han incidido en la importancia de que los pastores del siglo XXI, los pastores adquieran nuevos conocimientos para que su actividad sea más rentable desde el punto de vista económico e igual de sostenible desde el punto de vista medioambiental.

Descubierto en la isla de Borneo un orangután albino

Este increíble orangután fue rescatado en una pequeña aldea de Borneo donde se encontraba retenido en una insalubre jaula.

Fuente: nationalgeographic.es

La fundación que cuidará del primate hasta su recuperación ha declarado que nunca habían cuidado de un orangután albino y que nunca han encontrado un ejemplar como este en estado salvaje.

Este ejemplar casi único de orangután albino ha sido rescatado, a principios de este mes, en una aldea de Indonesia donde permanecía enjaulado.

El orangután de cinco años liberado en el distrito de Kapuas Hulu, en Borneo, ha recuperado peso a un ritmo extraordinario, ganando 4,5 kilogramos en cuestión de solo dos semanas.

Según el periódico The Telegraph, la Borneo Orangutan Survival Foundation se está encargando de cuidar del primate. Los orangutanes se encuentran en grave peligro, lo que significa que se encuentran a un paso de la extinción, yla fundación cuida de casi 500 ejemplares. Esta organización ha informado de que nunca ha cuidado de un orangután albino en el centro de rehabilitación en sus 25 años de historia.

La fundación organizó una campaña internacional pidiendo sugerencias para el nombre de este orangután. Finalmente, han escogido el nombre de «Alba», que significa «blanco» en latín y que es sinónimo de «amanecer» en español.

«Esperamos que esto suponga un nuevo amanecer para estos preciados animales», afirmaron desde la organización en una declaración al Jakarta Post.

El largo pelo de los orangutanes de Borneo es normalmente de color marrón anaranjado, yson conocidos por su gran inteligencia. Los orangutanes albinos son extremadamente inusuales, aunque sí conocemos otros ejemplos de primates albinos, como el gorila albino Copito de Nieve y un mono araña en Honduras.

El Jakarta Post ha informado de que la fundación está estudiando el albinismo en simios para determinar la mejor forma de ayudar a Alba. No han podido encontrar otros ejemplos de este trastorno genético en orangutanes, aunque saben que el albinismo puede afectar a nervios y órganos sensoriales, como los ojos. El albinismo puede ocurrir con mayor frecuencia en primates y en otras especies vertebradas debido al estrés medioambiental y a la endogamia en poblaciones aisladas, según un estudio publicado en SciELO Argentina.

La UICN estima que en torno a 104.000 orangutanes viven en Borneo, un número mucho menor al de 1973, cuando se estimaba que vivían unos 288.000 orangutanes en la isla. La UICN prevé que el número de orangutanes continuará cayendo hasta alcanzar los 47.000 ejemplares en el año 2025, debido a la caza y a la deforestación, motivo de la pérdida de hábitat.

Portugal regula el régimen de visitas de la mascota en casos de separación

El nuevo estatuto jurídico de los animales les otorga una protección especial. En casos de divorcio, el juez decidirá el futuro de la mascota, velando por su bienestar, de la misma manera que actuaría con los hijos. ¡Muy buena propuesta! 🙂

Fuente: elespañol.com

Un hombre pasea con sus perros por Lisboa / Reuters

En Portugal hay más mascotas que niños: hay apenas 1.5 millones de jóvenes lusos, pero más de 7 millones de animales domésticos  –un número impresionante para un país con 11 millones de habitantes–. Tal vez debido a su omnipresencia, los animales lusos están cobrando cada vez mayor protagonismo en el ámbito público portugués, tal y como demuestra el nuevo estatuto jurídico de los animales.

Según el nuevo estatuto, los animales dejan de ser cosas y pasan a ser “seres vivos dotados de sensibilidad y autonomía”. Aunque los animales siguen estando sujetos al derecho de propiedad, adquieren un reconocimiento especial que les sitúa entre los objetos y los seres humanos.

“A efectos prácticos se les está dando una protección especial como objetos de derecho”, explica a EL ESPAÑOL Pedro Mota Pinto, profesor de Derecho de la Universidad de Coimbra. “Quien es dueño de una cosa controla su destino absolutamente, hasta el punto de que la puede destruir si le da la gana. Esta ley da a entender que algunos animales merecen amparo especial”.

Según el nuevo estatuto, los dueños de animales tienen la obligación de velar por su bienestar y evitar “infligir dolor, sufrimiento, o cualquier otro maltrato que resulte en el sufrimiento injustificado, abandono o muerte” de la criatura. El jurista Mota Pinto señala que la ley no es aplicable a todos los animales, pues limita su alcance a aquellos que son capaces de sentir y sufrir. “Presumiblemente deja fuera a los insectos, por lo que nadie será procesado por matar a una cucaracha, por ejemplo”.

¿CON QUIÉN SE QUEDA EL PERRO?

Entre las novedades más llamativas de la legislación está el requerimiento de fijar el destino del animal ante las autoridades judiciales cuando sus dueños deciden separarse o divorciarse.

Cristina Rodrigues, jurista y miembro de la comisión política de Personas, Animales y Naturaleza (PAN) –el partido que promovió el estatuto dentro del Parlamento luso–, explica que fue necesario enmarcar esta obligación en un texto judicial debido a las elevadas tasas de abandono animal registradas tras divorcios en Portugal.

“A veces quedan abandonados porque ninguno de los dueños pretende quedarse con la mascota que han tenido en común, pero en otras situaciones es que ambos quieren, pero no llegan a un acuerdo entre los dos”.

“Ahora, de la misma manera que los cónyuges tienen la obligación de identificar sus hijos en común ante el Tribunal, también tienen que señalar si tienen mascotas también. En caso de cualquier tipo de litigio, es el juez quien decide el futuro de los animales tal y como haría con hijos: tomando en cuenta el bienestar del animal”.

Aunque la ley no prevé la posibilidad de imponer el pago la pensión alimenticia de un animal, influirá la capacidad económica de cada dueño en la asignación de la custodia. En principio, al quedar al criterio del juez, también sería factible el establecimiento de un régimen de custodia compartida.

En el caso de divorcios por muto acuerdo, el profesor Mota Pinto revela que la pareja tendrá que presentar un acuerdo sobre la guardia y atribución de los animales ante el Registro Civil. “Al igual que es imposible un divorcio de este tipo sin un acuerdo sobre el destino de los hijos, lo será también sin acuerdo sobre las mascotas; condiciona la separación”.

Un estudio científico demuestra que el vínculo entre un perro y su humano es muy similar al de un bebé y su madre

Corroboramos este estudio ¡No podíamos estar más de acuerdo!

Fuente: theobjective.com

Un perro y su instructora en la Exposición de perros de Kennel Club de Westmisnter – (Imagen de Mike Segar para Reuters)

Todo aquel que ha tenido la suerte de convivir con un perro sabe lo fuerte que puede llegar a ser la conexión con el animal. El amor que sentimos por ellos es tan fuerte y tan profundo que puede incluso compararse con el de una madre y su hijo. Para quien no lo haya experimentado puede parecer exagerado o incluso imposible, pero no se trata de una leyenda urbana. Hay estudios científicos que lo respaldan. La clave está, como casi siempre, en la hormonas porque al final el amor eso eso, cuestión de química.

Estudios realizados por científicos del departamento de Ciencia Animal y Biotecnología de laUniversidad Azabu, en Sagamihara, Japón, demuestran que la oxitocina, conocida popularmente como la hormona del amor, es la responsable de que la conexión que se establece entre un perro y su humano sea tan fuerte como la que se crea a nivel biológico entre padres e hijos. Simplificando mucho, el simple contacto visual es suficiente para crear ese amor. Bonito ¿No? El estudio fue publicado hace un tiempo por la revista Science, de la Asociación Estadounidense para el Avance de las Ciencias (AAAS).

Cuando una madre mira a su bebé a los ojos, los niveles de oxitocina del bebé aumentan, lo que hace que el bebé vuelva a mirar a los ojos de su madre y que esta a su vez libere más oxitocina, desencadenando una retroalimentación positiva que, según estudios, crea un fuerte vínculo emocional entre la madre y el niño, lo que contribuye a la supervivencia de la especie. Los investigadores del equipo japonés liderado por Takefumi Kikusui querían averiguar si ocurría lo mismo con los perros. Para ello, llevaron a cabo varios experimentos con 30 perros, 15 hembras y 15 machos, de diferentes razas y edades, y sus dueños, 24 mujeres y 6 hombres.

En uno de los estudios, se recogieron muestras de orina tanto de perros como de humanos y luego se pidió a los propietarios que interactuaran con su animal en una habitación durante 30 minutos. En este tiempo, los propietarios, en su mayoría, se mostraron afectuosos, acariciaron a sus animales y hablaron con ellos. También se miraron a los ojos, algunos durante un par de minutos, otros durante unos segundos. Luego, se les repitieron las pruebas de orina y se analizaron los resultados. Los niveles de oxitocina de ambas especies aumentaron tras el contacto visual prolongado. Cuanto más contacto visual, mayor aumento en los niveles de la hormona en el cerebro. En las parejas que estuvieron más tiempo viéndose a los ojos, los perros, tanto nachos como hembras, tuvieron un aumento de 130% en los niveles de oxitocina. En el caso de los humanos, el aumento fue del 300%, también en ambos sexos. En las parejas que no se vieron mucho a los ojos, no hubo aumento de oxitocina.

El mismo experimento se realizó con lobos domesticados. Pero, a pesar de tener una buena relación con sus humanos, los lobos, a diferencia de los perros, no buscaron el contacto visual y sus niveles de oxitocina no aumentaron. Como explica Kikusui: “Los lobos que tienen una relación muy estrecha con sus criadores no pueden estimular la oxitocina en ellos, posiblemente debido a la falta de contacto visual. El uso de este contacto visual hacia el dueño es diferente entre los perros y los lobos, y esta es la razón por la que los lobos no tienen este tipo de vínculo con los humanos.”

La segunda fase consistió en recoger muestras de orina antes y después de la interacción, pero esta vez con una diferencia importante: Los investigadores rociaron oxitocina en el hocico de algunos perros antes de que interactuaran con los humanos. Las hembras que recibieron la oxitocina pasaron un 150% más de tiempo mirando a los ojos de sus dueños, quienes a su vez tuvieron un aumento de 300% en sus niveles de oxitocina. No se observó, en cambio, ningún efecto en perros machos o en perros que fueron rociados con un aerosol que contenía una solución salina y no oxitocina. Científicos sugieren que el aerosol nasal puede haber afectado sólo a las hembras porque la oxitocina desempeña un papel más importante en la reproducción femenina, siendo clave durante el parto y la lactancia.

Las conclusiones del estudio son claras: “El mismo mecanismo de conexión, basado en el aumento de la oxitocina al mirarse, que fortalece los lazos emocionales entre las madres y sus hijos, ayuda a regular también el vínculo entre los perros y sus dueños.” Esto explica también por qué los perros se han familiarizado con gestos humanos que resultan mucho más difíciles de aprender para otros animales. Es alucinante lo que se puede conseguir con una “simple mirada”, que en realidad, como ha quedado demostrado, de simple no tiene nada.

Fundación Affinity alerta que nadie rescata a los animales implicados en un accidente

Nos unimos a la campaña, necesitamos un protocolo legal que proteja también a los animales implicados en los accidentes de tráfico.

Las dos entidades han unido fuerzas para reformar el Código Civil y reconocer a los animales como seres vivos con capacidad de sentir

Barcelona, 24 de mayo de 2017.- El actual Código Civil español considera a los animales como “bienes semovientes”, es decir, como si fueran cosas. Esto quiere decir, entre otras cosas, que son susceptibles de apropiación y de libre disposición por parte de sus propietarios. Fundación Affinity y el Observatorio Justicia y Defensa Animal han acordado unir fuerzas para conseguir que los animales sean considerados “seres vivos dotados de sensibilidad” por el Código Civil español.
Esta condición ante la ley, conlleva una serie de perjuicios para los animales que se hacen aún más evidentes en situaciones como los divorcios en los que hay un perro o un gato en el hogar, los embargos de bienes (un perro o un gato puede embargarse según la legislación actual) o incluso en los accidentes de tráfico.
En este último caso, el de los accidentes, si una persona viaja actualmente con su animal de compañía y sufre un accidente, los servicios médicos y policiales se harán cargo naturalmente de la persona accidentada, pero no existen protocolos ni está entre sus responsabilidades asegurar el bienestar del animal. Esto quiere decir que si el propietario no está en disposición de atenderle, nadie más lo hará.
Es el caso de Arantxa. Tras sufrir un aparatoso accidente de tráfico junto a sus dos gatas, Carla y Vita, con las que regresaba a su domicilio tras una visita rutinaria al veterinario, Arantxa tuvo que ser socorrida por los servicios de emergencia. No sabía nada de sus gatas. Aturdida y muy asustada, logró que los servicios médicos le permitieran hacer una llamada a una amiga, quien finalmente se acercó a recoger a Carla y Vita, que afortunadamente no habían sufrido lesiones.
Según afirma Isabel Buil, directora de la Fundación Affinity, “En un accidente, la indefensión del animal es total. Tenemos que asegurar el rescate de los animales implicados y procurarles atención veterinaria. En este sentido, el cambio del Código Civil para que los animales no sean considerados cosas, es el primer paso, y muy necesario, para seguir avanzando en la protección de los animales”.
Para evidenciar esta problemática, Fundación Affinity ha elaborado un vídeo bajo la campaña #AnimalesNoSonCosas que pretende concienciar sobre una legislación injusta y pedir a la sociedad que se vuelque en la causa y firme la petición para el cambio del Código Civil que ya cuenta con el apoyo de más de 265.000 firmantes.
Un cambio necesario para equiparar la ley Española a la de otros países vecinos En 2009 la Unión Europea realizó una modificación en su Tratado de Funcionamiento para reconocer a los animales como seres sintientes. Antes, otros países europeos ya habían dado el paso para adecuar sus leyes a la situación de los animales en la sociedad. Es el caso de Austria, Alemania o Suiza, que especifican en sus leyes que los animales no son cosas. Más recientemente Francia y Portugal también modernizaron sus legislaciones en esa misma dirección.

Para más información:
www.justiciaydefensaanimal.es
www.fundacion-affinity.org/animalesnosoncosas
LINK A LA PETICIÓN:
www.bit.ly/animalesnosoncosas

Acerca del Observatorio Justicia y Defensa Animal
El Observatorio Justicia y Defensa Animal es una entidad independiente, sin ánimo de lucro, fundada en 2012. Está formado por
profesionales del ámbito jurídico y de la comunicación y sus actuaciones son, entre otras, la promoción del conocimiento del Derecho
Animal, la lucha contra el maltrato animal mediante la interposición de denuncias, las campañas públicas de sensibilización o la
promoción de cambios legislativos para avanzar en el respeto y la defensa de los animales.

Acerca de la Fundación Affinity
La Fundación Affinity es una entidad privada sin ánimo de lucro creada en 1987 por Affinity Petcare, empresa líder en el mercado
español en alimentos preparados para perros y gatos que lleva más de 50 años velando por el cuidado de los animales.
La Fundación tiene como misión investigar y divulgar los beneficios del vínculo entre personas y animales de compañía y llevar a cabo
proyectos de acción social, especialmente en temas de abandono, adopción y Terapias Asistidas por Animales de Compañía.

Los expertos avisan de la sexta gran extinción en la Tierra

¡Qué inquietante noticia! 😦  Os dejamos este interesante post para reflexionar hacia donde nos dirigimos, de manera lenta pero segura, si los humanos no variamos urgentemente nuestra forma de actuar en el planeta.

Fuente: elpais.com

El gran búho gris corre peligro por la intensa actividad maderera en los bosques del hemisferio norte. ONDREJ PROSICKY/SHUTTERSTOCK

En la Tierra hay vida desde hace unos 3.700 millones de años. En este tiempo, conocemos cinco extinciones masivas, episodios dramáticos en los que muchas, o la mayoría, de las formas de vida desaparecieron en un parpadeo geológico. El más reciente de ellos fue la calamidad mundial que se llevó a los dinosaurios y multitud de otras especies, hace unos 66 millones de años.

Cada vez más científicos afirman que nuestro planeta podría experimentar pronto la sexta extinción masiva, esta vez provocada por el impacto cada vez mayor causado por la humanidad. Otros, como el economista danés Bjørn Lomborg, tachan esas opiniones de mal informadas y alarmistas.

Nosotros sostenemos enfáticamente que el jurado ya ha deliberado y el debate ha terminado: la sexta extinción terrestre ya está aquí.

El colapso de la biodiversidad

Las extinciones masivas suponen una catastrófica pérdida de biodiversidad, pero lo que muchos no aprecian es qué significa eso de biodiversidad. Una forma abreviada de hablar de la biodiversidad es simplemente contar especies. Por ejemplo, si una especie se extingue sin ser sustituida por otra, estamos perdiendo biodiversidad.

Pero la biodiversidad no es solo cuestión de especies. Dentro de cada especie hay por lo general cantidades considerables de variación genética, demográfica, conductual y geográfica. Buena parte de esta variación supone adaptaciones a las condiciones medioambientales locales, para aumentar la aptitud biológica de un organismo concreto y de su población.

Y hay también una enorme cantidad de biodiversidad que supone interacciones entre las diferentes especies y su entorno físico. Muchas plantas dependen de animales para la polinización y para la dispersión de las semillas. Las especies que compiten se adaptan unas a otras, al igual que los depredadores y sus presas. Los patógenos y sus huéspedes también interactúan y evolucionan juntos, a veces con notable velocidad, mientras que nuestro sistema digestivo interno alberga billones de microbios útiles, inocuos o perjudiciales.

En consecuencia, los ecosistemas son una mezcolanza de especies diferentes que están continuamente compitiendo, combatiendo, cooperando, ocultándose, engañándose, timándose, robándose y consumiéndose unas a otras en una pasmosa variedad de formas.

Todo esto es, por lo tanto, la biodiversidad, desde los genes hasta los ecosistemas, pasando por todo lo demás.

El moderno espasmo de la extinción

Da igual cómo la midamos. La extinción masiva ya ha llegado. Un estudio efectuado en 2015 en el que uno de nosotros (Ehrlich) participaba como coautor empleó cálculos moderados para calcular la tasa natural o de fondo de extinción de especies en diversos grupos vertebrados. El estudio comparó a continuación estas tasas de fondo con el ritmo de pérdida de especies desde comienzos del siglo XX.

Incluso suponiendo tasas de fondo conservadoramente elevadas, las especies se están extinguiendo con mucha más rapidez que antes. Desde 1900, los reptiles desaparecen 24 veces más rápido, las aves, 34 veces, los mamíferos y los peces, unas 55 veces más rápido, y los anfibios, unas 100 veces más rápido que en el pasado.

Si agrupamos todos los grupos de vertebrados, la tasa media de pérdida de especies es 53 veces más alta que la tasa de fondo.

Filtros de extinción

Para empeorar las cosas, estas extinciones modernas no tienen en cuenta las múltiples pérdidas de especies causadas por los humanos antes de 1900. Se ha calculado, por ejemplo, que los polinesios eliminaron alrededor de 1.800 especies de aves endémicas de las diferentes islas del Pacífico que fueron colonizando a lo largo de los últimos dos milenios.

Y mucho antes, los primeros cazadores recolectores efectuaron extinciones relámpago de especies —en especial megafauna como mastodontes, moas, aves elefante y perezosos de tierra gigantes— en su migración de África a otros continentes.

En Australia, por ejemplo, la llegada de los humanos hace al menos 50.000 añosfue seguida al poco tiempo por la desaparición de enormes lagartos y pitones, canguros depredadores, el “león” marsupial y el Diprotodon, un marsupial del tamaño de un hipopótamo, entre otros.

Es posible que los cambios en el clima hayan contribuido, pero los humanos, con su caza y sus incendios han sido casi con seguridad la sentencia de muerte para muchas de estas especies.

Como resultado de estas extinciones anteriores a 1900, la mayoría de los ecosistemas de todo el mundo atravesaron un filtro de extinción: las especies más vulnerables desaparecieron, dejando atrás otras relativamente más resistentes o menos visibles.

Y lo que estamos viendo ahora es la pérdida de estos supervivientes. La suma de todas las especies llevadas a la extinción por los humanos desde la prehistoria hasta hoy sería mucho mayor de lo que muchos creen.

Perezosos gigantes terrestres como este Megatherium del tamaño de un elefante desaparecieron poco después de la llegada de los humanos al Nuevo Mundo.Perezosos gigantes terrestres como este Megatherium del tamaño de un elefante desaparecieron poco después de la llegada de los humanos al Nuevo Mundo. COPYRIGHT CATMANDO

La desaparición de poblaciones

La sexta gran extinción se manifiesta también de otros modos, en especial en la aniquilación generalizada de millones (miles de millones quizá) de poblaciones de animales y vegetales. Al igual que las especies pueden extinguirse, también lo hacen poblaciones concretas, reduciendo la diversidad genética y las perspectivas de supervivencia a largo plazo de la especie.

Por ejemplo, el rinoceronte bicorne asiático se extendía en otro tiempo por el sureste de Asia e Indochina. Hoy solo sobrevive en diminutas bolsas separadas que comprenden quizá el 3% de su ámbito geográfico original.

Tres cuartas partes de los carnívoros más grandes del mundo, incluidos los grandes felinos, los osos, las nutrias y los lobos, están disminuyendo en número. La mitad de estas especies ha perdido al menos el 50% de su anterior hábitat.

De modo similar, excepto en determinadas zonas salvajes, las poblaciones de grandes árboles longevos están disminuyendo drásticamente.

El Informe Planeta Vivo 2016 de WWF resume las tendencias a largo plazo de más de 14.000 poblaciones de más de 3.700 especies de vertebrados. Su conclusión: solo en las cuatro últimas décadas, el tamaño de las poblaciones observadas de mamíferos, aves, peces, anfibios y reptiles ha disminuido una media del 58% en todo el mundo.

Y a medida que la población de muchas especies cae en picado, sus cruciales funciones ecológicas disminuyen con ella, creando posibles reacciones en cadena capaces de alterar ecosistemas completos.

En consecuencia, las especies en peligro de desaparición pueden dejar de desempeñar su función ecológica mucho antes de extinguirse de hecho.

Pagar la deuda de la extinción

El tigre, en otro tiempo un depredador extendido y dominante, es hoy extremadamente raro en la mayor parte de su antiguo hábitat natural.El tigre, en otro tiempo un depredador extendido y dominante, es hoy extremadamente raro en la mayor parte de su antiguo hábitat natural. COPYRIGHT MATT GIBSON
Todo lo que sabemos sobre biología de la conservación nos dice que las especies cuya población está en caída libre son cada vez más vulnerables a la extinción.

Las extinciones rara vez se producen de manera instantánea, sino que la conspiración de los números en declive, la fragmentación de la población, la endogamia y la variación genética reducida puede conducir a un vórtice de extinción funesto. En este sentido, nuestro planeta está ahora acumulando una gran deuda de extinción que finalmente habrá que pagar.

Y no hablamos solo de perder hermosos animales; la civilización humana depende de la biodiversidad para su existencia misma. Las plantas, los animales y los microorganismos con los que compartimos la Tierra nos aportan servicios de ecosistema vitales, como regular el clima, proporcionar agua limpia, limitar las inundaciones, gestionar ciclos de nutrientes esenciales para la agricultura y la silvicultura, controlar las plagas perjudiciales para los cultivos y portadoras de enfermedades, y proporcionar belleza y beneficios espirituales y de recreo.

El loris lento, un primate primitivo, es un habitante de las junglas intactas del sur de Asia.
El loris lento, un primate primitivo, es un habitante de las junglas intactas del sur de Asia.COPYRIGHT HKHTT HJ
 ¿Nos aproximamos a la destrucción final? Ni mucho menos. Lo que estamos diciendo, sin embargo, es que la vida en la Tierra es en última instancia un juego en el que no hay ganadores ni perdedores. Los humanos no podemos seguir aumentando de número, consumir cada vez más tierra, agua y recursos naturales, y esperar que todo vaya bien.

Limitar el perjudicial cambio climático se ha convertido en un eslogan para luchar contra esos males. Pero las soluciones a la actual crisis de extinción deben ir mucho más allá.

Debemos también ralentizar urgentemente el crecimiento de la población humana, reducir el consumo y la caza excesivos, conservar lo que queda de las zonas vírgenes, ampliar y proteger mejor nuestras reservas naturales, invertir en la conservación de especies en grave peligro de extinción, y votar a líderes que conviertan estas cuestiones en una prioridad.

Sin medidas decisivas, es probable que cortemos ramas vitales del árbol de la vida que podría costar millones de años recuperar.