Protestas de científicos y animalistas contra la granja de pulpos en Canarias

«Los pulpos son unos animales extremadamente inteligentes y sensibles», eso afirman los expertos. En Gran Bretaña están a punto de incluirlos en el Proyecto de Ley de Bienestar Animal como «seres sensibles»…. Difícil compatibilidad para una vida cautiva, en un tanque, sin estimulación. 😦

Fuente: informacion.es

Los pulpos son animales inteligentes y sensibles.

Científicos y conservacionistas han iniciado una cruzada contra la primera granja comercial de pulpos del mundo, que una empresa española abrirá en 2022 en Gran Canaria, con el objetivo de producir 3.000 millones de toneladas al año. El anuncio ha provocado una mezcla de consternación e indignación entre los científicos, que aseguran que los pulpos son animales extremadamente inteligentes y sensibles, capaces de sentir dolor y emociones similares a las humanas, por lo que, en su opinión, no deberían ser en ningún caso comercializados como alimentos. Los planes de la compañía han sido denunciados por un grupo internacional de investigadores como “ética y ecológicamente injustificados”.

Todas las pruebas realizadas a ejemplares de esta sorprendente especie han conseguido fascinar a los científicos. Los pulpos tienen conciencia de sí mismos, son capaces de resolver problemas complejos, aprenden de sus errores, juegan solo por diversión, elaboran estrategias de caza, gozan de una excelente memoria, tienen una enorme capacidad de aprendizaje y presentan rasgos estables de personalidad. Algunos ejemplares son traviesos, otros tranquilos, unos alegres, los hay gruñones, muchos tímidos, la mayoría solitarios y todos muy curiosos (signo de inteligencia).

Stacey Tonkin forma parte de un equipo de cinco encargados del acuario de Bristol, en Inglaterra, y asegura que simplemente con mirar a los ojos a un pulpo se percibe su gran inteligencia.

Ha habido ejemplares que han aprendido por sí solos a apagar las luces de una habitación lanzando agua; otros que son capaces de robar las trampas de los pescadores, y alguno que ha logrado regresar al mar tras escaparse de un acuario por una tubería de drenaje sin que sus cuidadores se dieran cuenta.

Los pulpos se reconocen en el espejo

Son capaces de caminar a dos patas, tanto en tierra como en el fondo del mar; de desenroscar frascos (desde dentro y desde fuera); de desmontar el sistema de filtración de un acuario; de transportar materiales para construir refugios; de preparar emboscadas a sus presas; de lanzar objetos como si fueran proyectiles contra sus depredadores; de navegar sin perderse a través de laberintos complejos, y de reconocerse en un espejo.

De ahí que los científicos lleven años reclamando que sean reconocidos legalmente como “seres sensibles”, una circunstancia que está a punto de hacerse realidad en Gran Bretaña, donde en breve se votará una enmienda en ese sentido al Proyecto de Ley de Bienestar Animal.

Los políticos británicos atienden así a una reclamación de un equipo de expertos que examinó más de 300 estudios científicos y concluyó que los pulpos, efectivamente, son “seres sensibles” y que hay “pruebas científicas sólidas” de que pueden experimentar placer, sentimientos complejos: emoción, alegría, dolor, angustia, depresión…

Los expertos sospechan (aún no han podido demostrarlo fehacientemente) que los pulpos sueñan, pues mientras duermen experimentan diferentes estados, uno análogo al REM de los humanos, y cambian de color, como si estuvieran reaccionando a algún tipo de ensoñación.

Los investigadores que se oponen al proyecto están “convencidos” de que la cría de pulpos con alto bienestar es “imposible” y animan al gobierno británico a considerar la posibilidad de “prohibir el pulpo de cultivo importado”.

Mientras tanto, el número de pulpos en estado salvaje está disminuyendo de forma notable y los precios están subiendo. Se estima que cada año se capturan 350.000 toneladas de pulpo, diez veces más que hace 60 años.

Una granja tierra adentro

Las quejas de los científicos y los conservacionistas se dirigen ahora hacia el plan de Nueva Pescanova, que abrirá dentro de unos meses una granja comercial de pulpos tierra adentro, cerca del puerto de Las Palmas de Gran Canaria.

La compañía se defiende de las críticas asegurando que con su planta evitará que se pesquen tantos pulpos silvestres. Pero este argumento no convence a los defensores de esta singular especie, que siguen reclamando conocer aspectos como el tamaño de los tanques, qué comida se les dará o cómo se los matará.

El grupo que impulsa la campaña contra la granja de pulpos lleva por nombre Compassion in World Farming (CIWF) y ha escrito a los gobiernos de varios países, incluido España, instándolos a prohibir este tipo de instalaciones.

Son animales asombrosos. Son solitarios y muy inteligentes. Así que ponerlos en tanques estériles sin estimulación cognitiva es malo para ellos”, resalta Elena Lara, directora de investigación de CIWF.

Los científicos animan a todo el mundo a ver el documental ganador del Oscar 2021, titulado ‘My Octopus Teacher’, titulado en España ‘Lo que el pulpo me enseñó’, para entender cómo son en realidad estos animales. La grabación relata en primera persona la insólita amistad que mantuvieron durante casi un año un pulpo hembra y el buceador sudafricano Craig Foster, y el impacto que tuvo en éste aquella relación.

Maestros en el arte del camuflaje

El documental, rodado en los bosques de algas del extremo sur de África, revela algunos de los ‘superpoderes’ de los pulpos, como su elevadísima capacidad de aprendizaje, su curiosidad y su maestría en el arte del camuflaje.

Los integrantes de CIWF lamentan que las leyes de la Unión Europea (UE) que se refieren al bienestar de los animales de granja solo se aplique a los vertebrados, criaturas que tienen columna vertebral, excluyendo de esta manera a los pulpos y otros cefalópodos. Además, según este colectivo, actualmente no existe un método científicamente validado para su “sacrificio humanitario”.

Tenemos un ejemplo de un organismo que ha evolucionado para tener una inteligencia comparable a la nuestra. Sus habilidades para resolver problemas, su alegría y su curiosidad son muy similares a las de los humanos. Así es potencialmente como se vería si alguna vez nos encontráramos con un extraterrestre inteligente de un planeta diferente. Son seres extremadamente complejos”, destaca Jakob Vinther, de la Universidad de Bristol.

Entre los argumentos de CIWF contra la planta de Nueva Pescanova figura el de que podría aumentar la presión sobre las poblaciones de peces silvestres, ya que los pulpos son carnívoros y necesitan comer de dos a tres veces su propio peso en alimentos para sobrevivir. “pulpo de cultivo podría alimentarse con productos pesqueros de poblaciones ya sobrepescadas”, alertan los científicos.

La doctora Lara muestra su preocupación por aquellos consumidores que quieren hacer lo correcto puedan pensar que comer pulpo de granja es mejor que capturado en la naturaleza. “No es más ético en absoluto: el animal va a sufrir toda su vida”, lamenta. Significará “sólo que los consumidores ricos pagarán más por un pulpo silvestre cada vez más escaso”, añade Jennifer Jacquet, de la Universidad de Nueva York.

Capaces de reconocer a personas

Entre los aspectos más sorprendentes de los pulpos, además de los ya citados anteriormente, figuran que tienen tres corazones, sangre azul, nueve cerebros (o un cerebro múltiple), ocho brazos capaces de “pensar” por sí mismos de forma independiente y dos mil ventosas con las que pueden palpar, oler, degustar y usar herramientas. Cambian de forma y de color a voluntad.

Más: los pulpos son capaces de reconocer a personas (a un ejemplar de un acuario neozelandés le ‘caía mal’ un miembro del personal y le lanzaba agua a la nuca cada vez que lo veía). Juegan con sus congéneres, con ejemplares de otras especies, e incluso con objetos como frascos o piedras. Y pueden transformar la forma de su cuerpo casi sin límite, por ejemplo, para pasar por un agujero del tamaño de su globo ocular.

Los partidarios de la granja de pulpos esgrimen que se ha demostrado que también los cerdos, por ejemplo, son inteligentes, pese a lo cual se siguen matando millones de ejemplares al año para elaborar productos para la alimentación humana. Así que se preguntan: ¿Cuál es la diferencia entre un cerdo de granja industrial y un pulpo de granja industrial?

La respuesta de los conservacionistas es que la sensibilidad de muchos animales de granja, como los cerdos, no se conocía cuando se establecieron los sistemas intensivos, y defienden que los errores del pasado no deberían repetirse. Además, a diferencia de otras especies, “prohibir el cultivo de pulpos no dejaría a los humanos sin lo suficiente para comer”, subraya Jacquet.

Jane Goodall se implica en la polémica de las macrogranjas en España

Llevamos semanas hablando de macrogranjas por los comentarios del ministro de consumo español, Alberto Garzón, en una entrevista en el diario británico The Guardian.

Jane Goodall, la respetable primatóloga, no solo se suma a la polémica, además invita a España a liderar, nada más y nada menos, que la prohibición de este tipo de ganadería. 🙌

No te pierdas su mensaje ⬇️⬇️⬇️

Fuente: eldiario.es

La etóloga pionera en el estudio de los chimpancés salvajes, Jane Goodall, ha entrado en la polémica que hay actualmente en España sobre las macrogranjas tras las diversas interpretaciones de unas palabras del ministro de Consumo, Alberto Garzón, en el diario británico The Guardian. «He leído que hay un debate en España, como de hecho en muchos países del mundo, sobre el impacto de la ganadería intensiva sobre el medio ambiente, la biodiversidad y el cambio climático», dice la Mensajera de la paz de la ONU y Premio Príncipe de Asturias, que asegura que cuando conoció por primera vez algunos datos sobre ganadería industrial se quedó en «shock»: «Yo había crecido en un mundo donde los animales de granja pastaban, retozaban o cacareaban afuera. Entonces miré la carne que había en mi plato y pensé ‘esto representa el Miedo, el Dolor y la Muerte de cada animal’. Así me hice vegetariana y, tras enterarme del cruel confinamiento de las vacas lecheras y las gallinas ponedoras, ahora soy mayoritariamente vegana».

Por eso ahora celebra que cada vez haya más «científicos, asociaciones, ciudadanos y políticos responsables que advierten sobre los peligros de este tipo de ganadería» y lanza un órdago a España: «Quizá España podría asumir un papel de liderazgo en la prohibición de las granjas industriales y crear campañas para educar a toda la ciudadanía para que comprendan su impacto negativo en el medio ambiente, la salud humana, la economía y el bienestar de miles de millones de animales sensibles, cada uno de los cuales es un individuo con una personalidad y sentimientos similares a los de nuestras mascotas, nuestros queridos perros y gatos«.

Jane Goodall con Pola, un pequeño chimpancé de 14 meses al que adoptó simbolicamente en el zoo de Budapest (Hungría) el 20/12/2004
(AP Photo / Bela Szandelszky)

Goodall ha compartido estas reflexiones explicando también qué implica la ganadería industrial. En primer lugar, habla de las amenazas al medio ambiente. «Los miles de millones de animales de las granjas industriales deben ser alimentados. Grandes extensiones se deforestan para cultivar cereales para pienso, una enorme cantidad de combustibles fósiles se utiliza para transportar el grano a los animales, los animales al matadero, y la carne a la mesa, lo que contribuye a mayores emisiones de C02. Se necesita mucha agua para transformar la proteína vegetal en animal. Los animales producen grandes cantidades de metano, un gas de efecto invernadero, durante la digestión. El uso de pesticidas químicos, herbicidas y fertilizantes artificiales en las tierras de cultivo tiene un efecto adverso grave sobre la biodiversidad. Los purines animales almacenados en balsas a cielo abierto emiten gases nocivos, incluido el amoníaco, y hay vertidos que contaminan la tierra y el agua. De hecho, este sigue siendo un problema importante en España, uno de los principales productores de carne de cerdo del mundo».

La experta habla también a las amenazas a la salud humana. «Nuestra falta de respeto hacia los animales ha llevado también al tráfico de fauna salvaje: los animales se venden y confinan a menudo en condiciones antihigiénicas en los mercados de vida silvestre donde un patógeno puede saltar de un animal a un humano; si se une a una célula del cuerpo humano, puede producirse una nueva enfermedad zoonótica. Es casi seguro que la Covid-19 comenzó en un mercado de vida silvestre chino. Pero muchas enfermedades zoonóticas también se originan en granjas industriales donde se hacinan los animales», asegura.

Por otro lado, » las grandes granjas industriales desplazan a las pequeñas granjas que realizan ganadería extensiva, y debido a que gran parte de las empresas están automatizadas y las empresas compiten para producir alimentos baratos utilizando pocos trabajadores mal pagados». Y, por último, se refiere también al bienestar de los animales: «El Parlamento español acaba de aprobar una ley que reconoce que los animales domésticos como perros o gatos son seres sintientes, pero esto es cierto también para otros animales, como cerdos, vacas o aves explotadas, o toros todavía torturados en ciertos “espectáculos” tradicionales. La magnitud de su sufrimiento es casi inimaginable… miles de millones de animales incapaces de expresar su comportamiento natural o de escapar del cruel destino que se les impone».

«El momento de actuar es ahora», concluye Goodall.

El Año del Perro en China ayudará a popularizar a este animal como mascota (y no como alimento)

Cada vez que escuchamos en la misma frase las palabras «China y perro», recibimos una sacudida de impotencia y consternación ante las atrocidades (permitidas) que se comenten en ese país bajo el parapeto de que «comer carne de perro es una práctica ancestral». Según la tradición, el año del perro suele ser un buen año, un buen momento para hacer nuevos amigos y nuevas colaboraciones. Ojalá se cumpla y este año sea realmente el año del perro, el año en el que se legislen leyes que protejan a estos animales.

Fuente: lasexta.com
Con la luna nueva, China ha comenzado el año de su calendario oriental, dedicado en esta ocasión al perro, un animal que todavía carece de derechos y protección en el país, pero cuyo uso como mascota (y no como alimento) está cada vez más extendido entre los chinos. Por ello, este periodo supone una oportunidad para que estos animales ganen derechos que en otras zonas del mundo ya tienen.

Artistas chinos realizan una recreación de un ritual el primer día del Año Nuevo Lunar Chino. EFE/ROMAN PILIPEY

«Va a haber mucha gente hablando de perros. Todas las marcas van a tener como protagonista al perro y recibirán mucha atención», dijo Chris Lau, fundador de la ONG Think Adoption Shanghái.

En China, a diferencia de otros países, todavía no existe una legislación que proteja a estos animales, cada vez más populares entre la creciente clase media local.

Según datos de la organización Animals Asia, hasta 100 millones de animales, principalmente gatos y perros, se registraron como animales de compañía en China durante 2015.

«Estoy seguro de que las leyes de protección llegarán pronto. Por ejemplo, en Hong Kong o Taiwán están muy avanzados y hay leyes para proteger a las mascotas. China es un país muy grande, todo cuesta mucho tiempo, hay muchas leyes locales, pero estoy seguro de que pronto llegarán», apuntó Lau.

Recientemente el país ha dado un pequeño paso en esta dirección: gracias a un nuevo plan de estudios del Ministerio de Educación, a partir del próximo curso escolar los estudiantes de secundaria podrán estudiar una asignatura sobre el bienestar animal.

El módulo opcional versará sobre el tratamiento ético de los animales y el bienestar de las mascotas y de los animales salvajes y se encamina en la dirección necesaria para que se produzcan los cambios, «la educación», apunta Lau.

A través de la organización que fundó hace siete años, Lau se dedica a fomentar la adopción a través de las redes sociales, gracias al empleo de personalidades famosas o marcas de moda.

«Empecé a hacer trabajo de salvamento de perros y de ayuda a las adopciones, hasta que un día me di cuenta de que lo importante era influir en más gente para que crezca el movimiento de la adopción, que es una actitud y una forma de vida», apunta.

Los perros también son el centro de la vida de Elsa Medin, una sueca de 24 años, y Erin Leigh, estadounidense de 29, ambas residentes en Shanghái (este) y que han visto cómo en los últimos años el interés de los chinos por los perros ha aumentado notablemente.

«Ha crecido mucho en estos cinco años desde que llegué; ha cambiado mucho, hay perros en todos los sitios. Los chinos se acercan a ver tu perro y esto no pasaba antes, la gente tenía mucho miedo a los perros y pensaban que eran sucios», contó Medin.

Ambas son las creadoras de Spare Leash «una especie de Airbnb para conectar a dueños de mascotas con cuidadores expertos» y que ofrece servicios como paseo, acompañamiento al veterinario o guardería.

Aunque en un principio enfocaron su negocio hacia la comunidad internacional, están a punto de sacar la versión local de la web ante el aumento del interés de los chinos.

«Les gusta adoptar estilos de vida de Occidente por lo que ahora cada vez ven más a los animales como miembros de la familia. Muchos chinos no tienen hermanos, son hijos únicos, por lo que se les compra una mascota para que este acompañados», agrega.

Pese al avance en el cambio de mentalidad de los chinos con respecto a los perros, Leigh recuerda que todavía se siguen realizando festivales gastronómicos de carne de perro como el que cada año se lleva a cabo en la ciudad meridional de Yulin.

Sin embargo, contra la creencia popular de que en China se come carne de perro de un modo generalizado, hoy en día no es un producto extendido, solo se come en algunas zonas del país y ya ni siquiera se puede comercializar.

A mediados del año pasado, el Gobierno aprobó una ley que prohibía la venta de este tipo de carne en el país. Hasta entonces, según datos de la ONG Humane Society International (HSI), entre 10 y 20 millones de perros eran sacrificados cada año para consumo alimentario.

 

La obesidad produce serios problemas de salud en las mascotas

Fuente: excelsior.com

La obesidad, diabetes, dificultad de movimiento y problemas cardíacos en animales de compañía son un reflejo del estilo de vida de los dueños, apunto una especialista de la UNAM

Un perro se considera obeso cuando su masa corporal supera en 20 por ciento el peso que le corresponde de acuerdo con su edad, sexo y raza, precisó Ylenia Márquez, académica de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la UNAM

Muchos dueños llevan a sus animales de compañía al Hospital Veterinario de Especialidades no por obesidad, sino por padecimientos asociados como diabetes, dificultad de movimiento y problemas articulares, cardíacos o circulatorios, e incluso cáncer.

El sedentarismo y los malos hábitos alimenticios también provocan problemas de sobrepeso y obesidad en perros y otros animales de compañía, y esta condición en la mayoría de los casos está asociada con el estilo de vida de sus dueños, afirmó Ylenia Márquez Peña, profesora de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia (FMVZ) de la UNAM.

Se ha comprobado que las personas con horarios de comida cambiantes, que consumen alimentos ricos en carbohidratos, azúcar y grasas y no tienen actividad física reproducen estos comportamientos en sus mascotas, apuntó.

Además, creen que para consentirlas las deben alimentar constantemente, incluso les dan de su comida, les ofrecen galletas o una ración extra como premio cuando hacen algo bien.

Algunas razas tienen cierta predisposición genética a aumentar de peso, como el golden retriever, labrador y cocker spaniel precisó.

“Consideran que si sus mascotas están gordas son más graciosas y saludables; sin embargo, deben entender que no es así”, resaltó.

La especialista en pequeñas especies expuso que además de la alimentación, otro factor que aumenta el riesgo de obesidad es la esterilización, pero también se puede controlar.

Al practicar la cirugía se recomienda a los dueños ajustar las porciones de comida y aumentar la actividad física”.

La mejor alternativa es la prevención, remarcó: informar a las personas de la importancia de dar alimentación adecuada (en cantidad y contenido nutricional) a sus mascotas, de llevarlas a hacer ejercicio a diario y no ver a la comida como una forma de consentirlas o de motivarlas a realizar alguna actividad.

Además, es fundamental que reconozcan cuando su animal de compañía tiene obesidad o sobrepeso, y entender que esta condición no sólo está relacionada con la apariencia, sino con la salud, de este modo será más probable que busquen ayuda, concluyó.

 

Dani Rovira denuncia en ‘El hormiguero’ la “salvajada” de que en Almería sacrifiquen a todos los perros PPP

No podríamos estar más de acuerdo con Dani Rovira y con quien escribe este post, la bloguera Melisa Tuya. Pensamos que es absolutamente monstruoso que se sigan cometiendo estas barbaridades. Animamos al Ayto. de Almería a encontrar una rápida solución que impida el  fatídico desenlace para estos perros.

Fuente: 20minutos blogs – Melisa Tuya

Es frecuente que en twitter se me etiquete y mencione junto a Dani Rovira (también junto a Corina Randazzo, Jorge Javier Vázquez,Arturo Pérez Reverte o Rosa Montero) para que ayude a difundir casos de animales perdidos o que buscan hogar de diferentes protectoras de toda España. Estoy a muchísima distancia de todos ellos en popularidad y alcance por redes sociales, pero imagino que mi veterano blog dedicado a la protección animal anima a muchos a sumarme a todos ellos.

El post de hoy lo protagoniza una de esas celebridades: Dani Rovira, cuya intervención la semana pasada en El Hormiguero me pareció digna de aplauso.

danirovira1

Con una camiseta del refugio almeriense La huella roja (a ver si creas tendencia y empezamos a ver más ropa del estilo por la tele), el actor habló dentro del espacioAmores Perrunos de la barbaridad que está cometiendo el ayuntamiento de Almería con todos los perros de raza potencialmente peligrosa justo antes de presentar a Meca, una preciosa pitbull color humo que apareció en los huesos y busca adoptante.

He transcrito su intervención:

Como no hay una ley nacional que compile todo, con las ordenanzas municipales de Almería los PPP que entran en la perrera automáticamente son sacrificados, aunque sean cachorros de dos meses. Da igual. El hecho de que sea un PPP hace que se le sacrifique. Así que desde aquí quiero pedir al ayuntamiento de Almería, (y me dan igual los partidos, que sea de uno o que sea de otro), que por favor no estigmaticen más de lo que están a los PPP, que también tienen derecho a una oportunidad. Me parece una puñetera salvajada que, por el hecho de ser de una raza concreta, no tengan una oportunidad. Y desde aquí aplaudo a todos los refugios de Almería que hacen los posible para que estos perros no entren en la perrera para ser sacrificados

La reivindicación se extendió luego a las redes sociales.

danirovira3

 

Estoy completamente de acuerdo con Dani Rovira. Lo estoy en el hecho de que no haya una legislación nacional de protección animal. Es algo imprescindible. Ahora la tenencia de animales de compañía es un carajal que depende de cada comunidad autónoma y en muchos casos de cada municipio. Si viajas con tu perro o gato por España, las leyes que os afectan van cambiando cada pocos kilómetros.

Lo estoy también en que los perros potencialmente peligrosos no pueden ser estigmatizados y mucho menos condenados al sacrificio independientemente del carácter del animal. Mi anterior perra era un cruce de esta raza y su carácter era excepcional, si hubiera aparecido hoy día en Almería no habría llegado a entrar mi hogar. De hecho ninguno debería ser sacrificado salvo por causas humanitarias.

También en que la labor de muchos refugios es heroica, sobre todo en determinadas regiones de España son auténticos Quijotes merecedores de todo nuestro apoyo y que, con frecuencia, lo único que reciben son disgustos y zancadillas.

No es un problema rápido de solucionar. En España se cría fatal, falta mucha conciencia de adopción y abundan los abandonos. A todo eso se suma un número creciente de perros de estas razas por nuestras calles, lo que desemboca en un mayor número de perros de estas razas en perreras y protectoras. He estado en protectoras en las que más de la mitad de los perros eran PPP y sus cruces. Y son perros que no se adoptan con facilidad. La gente les teme por su potente físico, incluso aunque su carácter sea magnífico y los voluntarios lo juren sobre las tumbas de sus madres.

Resumo: se abandonan cada vez más y no se adoptan. ¿Es el sacrificio la solución? No. La solución es regular la cría de animales, perseguir y sancionar su abandono, hacer campañas que fomenten las adopciones y las esterilizaciones y favorecer a las sociedades protectoras.

En lo que llega esa ley de protección animal nacional, bien podrían los ayuntamientos ponerse las pilas y adoptar medidas que vayan en esa línea y no en soluciones fáciles y carentes de toda ética. Y rapidito, que el tiempo se mide en vidas. Es una cuestión de voluntad política. Simplemente.

 

Y para terminar, igual que Dani presentó a Meca, yo os traigo a Rotto. Un perro que dejaron atado a la puerta de La huella roja. Un perro “muy dulce y cariñoso”, aunque algo dominante con otros perros, que pertenece a una de esas razas que serían sacrificadas de inmediato en la perrera de Almería.

danirovira4