Los animales tienen sentimientos, así lo reconocerá legalmente el Reino Unido

De nuevo el Reino Unido, pionero en leyes de bienestar animal, nos sorprende con esta noticia. Este super Proyecto de Ley supone que todas las políticas gubernamentales que afecten a animales vertebrados (mascotas, granjas, salvajes…) se supervisarán por un Comité de Sensibilidad Animal.

Los animales tienen sentimientos, así lo reconocerá legalmente el Reino Unido
Los animales son capaces se experimentar sentimientos de alegría, dolor o miedo.

No podíamos estar más felices con la iniciativa, solo esperamos que otros países se “contagien” de esta idea y se empiecen a revisar las políticas de protección animal. Los animales no son cosas, son seres capaces de experimentar sentimientos como dolor, alegría, miedo… ¿No merecen políticas que reconozcan este hecho para evitar su maltrato o sufrimiento? Claro que si.

Fuente: abc.com

Cualquier nueva legislación deberá tener en cuenta el hecho de que los animales pueden experimentar sentimientos como el dolor o la alegría

Reino Unido reconocerá por ley que los animales tienen sentimientos – Ap

Reino Unido reconocerá legalmente por primera vez a los animales vertebrados como seres con sentimientos gracias a la introducción del proyecto de ley de bienestar animal (sensibilidad), presentado esta semana en el Parlamento.

La legislación también garantizará que la sensibilidad animal se tenga en cuenta al desarrollar la política en todo el gobierno a través de la creación de un Comité de Sensibilidad Animal que estará compuesto por expertos en este campo.

Al consagrar la sensibilidad por ley de esta manera, cualquier nueva legislación deberá tener en cuenta el hecho de que los animales pueden experimentar sentimientos como el dolor o la alegría. El proyecto de ley apoyará el Plan de Acción del Gobierno para el Bienestar Animal, que se lanzó esta semana y establece los planes del gobierno para mejorar los estándares y erradicar las prácticas crueles para los animales tanto a nivel nacional como internacional.

La introducción del proyecto de ley busca promover la posición del Reino Unido como líder mundial en bienestar animal. El gobierno británico quiere reformar las leyes y asegurarse de que todos los departamentos gubernamentales tienen en cuenta la sensibilidad animal en el diseño de políticas, cubriendo todos los animales vertebrados desde la granja hasta el bosque.

El proyecto de ley de bienestar animal (sensibilidad) tiene entre sus objetivos reconocer formalmente a los animales como seres sensibles en la legislación nacional; establecer un Comité de Sensibilidad Animal compuesto por expertos para garantizar que la política gubernamental interdepartamental considere la sensibilidad animal; y asegurar que los ministros del gobierno actualicen al Parlamento sobre las recomendaciones hechas por el Comité de Sensibilidad Animal.

«El Reino Unido siempre ha liderado el camino en materia de bienestar animal y, ahora que hemos dejado la UE, somos libres de impulsar los más altos estándares de bienestar animal en cualquier parte del mundo», ha asegurado el ministro de Bienestar Animal, Lord Goldsmith, al lanzar el proyecto de ley.

Por su parte, Claire Bass, directora ejecutiva de Humane Society International / Reino Unido ha señalado que 45 de las organizaciones de protección animal más respetadas del Reino Unido se han unido para pedir este proyecto de ley, que «reconoce que los animales tienen la capacidad de experimentar sentimientos, incluido el dolor, la alegría y el miedo, y que sus emociones y bienestar merecen consideración y protección cuando se promulgan las leyes»

Compassion in World Farming, una organización que hace campaña y ejerce presión sobre el bienestar animal, ha dado una calurosa bienvenida a la publicación de una legislación que reconoce a los animales como seres sensibles, capaces de experimentar alegría, dolor y sufrimiento. «Esperamos que el Comité recién establecido sea eficaz para garantizar que los ministros presten la debida atención a la sensibilidad animal al formular e implementar la política. Como nación de amantes de los animales, no deberíamos esperar nada menos que otorgar a los seres sintientes el reconocimiento legal que merecen inequívocamente», ha apuntado James West, director de Compassion in World Farming.

El Reino Unido fue también el primer país del mundo en aprobar una legislación para proteger a los animales en 1822 con la Ley de Trato Cruel del Ganado y más tarde la histórica Ley de Protección de los Animales en 1911. A lo largo de los años han llevado a cabo reformas para prohibir el uso de jaulas en batería para gallinas ponedoras, la introducción obligatoria de CCTV en los mataderos y, más recientemente, elevar la pena máxima por crueldad animal de seis meses. a cinco años.

El laboratorio Vivotecnia maltrataba deliberadamente a sus animales de experimentación.

Seguimos consternados por las noticias de los últimos días. Es deducible pensar que esos pobres animales, utilizados para la experimentación y testeo de productos, no tuvieran una vida ideal, pero lo que resulta escalofriante es que además, pudieran ser sometidos a un maltrato, continuo y gratuito, por parte de los trabajadores del laboratorio. Gracias a la ONG Cruelty Free Internacional (CFI) se ha destapado la terrible historia de terror que vivían los más de 800 animales residentes en el laboratorio Vivotecnia.

Os animamos a firmar la propuesta de CFI para cerrar este laboratorio << http://chng.it/6XdYB5qTLM >> y para rechazar cualquier experimentación en animales que implique sufrimiento. En la actualidad, existen métodos alternativos que excluyen testar en animales, fíjate en la etiqueta cuando compres productos, elige los CRUELTY FREE.

Por último, si quieres ver los horrores a los que nos referimos, sigue leyendo y no dejes de ver el vídeo publicado por la CFI, te advertimos que es muy cruel, nosotros tuvimos bastante con el primer minuto. 😔

Fuente: elpais.com

Unos de los perros Beagle del laboratorio Vivotecnia

El Seprona y la Fiscalía de Medio Ambiente investigan las imágenes del vídeo publicado por una ONG por un supuesto maltrato, mientras 880 animales continúan en las instalaciones

“Déjale que se rompa la columna”, “aquí está el pito, los huevos deben estar por ahí”, “cerda psicópata”, “como Hitler, pasajeros al tren”… El vídeo publicado el 8 de abril por la ONG Cruelty Free International (CFI) hiela la sangre. Se ve a trabajadores de Vivotecnia, un laboratorio madrileño situado en Tres Cantos, manipulando perros, cerdos, ratones, conejos o monos cruzando todas las líneas fijadas por la ley de bienestar animal. Golpes, movimientos bruscos, insultos, risas y desprecios. Desde el momento en que el vídeo salió a la luz la polémica estaba servida y el debate sobre la experimentación con animales, sobre la mesa. Más de una semana después de que se hicieran públicas aquellas imágenes, grabadas entre 2018 y 2020, la Comunidad de Madrid mantiene la suspensión temporal del laboratorio mientras el Seprona y la Fiscalía de Medio Ambiente investigan los hechos. Todas las miradas apuntan hacia los más de 880 animales que todavía se encuentran en el laboratorio, convertidos en supuestas pruebas de un delito.

Hay cinco actores implicados en esta escabrosa historia. Los normalmente olvidados animales de laboratorio —ahora hay 130 perros de raza beagle, 700 ratas y ratones y 54 conejos, según datos del Ejecutivo madrileño—, las Administraciones —que tratan de evitar que el caso salpique en periodo electoral—, los activistas —que llevan una semana protestando por la liberación de los animales—, el laboratorio de los horrores y CFI —el origen de todo—.

La bomba informativa explotó el jueves día 8. En cuestión de minutos, la mujer que consiguió grabar las imágenes se convirtió en heroína para algunos y enemiga para otros. Las redes empezaron a arder. The Guardian recogió la información y, un día después, eldiario.es. En la puerta de la empresa se empezaron a concentrar desde el pasado fin de semana decenas de activistas que coreaban el supuesto nombre de la mujer que difundió la grabación. Días después, se supo que era falso.

Todas las miradas se centraron en ella. Quién era, cómo lo había hecho y por qué no había denunciado directamente ante un juzgado. CFI, una ONG fundada en 1898 que trabaja contra la experimentación animal, la ha protegido contra viento y marea. Mantiene férreamente su anonimato y desvía la atención hacia una única idea: lo importante son las imágenes publicadas y los animales que todavía se encuentran en el laboratorio, custodiados por un veterinario del Gobierno regional y varios de la propia empresa.

Lo único que el abogado de la asociación, Carlos Contreras, ha revelado es que se trata de una trabajadora de Vivotecnia que formó parte de la plantilla del laboratorio entre 2018 y 2020. Según la versión del letrado, avisó a los directivos de la empresa de las atrocidades que veía cada día. Pero no le hicieron caso. Fue entonces cuando decidió recabar el mayor número de pruebas, para que el exterior viera con sus ojos lo que pasaba dentro. El resultado se resume en “muchas horas de metraje” y un informe de más de 70 páginas que está en manos de la Fiscalía de Medio Ambiente, que ha abierto una investigación. Los agentes del Seprona, que se encargan de las diligencias policiales, están analizando el vídeo para comprobar cuándo y cómo se grabó, el montaje o la coincidencia con los animales que todavía hay en las instalaciones.

Si la exempleada trabajó asesorada por CFI todavía no se sabe. También es un secreto. Y puede que no se desvele nunca. La organización interpuso el lunes pasado una denuncia penal en el Juzgado número 6 de Colmenar Viejo e incluyó una petición: que ella estuviera amparada bajo la figura del whistleblower, un concepto legal recogido en el Parlamento Europeo desde 2019 para personas que informan sobre presuntas actividades deshonestas o ilegales a las que se les asegura la confidencialidad total en los tribunales. Todavía no saben si el juez lo aceptará.

El otro gran foco de esta historia apunta a la propia empresa, que se mantiene en silencio. El máximo responsable de Vivotecnia, Andrés König, emitió un comunicado cuando trascendieron las imágenes admitiendo sentirse “consternado” ante el vídeo. Poco más se sabe. Este periódico ha intentado contactar con él por varias vías, pero no ha tenido éxito. Lo que sí se conoce, según apunta la Consejería de Medio Ambiente, es que la Administración está obligada a inspeccionar una vez al año laboratorios de este tipo y, en este caso, no hubo ninguna incidencia reseñable.

Uno de los conejos que aparece en el vídeo de Cruelty Free International.
Uno de los conejos que aparece en el vídeo de Cruelty Free International.

Algo falló entonces. Además de la lupa administrativa, en este tipo de laboratorios debe existir siempre un comité ético que vigile e inspeccione el trabajo de los técnicos y veterinarios, que son los que manipulan a los animales. Por eso, diferentes asociaciones animalistas critican que la Comunidad de Madrid no incaute a los animales y sigan dentro del laboratorio. “¿Cómo puede ser que los propios maltratadores estén cuidando a las víctimas?”, se queja Arantza Sanz, abogada de la Sociedad Protectora de Animales y Plantas de Madrid. El Gobierno regional asegura que está atado de pies y manos. “La legislación dice que solo podemos incautar si hay un caso muy grave de riesgo de vida para los animales”, explica. Y tranquiliza: “Están todos bien. Nada que ver con las imágenes”.

Que eso sea una treta para ocultar pruebas ya es otro tema, dicen los animalistas, que no se fían de los mensajes enviados por la Administración. De hecho, las asociaciones AnimaNaturalis y Fundación para el Asesoramiento y Acción en Defensa de los Animales (FAADA) han anunciado que se personarán en la causa. El partido Pacma lo hizo el domingo pasado.

Contra los trabajadores

Mientras en redes sociales se ensalza (o critica) a la mujer que grabó las imágenes, también se ha buscado a los villanos, encarnados en trabajadores y extrabajadores de la empresa. Uno de ellos, contratado como cuidador del animalario hasta 2017 pide mantener el anonimato y enseña mensajes recibidos en su cuenta de Linkedln: “No hiciste nada por los animales, maldito asesino repulsivo”. Dice que lo ha denunciado ante la Guardia Civil porque le han llegado a decir que cuide a su familia “y no puedo ni dormir”, afirma. La empresa, asegura, ha aconsejado a todos los trabajadores que dejen las redes sociales o se desvinculen de Vivotecnia. Pero el acoso va más allá. “Me llaman por teléfono a mi casa y me acusan de ser cómplice”.

Esta persona asegura que, en los años previos a las grabaciones, nunca vio algo como lo que aparece en el vídeo porque “lo habría denunciado inmediatamente”. También apunta que algunos procedimientos pueden ser cuestionables. Los perros nunca salen a pasear, “se les saca dos veces al día para limpiar las jaulas, pero pasan de un lugar cerrado a otro”, y se les rotula en la frente cuando se les distingue perfectamente. “Había dos, un macho y una hembra. No era necesario”.

Imagen del vídeo de Cruelty Free Internacional que muestra las condiciones de la experimentación con animales en el laboratorio de Vivotecnia en Madrid.
Imagen del vídeo de Cruelty Free Internacional que muestra las condiciones de la experimentación con animales en el laboratorio de Vivotecnia en Madrid.

Vivotecnia nació en 2007 y se trasladó dos años después a las instalaciones en el Parque Científico de Tres Cantos. Es una organización dedicada a la investigación por contrato para farmacéuticas y biotecnológicas. La empresa realiza pruebas de toxicidad para la industria cosmética, química, agroquímica, biocidas y productos sanitarios y cuenta con alrededor de 170 trabajadores distribuidos entre los encargados de cuidar el animalario, los técnicos de laboratorio y los veterinarios.

Mientras este sábado se multiplicaban las manifestaciones que piden el cierre de la empresa en distintas ciudades españolas (Madrid, Almería, Zaragoza, Girona…) y hay más convocadas este domingo (Bilbao, Barcelona, Valencia…), el caso ha salpicado al Gobierno central. El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) o el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) han contratado los servicios de Vivotecnia, y el propio ministro de Ciencia e Innovación, Pedro Duque, se vio obligado a atajar el tema el viernes. Duque sostuvo que para cambiar la legislación nacional tendría que haber un “problema generalizado”, algo que, en su opinión, no ocurre actualmente. El director general de Derechos de los Animales del Ministerio de Asuntos Sociales, Sergio García, piensa que sería necesario instalar sistemas de videovigilancia en estos espacios

La página web de Vivotecnia —cerrada tras el escándalo— se mostraba como una empresa modélica con instalaciones de vanguardia para primates “que exceden los estándares exigidos de bienestar animal”. Presumía de contar con mecanismos de captura adyacentes para permitir la observación de los animales y el enriquecimiento ambiental, “incluyendo forraje, juguetes, piscina, televisión, columpios o empleo del refuerzo positivo”. Esa descripción idílica contrasta con la imagen del beagle que aparece en el vídeo tumbado en el suelo de una sala, sin camas ni juguetes, y rodeado de sangre.

El gobierno prepara una ley de Bienestar Animal que pone fin a la lista de perros peligrosos PPP

Por fin la noticia más esperada, el Gobierno pone en marcha una ley que, además de acabar con el injusto listado de PPP (perros potencialmente peligrosos), prevé más protección a los animales, endurecer penas a los maltratadores y un sistema educativo para potenciar valores de respeto y empatía hacia los animales.

Fuente: as.com

El Gobierno tiene previsto modificar la Ley 50/99 para evaluar el comportamiento de cada animal “sin tener en cuenta la raza concreta con la que ha nacido”.

Pit Bull Terrier
American Pit Bull Terrier

La Ley 50/99 es la encargada de regular en España la tenencia de perros potencialmente peligrosos, pero el Gobierno tiene previsto modificarla. Así, el anteproyecto desarrollado por el Ejecutivo pretende evaluar el comportamiento de cada animal “sin tener en cuenta la raza concreta con la que ha nacido” y evitar así prejuicios “injustos”.

Homogeneizar las 17 normativas

Sergio García Torres, director general de Derechos Animales del Gobierno, lo desveló durante unas jornadas organizadas por la Real Sociedad Canina Española. Precisamente, esta organización ha solicitado una nueva ley que universalice la identificación canina, la educación con niños y jóvenes en valores que fomenten el respeto y la empatía animal, la protección y fomento de razas autóctonas y el reconocimiento al trabajo de los criadores éticos.

Aunque todavía se trata de un borrador, se intentará homogeneizar las 17 normativas autonómicas existentes para crear un marco de actuación común. También está previsto que se incluya un Sistema de Registro de Protección Animal, con el que se establecerán diferentes métodos de identificación.

Otra de las novedades anunciadas por García Torres está relacionada con la creación de un Registro Nacional de Criadores de Compañía. En él, se incorporarán tanto a profesionales como aficionados, pero solamente los que estén incluidos en esa lista podrán ser calificados como criadores oficiales.

Más dureza con los maltratadores

Las personas condenadas por maltrato tampoco podrán inscribir a ningún animal a su nombre, ya que estarán anotados en el Registro Nacional de Inhabilitación para la Tenencia de Animales de Compañía. Igualmente, se pretende aumentar las penas por estos delitos, que en la actualidad tienen un máximo de 18 meses de cárcel.

Por último, está previsto también que el proyecto de ley modifique el Código Civil para que se reconozca a los animales como ‘seres sintientes’ y seguir la línea marcada por el Tratado de Lisboa.

¿Cuáles son los perros potencialmente peligrosos (PPP)?

Staffordshire Terrier
Staffordshire Terrier

En la actualidad, las razas consideradas como PPP están recogidas en la Ley 50/99, desarrollada a través del Real Decreto 287/2002:

La norma explica que también se considerarán peligros aquellos que cumplan todas o la mayoría de las siguientes características:

  • Fuerte musculatura, aspecto poderoso, robusto, configuración atlética, agilidad, vigor y resistencia
  • Marcado carácter y gran valor
  • Pelo corto
  • Perímetro torácico comprendido entre 60 y 80 centímetros, altura a la cruz entre 50 y 70 centímetros y peso superior a 20 kg
  • Cabeza voluminosa, cuboide, robusta, con cráneo ancho y grande y mejillas musculosas y abombadas. Mandíbulas grandes y fuertes, boca robusta, ancha y profunda
  • Cuello ancho, musculoso y corto
  • Pecho macizo, ancho, grande, profundo, costillas arqueadas y lomo musculado y corto
  • Extremidades anteriores paralelas, rectas y robustas y extremidades posteriores muy musculosas, con patas relativamente largas formando un ángulo moderado.

Feliz reencuentro de Brutus, el perro que desapareció en la pasada explosión en Madrid, con su dueña

Brutus paseaba con su dueña en el momento de explosión. El animal huyó despavorido por el ruido y desde entonces, cuatro días ya, su dueña no ha dejado de buscarlo hasta que ayer, por fin, ¡Lo encontró!

Fuente: lavanguardia.com

La fatídica explosión de la calle Toledo de Madrid que causó cuatro víctimas la semana pasada también provocó la desaparición de Brutus, un perro que huyó desesperado por el ruido mientras paseaba con su dueña cerca de las inmediaciones del accidente. Desde entonces, Laura no ha escatimado en esfuerzos para encontrarle.

Tras cuatro días desaparecido y sin noticias de Brutus, la asociación NuevaVida adopciones y Ayuda Animal Chico anunciaron en Twitter que habían dado con él en un descampado de las Delicias, donde también se ha producido el emotivo reencuentro con su ‘mami’. Un momento precioso que los protagonistas de esta historia han querido compartir con todo el mundo.

Pese a que lo encontraron temeroso y con algunas heridas, salta a la vista que Brutus no ha perdido ni un ápice de energía al ver el ímpetu con el que saluda a su dueña.

“ No tengo palabras ¿Cómo has sobrevivido? Qué valiente”, expresa ella mientras lo acaricia.

Laura, su propietaria, ha querido lanzar un mensaje en su perfil personal de Facebook para agradecer a todos aquellos que han difundido su mensaje de socorro y que han ayudado a encontrar a su perro:

“Con mucha alegría y después de 4 días, Brutus está en casa, gracias a tanta gente que se ha preocupado de difundir y buscar a pesar de las horas, de la lluvia y del cansancio. Hay mucha gente buena de gran corazón que ayudan de forma altruista y eso es lo que hace a Madrid una gran cuidad. Mil gracias a todos de corazón.”

23.000 pollitos han muerto abandonados a su suerte en el aeropuerto de Barajas

La lluvia estropeó las cajas de cartón que los transportaban y como su traslado ya no era rentable, la empresa rechazó el envío. ☹️

Fuente: elpais.com

Solo 3.000 pollitos de una partida de 26.000 han sobrevivido abandonados como carga en la terminal. De ellos, 6.000 ejemplares murieron víctimas del canibalismo

Alrededor de 23.000 pollitos han muerto tras permanecer abandonados durante días en la terminal de carga del aeropuerto de Adolfo Suárez de Madrid-Barajas. El suceso se conoció el pasado domingo, cuando la Policía Nacional descubrió en la terminal de carga a 26.000 ejemplares hacinados en cajas de cartón y palés. Los animales llevaban tres días sin comer ni beber y en condiciones de hipotermia. 6.000 de ellos ya habían muerto en el momento del hallazgo, la mayoría por canibalismo de sus congéneres. Tras el rescate, solo 3.000 han sobrevivido.

Según los agentes, la empresa responsable de las dependencias contactó con la compañía que realizó el envío, y que rechazó hacerse cargo de los animales. La policía ha abierto una investigación para identificar a los posibles responsables de la muerte de los animales, que podrían ser acusados de un delito de maltrato animal, según señaló la policía en una nota de prensa.

Cuando intervino la Policía, los 20.000 animales vivos se encontraban en una situación crítica: agonizaban y trataban de sobrevivir alimentándose con los restos de los que ya habían fallecido. Los agentes contactaron de inmediato con la asociación protectora de animales ALBA para que acogiera a los ejemplares con vida. La presidenta, Carolina Corral, acudió al aeropuerto una hora después de recibir la foto enviada por los agentes.

“Fue suficiente para ponerme los pelos de punta”, confiesa. Admite que es la situación más dura que ha vivido en su carrera: “Era impresionante y nosotros no teníamos ni la experiencia para sacar adelante a tantos pollitos ni las infraestructuras adecuadas. Me quedé bloqueada”. Corral asegura que están en contacto con la Policía para denunciar a los responsables. “Nos vamos a apersonar como parte de las acusaciones”, ha afirmado.

Fernando Sánchez, presidente de la asociación Salvando Peludos, también acudió al aeropuerto y asegura que ha sido “la situación más grave” que ha visto en su vida. Cuenta que se dirigieron al aeropuerto madrileño pensando que solo había unos 300 pollos, pero finalmente se encontraron con muchos más. “Fue terrible”, comenta. En las instalaciones de la asociación prepararon algunos espacios para acogerlos, pero admite que eran más de lo que se esperaban: “Cuando no habíamos sacado ni un cuarto de los pollos parecía que ya todo estaba totalmente lleno. Y seguían apareciendo muchos”.

La asociación buscó ayuda a través de sus redes sociales para encontrar el material necesario para ayudarlos: lámparas de calor, bebederos y comida para poder salvar a los pollitos. Pero la situación era desbordante:

“El primer día terminamos de ubicarlos a las 23.00 horas, y al día siguiente la mitad había fallecido. Y eso que creíamos que estaban bien y que habían sido atendidos por veterinarios”. Sánchez estima que sobrevivieron unos 3.200 pollos y que todos están ubicados entre asociaciones, veterinarios colaboradores y casitas de acogida. “El problema será que dentro de 10 días nos encontraremos con 3.200 gallinas buscando hogar”, comenta el presidente de la asociación, quien asegura que se tratará de conseguir unos hogares para todos los pollitos y que no estén dentro de la cadena de consumo. “No queremos que se vayan a granjas industriales, sino a familias que viven en el campo y que amen a los animales”, concluye.